Muere el doctor Francisco Finizola Celli #15Nov

Luis Rodríguez Moreno | Archivo IMP |

Ayer dejó de existir en esta ciudad, a los 83 años de edad, el doctor Francisco Finizola Celli, médico de extensa trayectoria profesional que hizo del ejercicio médico  la mejor manera de servir a las mejores iniciativas de la región. Junto con Bartolomé Finizola, su hermano, fundaron hace varias décadas la Clínica Razzeti a la que dedicó grandes esfuerzos para que la capital larense contara con un centro asistencial de primera en atención al enfermo.

Este ilustre personaje crepuscular nació el 9 de junio de 1935 en el pueblo de Anzoátegui, ubicado en la terminación de la Cordillera de Los Andes en el municipio Morán. A los siete meses su familia se asentó en El Tocuyo, lugar en el que Finizola Celli permaneció hasta 1943 cuando se mudó a Barquisimeto.

Cursó la primaria en la Escuela Riera Aguinagalde y el bachillerato lo estudió en dos instituciones: Liceo Lisandro Alvarado (hasta cuarto año) y Liceo Libertador de Mérida (quinto año). Luego inicio su carrera de medicina en la Universidad Central de Venezuela (UCV) en la Escuela Luis Razzetti de la que egresa en el año 1960 en la promoción Otto Lima Gómez.

A su regreso a la capital musical, ingresa en el Hospital Central Antonio María Pineda como interno en el departamento de Pediatría. En 10 meses de trabajo, obtiene en distintas oportunidades el premio al interno de mejor actuación del año. En el año 1967, gana el concurso de médico adjunto, valiéndole otro reconocimiento a su desempeño laboral.

Su historia en el HCUAMP se terminó el 28 de mayo de 1982 cuando se muda el Pediátrico es mudado al edificio en donde funcionaba la Escuela de Enfermeras Juan Alberto Olivares. Este departamento desaparece en el año 2000, cuando el entonces gobernador del estado Lara, Orlando Fernández Medina mediante decreto lo transformó en el Hospital Pediátrico Agustín Zubillaga, del que Finizola Celli fue nombrado director hasta que renunció en el 2004 por problemas de salud.

El doctor Fiizola Celli también ejerció la docencia con la misma pasión con la cual ejerció la medicina, todos sus alumnos en la Escuela de Medicina de la Universidad Lisandro Alvarado han coincidido en manifestar su aprecio por el dedicado profesor con palabras de agradecimiento, reconociendo su dedicación en el proceso de formación de grupos que más tarde pasaron a formar parte del cuerpo médico de varas instituciones asistenciales de la región y de casi todo el país.

Finizola Celli fue un venezolano de excepción en su vida personal. Su modestia contrastaba con su permanente participación en proyectos de proyección razzetiana dando verdaderos ejemplos de capacidad y honestidad profesional.

Al registrar esta nota, El Impulso presenta su más sentido pésame a la familia del ilustre médico y al honorable gremio del cual era miembro

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios