Variabilidad climática afecta el desarrollo de los cultivos

Lorena Quintanilla Muñoz | Fotos: Stiven valecillos |

A propósito del III Simposio Venezolano de Cambio Climático, desarrollado por el Decanato de Agronomía de  la UCLA, diversos ponentes debatieron acerca de los efectos climáticos actuales en la agricultura y cómo puede adaptarse el sector agrícola a dicho fenómeno.

En esta jornada estuvieron representantes de la Embajada Británica en Venezuela, Simonetta Spavieri, oficial de Energía y Cambio Climático y Víctor Clark, jefe de sección Política y Económica de le embajada.

Clark explicó que a través del evento intentan dar un poco de luz en torno a los efectos del cambio climático en Venezuela.

“También queremos hablar del impacto futuro del cambio climático, de las consecuencias que pudieran generarse si la situación continúa como hasta ahora”.

Además de hablar sobre las implicaciones del cambio climático también se abordaron las soluciones para saber cómo enfrentar los retos que impone el efecto climático.

“Nos interesa mostrar el impacto que tiene esto en la agricultura así como evaluar de qué manera podemos disminuir los impactos negativos del cambio climático en Venezuela. En estos momentos en particular, cuando Venezuela está sufriendo una situación socioeconómica difícil es muy importante proteger lo que tenemos, sobre todo la agricultura para tener productos, alimentos, comida, y que todo venezolano pueda beneficiarse de eso”.

La realidad es que si no nos centramos en enfrentar el cambio climático, toda la industria agrícola corre un grave peligro, agregó.

Indicó que académicos y especialistas del sector agrícola estudian los resultados que arrojó el Reporte Académico de Cambio Climático para una mejor adaptación de la industria agrícola.

“Esto no es solo un asunto nacional sino global. Nosotros como Reino Unido estamos comprometidos en apoyar y ayudar a todos los países para buscar soluciones a escala local y mundial bajo los acuerdos internacionales de París. Tenemos que juntar nuestros esfuerzos, ser más eficaces y consistentes para enfrentarnos al cambio climático”.

Clark indica que el estudio arrojó evidencias de que podrían propiciarse cambios de uno y cuatro grados en la temperatura así como diferencia de entre 10 y 25 por ciento de las lluvias en el país.

“Hay evidencia de que si hay cambios tan drásticos a nivel del sector agrícola no podrá cosecharse la misma cantidad de productos ni los mismos rubros. Esto sería peligroso así que hay que buscar las soluciones para enfrentarnos al cambio climático”.

Mencionó el jefe de sección Política y Económica de le embajada británica que los efectos del cambio climático a nivel global están relacionados con la mala política y el mal uso de los recursos naturales.

Por lo tanto el funcionario recomienda el uso de energía de fósiles así como invertir en energías renovables como el gas, que es más limpio que el petróleo.

“De esa manera podrían reducirse el impacto y las emisiones de las industrias a nivel nacional. Pero esto es un trabajo global así que todos los países están en la misma situación. Todos los países están trabajando, buscando sus propias metas para ser parte de ese esfuerzo global que disminuya los impactos del cambio climático”.

Indicó que en la práctica la embajada viene trabajando conjuntamente con el Ministerio de Ecosocialismo, específicamente con el plan que desarrolla el gobierno para enfrentar el cambio climático.

“Hemos trabajado en un proyecto con Imparques, justamente en el Parque Nacional Canaima, también hemos hecho varios talleres con jefes de Pdvsa para que se reduzcan las emisiones de la industria y al mismo tiempo preservar el producto y mantener el ingreso para el país, pero de una manera más limpia y más eficaz”.

Agua limitada

Por otra parte, el profesor Jorge López, docente de Climatología Agrícola, sostiene que se le dio énfasis a la parte agrícola y pecuaria porque es una manera de enfrentar las consecuencias del cambio climático.

“Una de las formas de enfrentar este problema es mediante la educación y la información a la comunidad en general, en este caso a los productores y asociaciones de productores. Es necesario informar y ayudar a enfrentar los problemas que día tras día ocurren en el campo desde el punto de vista ambiental y climático”.

Añade que el problema del cambio climático y la variabilidad climática afecta el desarrollo de los cultivos por ende la producción, los ingresos económicos de los productores y la producción de alimentos en la zona Centroccidental.

El Presidente del comité organizador del simposio indica que a través de estos talleres se abordan las pautas y lineamientos a seguir para afrontar, planificar, adaptarnos y mitigar los problemas que acarrea el cambio climático.

Existen algunos intentos de investigación sobre todo en la fase de adaptación y mitigación, así como algunas estadísticas que indican de qué forma afecta el cambio climático a nuestro país.

“Sobre todo en el aumento de la temperatura mínima diaria. Hay algunas tendencias que nos indican ciertas estadísticas. En las comunicaciones de cambio climático de Venezuela se puede verificar ese pequeño aumento en la temperatura diaria del país. Esto afecta la concentración de azucares en los cultivos, la producción y la germinación se ve afectada por la temperatura, el aumento de las temperaturas significa cambios en los rendimientos de los cultivos”.

López señala que en Lara tenemos una agricultura de piso alto y las posibilidades de aumento en las temperaturas podría causar cambios en esos pisos altos térmicos, también podría causar cambios en los ecosistemas donde se desarrollan ciertos cultivos por lo que esos cultivos deberían migrar a otros pisos climáticos y eso implica tiempo, prácticas agronómicas y la adaptación al cambio climático.

Destaca que otro aspecto importante en nuestra región tiene que ver con el recurso agua, el cual está muy limitado, sumado a unas condiciones de menor lluvia a futuro y mayor calentamiento, lo que conlleva a la evaporación. Entonces, proyectos como Yacambú-Quíbor se verían afectados. Llenar el embalse tomaría más tiempo.

“Es importante valorar la disponibilidad de agua para uso urbano cuando se tiene una población que crece significativamente. Valorar no solo el agua en los reservorios, sino el agua de los pozos, muchos de los cuales están contaminados y otros a punto de agotarse. La situación en Lara es digna de atención. Este tipo de eventos nos convoca para identificar problemas, ver lineamientos y conocer estrategias para mejorar realidades”.

El cambio climático es un tema que nos compete porque las actividades agrícolas y la producción de alimentos en el campo se verán afectados por los aumentos de la temperatura y disminución de las precipitaciones. En ese sentido, es importante originar datos confiables mediante las estaciones climatológicas. Crear esa data debería ser uno de los lineamientos científicos que permita definitivamente conocer dónde están los efectos del cambio climático en actividades específicas.

 

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios