#COLUMNA El rincón de los miércoles #7Nov

Luis Rodriguez | Archivo IMP |

Barquisimeto siempre fue una ciudad alegre, con gente entusiasta y optimista donde la amistad se practicaba casi como un sacerdocio, respetuosa de su historia, de puertas abiertas para quienes nos visitaban. No en vano exhibía sus títulos con marcado orgullo; la ciudad musical de Venezuela donde los niños cuando nacían daban su primera nota musical sin desafinar, según el recordado médico Nelson García, quien se jactaba de haber dado la bienvenida al mundo a más de 800 guaritos.

Hoy la ciudad fundada por el capitán Juán de Villegas con el nombre de Nueva Segovia, muestra un rostro diferente, inimaginable para los nativos de la villa, sobrevivientes de un  sunami político de gigantescas proporciones. La capital de hoy ha multiplicado su población gracias al éxodo de los municipios foráneos, hombres y mujeres en busca de una mejor calidad de vida que, lamentablemente, tampoco han encontrado.

Miles de ellos deambulan como zombis en las calles y avenidas en busca de los “regalos” del gobierno sin importarles las pésimas condiciones ambientales donde se desenvuelve el triste peregrinar de los menos afortunados. El barquisimetano de pura cepa, como suele decirse, es un personaje casi desaparecido de la escena, los más jóvenes han desertado y marchado a otros países con la esperanza de regresar a casa algún día, donde han dejado sus querencias y sus mejores recuerdos.

La pobreza ha tomado por asalto no solamente a los centros poblados del país, también reina en el campo, abandonado a su suerte, con campesinos a la espera de la ayuda oficial para ser productivos y ofrecerles a los venezolanos el producto de su esfuerzo, una espera que ya tiene demasiado tiempo. La música de la ciudad ya no tiene la misma fuerza, esa que nos obligaba a seguirla y a cantarla como identidad propia. Las guitarras y los cuatros ya dejaron de ser los invitados. La ciudad se duerme temprano, mientras la noche y la nostalgia van acompañando los sueños de los guaros.

                                                                   II

El fútbol es, además de un deporte inigualable, es una gran industria que produce mucho dinero en todo el mundo. Ahora mismo, el Real Madrid ha decidido invertir 520 millones de euros en obras de remodelación del estadio Santiago Bernabéu, cuyo comienzo está fijado para los primeros meses del próximo año.  Pero eso no es todo, el presidente de la directiva del equipo ha guardado una cifra también millonaria para negociar la presencia de algunas promesas que suplirán la presencia de las grandes figuras de hoy.

Por el momento buscan un entrenador muy al estilo de  Zidane para la próxima temporada. Lo de Solari, temporalmente dueño del banquillo blanco, tendrá que esperar…….FERIAS: – Desaparecer las más antiguas ferias venezolanas ha sido una lamentable idea del oficialismo, especialmente las de San Cristóbal y las de Mérida que formaban parte del calendario turístico nacional.

La más antigua feria era tachirense y su objetivo era mostrarle al país y al mundo las bondades de la tierra andina, además de reforzar de una manera muy alegre la economía regional.  A Estas dos festividades se unieronotras ciudades en el país hasta la llegada de los “revolucionarios”  eliminando un recurso importante para el desarrollo de nuestros puebloS…….¡CINE!- Lapelicula sobre “Queen”, estrenada hace varios días en los Estados Unidos, está llamada a ser el gran taquillazo de fin de año. Rapsodia y Bohemia cuenta la vida de Fred Mercuri como solista de la banda que hizo historia en todo el planeta…….BESIBOL_: De plácemes los fanáticos del Cardenales de Lara con los triunfos de un equipo que está dando mucho que hacer en el béisbol profesional venezolano. La tropa crepuscular tiene en el horizonte la representación nacional en la próxima Serie del Caribe, cuya sede será precisamente en la casa cardenal. Tenemos la sensación que el gran rival será el Caracas que viene ganando en fila sus últimos partidos.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios