#RevistaGala Tecnología celular: ¿Tu batería está en UCI?

Andrea Joseph @Galalarevista/andreajosephsilva |

Es cotidiano escuchar que a alguien se le “acabó la batería” de su celular y se siente inútil en la vida sin ello. Es tanta la adicción que tenemos en nuestros teléfonos que al saber que no lo podemos utilizar por algunas horas, nos desesperamos y nos sentimos incomunicados.

¡Se me descargó el teléfono! Una de las frases que al menos una vez al día escuchamos, o incluso nosotros mismos la decimos y tenemos que ir corriendo a un enchufe a conectar nuestro celular, para que vuelva a agarrar vida y no perdamos el hilo de lo que estábamos haciendo. La última cosa que necesitas es que tu teléfono se apague cuando más lo necesitas. Básicamente, con un uso moderado un teléfono dura un día completo. Pero si se utiliza en gran escala, tendrás que cargarlo con más frecuencia. Las baterías también pierden energía con el tiempo, agotándose más rápido, mientras más tiempo tienes con tu teléfono.

Llevamos años queriendo tener un mejor Smartphone, pero nos damos cuenta que las nuevas innovaciones que traen las grandes empresas de telefonía, no van acompañadas con un buen rendimiento de la batería. Traen mejor cámara, pantallas HD, funciones inexplicables, mejor memoria RAM  y hasta el software más avanzado de la industria, pero la duración de la batería parece no mejorar. Además de que tenga mayor mAh, puedes tener en cuenta los tips que te diremos a continuación,  para que no seas esclavo de un cargador portátil  o  conectarte en un interruptor por largas horas y además estas arrebatándole vida útil a la batería.

La mayoría de las pilas que se fabrican en la actualidad son de iones de litio. Estas baterías son un desarrollo positivo sobre las tradicionales de níquel, cadmio y plomo. A pesar de que la tecnología ha durado años estancada en mejorar el rendimiento de las mismas, el litio aún es el componente más eficiente para mantener nuestros dispositivos encendidos.

No debes cargar tu móvil toda la noche

Lo normal es que un teléfono llegue a su máxima capacidad a las 3 horas de haberlo conectado. Al exponerlo por más tiempo, como lo es cuando antes de acostarnos a dormir conectamos nuestro teléfono a un cargador y luego lo desenchufamos en la mañana siguiente, estamos dándole una sobre-carga al equipo, lo cual hace que la batería acumule su ácido, se abombe y en oportunidades se nos apague sin razón aparente nuestro móvil.

Utiliza cargadores originales

Hay cargadores genéricos que aunque pasan por los estándares de calidad y son aprobados para su uso en teléfonos inteligentes, no son iguales al cargador original del equipo, como el que te vino en la caja.  Es necesario que eches un vistazo a cargadores de marcas con buena reputación y bien conocidas en el mercado, al igual tienes que chequear minuciosamente el voltaje y los amperios de los mismos, ya que si son diferentes, no será del todo compatible con el teléfono.No debemos usar un cargador de menor intensidad, dado que el propio cargador se recalentaría con riesgo de una explosión.

¿Descargarla completamente?

Normalmente, cuando estamos fuera de casa y sin batería, puede que nuestro equipo se apague por falta de energía. En este caso te decimos que…nunca se debe descargar completamente una batería de litio a no ser que vayamos a calibrarla, incluso, no se debe dejar que bajen a menos de 5% de capacidad como recomendación general, ya que al apagarse el teléfono sufre un choque eléctrico y cuando se conecte se esfuerza demasiado para empezar a reconocer los primeros minutos de carga.

Modo avión

En distintas oportunidades nos hemos dado cuenta que al dejar de utilizar nuestro teléfono mientras se carga podemos ver que el porcentaje sube de manera más rápida. Y es que uno de los peores hábitos que tenemos es dejarlo enchufado, cargándose  y nosotros dándole uso al mismo tiempo. Como cultura general, debemos saber que al utilizar nuestro equipo mientras este recibe energía, estamos sobresaturando el cargador, además la batería está haciendo un gran esfuerzo en compensar la carga en ese momento. ¡A esto le tenemos una solución! Genios en el área han corroborado que al dejar nuestro teléfono apagado o en modo avión mientras esté recibe energía, se puede cargar en un 50% más rápido que al estar conectado a una red y se le esté dando uso a las aplicaciones.

¡Cuidado con el calor!

Podemos estar al aire libre o en la piscina y usando nuestro celular, pero en distintas ocasiones no nos hemos dado cuenta que la temperatura del teléfono se eleva y puede ser perjudicial  a largo plazo. Y es que hay distintas razones por las cuales se puede calentar el equipo sin necesidad de estar expuesto a la luz solar  y  el uso de cargadores de batería que proporcionen más corriente de la aprobada, también puede tener ese efecto. Otro caso es al usar el GPS, ya que el dispositivo utiliza el sensor  con la pantalla encendida y conectado a internet. Del mismo modo, el uso excesivo de juegos con alta calidad gráfica o demasiado pesados para la memoria RAM, puede colaborar a que el celular se caliente sin razón aparente y así se pueden dañar los compuestos de la batería. Incluso, si no es extraíble, es cuando más precaución se debe tener. Las variaciones de temperaturas extremas pueden hacer que las baterías lleguen a niveles altos de sulfatación.

Baterías preparadas para la guerra

¡Ya no tenemos que cargarla por infinitas horas luego de comprar un equipo nuevo! A todos nos pasó en una época que adquirimos un producto tecnológico y no lo pudimos explorar al momento sino después de cumplir un ciclo de carga mayor a 8 horas o hasta dos días.  Por seguridad, los recientes dispositivos vienen con una carga de prueba de un 40%.La batería de litio de cualquier dispositivo moderno viene preparada para usar desde el primer momento, así que no es necesario en ningún caso cargarla de manera prolongada, como hacíamos hace años con los teléfonos básicos, ni descargarla completamente. De hecho, al darle uso desde el primer instante, hace que la batería gane capacidad a medida que se consuman los primeros ciclos de carga y descarga hasta alcanzar su máximo, para luego comenzar a perder eficiencia. Si se pretende guardar el equipo por mucho tiempo, es recomendable cargarla sobre un 40%.

¿Tomar en cuenta los ciclos de carga?

Normalmente,  una vez superado el tiempo funcional de las baterías de los Smartphone,  la autonomía comienza a reducirse de forma gradual. Como hemos podido apreciar, están diseñadas para ofrecer pleno rendimiento alrededor de 500 ciclos de carga, lo que es igual a entre dos y tres años de vida aproximadamente. Superado este tiempo, los síntomas de que necesita ser sustituida pueden ser: pérdida de horas de autonomía, abultamientos en algunas partes, derrame de líquidos, sobrecalentamientos y fallas en la pantalla por falta de energía. Sin embargo, todo depende del uso que le demos, ya que si no tomamos en cuenta lo dicho anteriormente, puede ser que tu batería se dañe en menor tiempo establecido y debas suplantarla lo más pronto posible.

 

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios