Entrenador venezolano pone sabor caribeño al waterpolo en Perú

Texto y foto: Brian Vidal |

Desde hace unos años la oleada de venezolanos hacia otras latitudes, en busca de un mejor futuro ha copado las páginas de cientos de medios a nivel mundial por lo negativo que significa ese cambio social para la región. Sin embargo otros han salido por la puerta grande, gracias a su trabajo en Venezuela y a la preparación que tuvieron en diferentes profesiones.

Tal es el caso de Carlos Emilio Torrealba, quien salió de Venezuela cuando la emigración no era un término tan utilizado por los venezolanos y su condición de deportista le ha permitido desarrollar el waterpolo en Perú y también radicarse como un ciudadano más.

Torrealba se autodenomina como “un loco por el balón amarillo”, y es que el larense fue jugador de waterpolo y ahora es entrenador nada más y nada menos que de la selección femenina del Perú. El venezolano llegó hace casi cuatro años luego de un torneo suramericano que se jugó en Valera, estado Trujillo, y que sirvió de vitrina para que dirigentes de deportes acuáticos en el Perú se interesaran por su trabajo.

Sin duda alguna ese interés ha calado en la disciplina deportiva que ahora se juega con mayor fuerza en varias regiones del país gracias no solo a la ayuda de Carlos Emilio, sino también de otros tantos venezolanos que les ha tocado migrar y que han dedicado y aportado su conocimientos en el Polo Acuático por el bien de la nación peruana.

Del beisbol al waterpolo

Sus inicios en el waterpolo se dieron luego de una triste desilusión mientras era un niño que jugaba beisbol en una academia en Venezuela. No fue convocado a un torneo y la decepción lo hizo caminar hasta su casa sin pensar que se toparía con el balón amarillo que se quedaría en su vida como una religión, como un amor a primera vista.

“Me encontré con Frank, un amigo de la infancia que me vio cabizbajo y le comenté lo que había pasado. De inmediato me dijo, no estés así pana, por qué más bien no te metes a jugar waterpolo. Y yo le dije: ¿y eso que es?… Desde esa pregunta hasta hoy, respiro polo acuático”, dice Emilio como lo conocen sus amigos, con los ojos aguarapados, como si hablara de sus hijos.

El waterpolo le ha dado a este venezolano muchas recompensas, alegrías, también tristezas, porque todo en la vida tiene sus altos y sus bajos.

Desde su llegada a Perú el deporte cambió para mejor. Empezó como el entrenador del Club Campo de Marte, el más longevo en la disciplina. Allí consiguió varios campeonatos nacionales que valieron para ser tomado en cuenta para dirigir a la selección nacional del Perú. Así de esta forma se convirtió en el primer venezolano en dirigir un equipo de polo acuático en el exterior.

Con la blanquiroja del agua ha logrado sacar a flote el polo acuático femenino. A pesar de contar con un equipo joven, la selección Perú se prepara para asistir como anfitrión a los Juegos Suramericanos Trujillo 2018 contando con jovencitas como Miranda Nieto, Arelí Rolando, Abigaíl Sirio, entre otras.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios