José Daniel Sequera/ Diseño: Lizzie Suárez

Un legado que nunca se ha doblegado en más de 100 años de existencia. La centenaria historia de EL IMPULSO es sinónimo de excelencia, veracidad, tradición y de un amor profundo por el terruño larense, ese que vio nacer a quien, al día de hoy y con todas las restricciones, sigue siendo el Decano de la Prensa Nacional.

Hoy 1º de enero, la marca EL IMPULSO cumple 115 años; se dice fácil pero es un trabajo diario, en el que la el esfuerzo humano y tecnológico, la rapidez y las ganas de dar lo mejor a nuestros lectores son parte de nuestros valores.

Nuestro presidente de elimpulso.com, Carlos Eduardo Carmona, junto a la gerente de Productos Digitales, Gisela Carmona; y el jefe de Redacción Web, Juan Diego Vílchez, es la tríade que se encuentra al frente de esta importante casa editorial, acompañados por un departamento de redacción lleno de juventud, pero con el toque de experiencia que todo grupo de trabajo requiere.

A pesar de las circunstancias seguimos manteniendo el mismo espíritu por la lucha, el sentido de democracia y las ganas de mantener un legado que no puede perderse en una tierra llena de gracia llamada Venezuela.

“Bajo el doble y halagüeño auspicio de la paz que se afianza y un año que se inicia damos nosotros comienzo a la vida del periodismo diario en este heroico e importante distrito”

Federico Carmona
1904
Primera edición de EL IMPULSO

Para celebrar tan importante fecha, elimpulso.com hace un repaso por la historia de esta marca centenaria que sigue formando y defendiendo los valores democráticos de Venezuela. 115 años de esfuerzo, constancia y lucha, en función de los intereses de los larenses que a diario luchan por una mejor región.

 

“Seguiremos siempre en defensa de la verdad y los valores democráticos, seguiremos siendo la voz de la ciudadanía, a quienes nos debemos desde nuestra fundación”

HISTORIA

Cruce de la Calle Comercio con calle Zamora N°3

Corría el año 1890; Juan Pablo Rojas Paúl terminaba su presidencia en Venezuela y el mundo estaba enamorado de la novela de Oscar Wilde El Retrato de Dorian Grey; mientras tanto en la ciudad de Carora, Don Federico Carmona fundaba su propia imprenta en su casa en una casa esquinera de la Plaza Bolívar, cruce de la Calle Comercio con Calle Zamora Nº 3.

Trece años después, Don Federico hacía circular por las calles de Carora un papel en el que decía a los caroreños lo necesario que era un periódico, con la idea de acercar la realidad social a cada familia. No fue sino hasta el 1 de enero 1904 que Don Federico en compañía de el abogado Pedro Francisco Carmona, como su redactor y Jesús María Carmona, que según las necesidades y su estereotipo dinámico actuó como administrador, cajista y hasta como litógrafo con honda repercusión en la identificación logo típica del periódico.

La primera edición de EL IMPULSO como consecuencia de la unión de la imprenta de Torres y la de Sucre (cuyo dueño era Rafael Lozada); contando con apenas un solo cuerpo y cuatro páginas; considerado pequeño, pero inmenso en su propósito de servir a la comunidad.

IMPRENTA DONDE SE IMPRIMÍA EL DIARIO DE CARORA / FOTO:ARCHIVO
Traslado a Barquisimeto y consolidación
SEDE DE EL IMPULSO EN LA CARRERA 23 ENTRE CALLES 27 Y 28 / FOTO: ARCHIVO

En quince años EL IMPULSO ya se había convertido en una de las empresas de comunicaciones más serias del país. En 1919, trasladan la sede principal para Barquisimeto, específicamente a Calle Comercio y Obispo Nº 120 (hoy avenida 20 con calle 26), sede que era un gran zaguán. Un cambio que se realizó en 1920 fue el cambio de circulación vespertina a matutina, que mantuvo por el resto de su historia.

“Para el año 1929, a un año de la muerte de Don Federico, y con maquinaria traída de Estados Unidos, “El Impulso de Caracas”, inicia su impresión con Juan Bautista Carmona a la cabeza”. A pesar de tener una buena cogida por parte de la sociedad caraqueña, el periódico cierra en 1933 por órdenes del entonces dictador Juan Vicente Gómez fue cerrado y su director fue encarcelado.

La edición de Lara siguió en pie gracias al apoyo y el respaldo de toda una población que sintió e hizo suyo el rotativo. Durante el resto de la primera mitad del siglo XX, EL IMPULSO siguió manteniéndose a la altura de los más altos estándares de medios a nivel internacional, auspiciado por la nueva mudanza al llamado “Edificio Azul”, ubicado en la carrera 24 entre calles 27 y 28. En el afán de siempre estar a la altura, en 1943 EL IMPULSO se convirtió en miembro fundador de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

Modernización y reconocimientos para la empresa

Mucho  vuelo fue el que tuvo EL IMPULSO en la segunda mitad del siglo XX. La modernización de su imprenta con la adquisición de maquinarias adquiridas en Estados Unidos como la rotativa Goss Suburban para iniciar la impresión en offset además de contratar servicios de importantes agencias internacionales como la United Press Asociation que llevó a que el diario pasara a ser primero de dos cuerpos y luego en 1968 a cuatro cuerpos, es decir 42 páginas de información.

En las décadas de los sesenta y setenta, EL IMPULSO comenzó a publicar suplementos, columnas, secciones y pasatiempos, dándole a sus páginas un tono diferente para atraer a la mayor cantidad de público. Entre estas nuevas adiciones que calaron en la sociedad larense estaban el Suplemento Dominical, Impulso de Mujer y el Suplemento Infantil.

Ya entrado en la década de los ochenta, EL IMPULSO era el periódico de provincia de mayor relevancia de Venezuela, tanto así que en 1984 es declarado Institución Cultural por parte del Concejo Municipal de Barquisimeto. En los dos años subsiguientes inicia la impresión de la revista Gala y se instala una potente antena para recibir noticias de la agencia Reuters.

MÁQUINA ROTATIVA DEL EDIFICIO AZUL, ANTIGUA SEDE DE EL IMPULSO
Inaguración del Edificio EL IMPULSO e incursión en la Internet
VITRAL MURAL DIARIO EL IMPULSO / FOTO: JUAN DIEGO VILCHEZ / BARQUISIMETO 16/09/2008

En un momento de crecimiento y expansión comunicativa, la directiva de EL IMPULSO comienza a pensar en mudarse del Edificio Azul, por lo que en 1988 inician la construcción del edificio homónimo en la urbanización El Parque, en el este de Barquisimeto.

Fue así que en 1994 se inaugura la perfecta y armónica edificación de tres pisos que tienen en total doce mil metros cuadrados. Como pieza principal de esta edificación está el hermoso vitral creado por el artista plástico Jorge Arteaga y el vitralista Leonel Durán, en el que se resume de manera sublime la historia del Decano de la Prensa Nacional.

Eran más de 300 empleados en los más de diez departamentos en los que estaban dividido EL IMPULSO durante esa época. En 1998, el boom del Internet comienza a adueñarse del mundo; por eso como el diario siempre fue sinónimo de vanguardia comienza el proyecto denominado elimpulso.com junto a un grupo de estudiantes de Comunicación Social. Finalmente el 1 de febrero de 1999 comienza a funcionar la página web.

Fortalecimiento de la web y primeras luchas contra el régimen

El nuevo milenio trajo consigo la renovación en toda la imagen de EL IMPULSO así como publicaciones a full color. En 2004, con motivo del centenario del diario, la familia Carmona, en nombre de todos sus trabajadores, obsequia un majestuoso vestido en colores azul y blanco para nuestra Divina Pastora, el cual vistió en su visita número 148 a Barquisimeto.

La globalización, mensajería instantánea, redes sociales y el Internet llevaban nuevos rumbos, por lo que los medios de comunicación se vieron obligados a mantenerse al día. Por eso, elimpulso.com no se quedó atrás y con motivo de su décimo aniversario entre 2007 y 2008 se realizaron refrescamientos de su imagen, así como la incorporación a la plataforma 2.0, es decir, el acercamiento casi personal con sus internautas. EL IMPULSO fue pionero en ser el primer medio del interior en crear una cuenta en Twitter.

El régimen chavista que llevaba instaurado en Venezuela desde hacía 15 años, comenzó a cercenar el derecho a la información cuando a finales del 2013 se inició la regulación de la entrega de papel periódico a los medios impresos independientes a su postura política, así como la negación de divisas por parte de la extinta CADIVI para la obtención de insumos para imprimir el diario.

PRIMERAS REDACTORAS DE ELIMPULSO.COM
Cierre temporal y lucha permanente
Equipo de elimpulso.com / Foto: EL IMPULSO / 2018

Tras cuatro años de incanzable trabajo por parte de los empleados y su directiva, el 10 de febrero del 2018 en una sentida editorial titulada Hasta hoy se nos permite circular, el diario con mayor tradición del país, ese que vio pasar dictaduras, golpes de Estados, tragedias y alegrías anunció que su misión de informar, enseñar y entretener a todo la población larense ya no se podía seguir por las restricciones de materiales impuestas por Corporación Maneiro.

Este hecho hizo que elimpulso.com y las redes sociales se convirtieran en las vías para seguir conectados con nuestro lectores, esos que siempre han visto la marca EL IMPULSO como una institución que siempre se mantiene a su lado a pesar del contexto que se pueda presentar.

Gracias a ustedes, somos uno de los medios digitales regionales mejor posicionados en el país con más de 800.000 seguidores en nuestra cuenta de Twitter y más de 168.000 en nuestra cuenta de Instagram, lo que nos impulsa a seguir luchando permanentemente en pro de llevarles las mejores noticias del acontecer regional, nacional e internacional.

DIRECTORES Y EVOLUCIÓN DEL LOGOTIPO

Don Federico del Carmen Carmona Álvarez (1904-1928)

El general Federico Carmona Oliveros, presidente del estado Lara en 1888 y Doña Filomena Álvarez Franco de Carmona nunca imaginaron que su hijo Federico, nacido el 10 de octubre de 1876, se convertiría en el fundador del Decano de la Prensa Nacional.

Don Federico, catalogado por Don Chío Zubillaga como periodista visionario, supo establecer el valor impactante del hecho noticioso; al fijar en Carora de 1904, la diferencia entre acontecimiento y noticia, cuando publica su primera edición de EL IMPULSO.

Llevaba sangre de prócer, digna, laboriosa y leal a los compromisos y la amistad. Practicaba la verdad y el concepto enaltecedor del honor; que más tarde serán base para la formación y educación de sus hijos, frutos de su amor y unión con Doña Francisca Figueroa.

Alguna vez le dijeron: “fue un Quijote de Carora; de allí la razón de su obra… de allí el haber seguido viviendo después de muerto”. Porque a pesar de su muerte en los talleres, EL IMPULSO sigue reflejando sus pensamientos, sus ideales y principios.

Jesús María Carmona (1921-1929)

Primogénito del fundador y heredero leal, estaba destinado desde su nacimiento un veintisiete de marzo de 1890, a recoger en sus manos; la mejor tradición periodística que puede presentar la cultura larense.

Su incansable espíritu luchador lo llevó a cumplir el papel de administrador cuando apenas contaba con 14 años, labor que desempeñó con reconocida eficiencia y responsabilidad. No conforme con esto, se dedicó a conocer la técnica tipográfica, adquiriendo conocimientos mecánicos suficientes para llegar a ser por autoformación el mejor mecánico de su taller.

Fue periodista con ideales y valores morales sólidos, su concepto de la profesión estaba basado en la dignidad, ética y responsabilidad social; deberes inexcusables a la hora de ejercer tan loable labor, que más tarde lo llevaron a ejercer junto a su padre, la dirección de esta casa editora, función que desempeñó desde 1921 hasta 1929.

Don Jesús María Carmona muere un primero de febrero de 1968, cuando el EL IMPULSO, cumplía su aniversario número 64.

Eligio Macías Mujica (1930-1943)

Eligio Macías Mujica nace el cuatro de marzo de 1900 en la ciudad de Barquisimeto, fueron sus padres Don Pedro Macías Guevara y Doña Palmacia Mujica Campins de Macías Guevara. Estuvo casado con Doña Teresa Mendoza de Macías, con quien tuvo seis hijos: José de Jesús, Salvador, Ángela Palmacia, Luis Eligio, Arturo Nicolás y Gerardo.

Don Eligio desde muy corta edad, denotó inclinaciones por las letras y la historia, convirtiéndose en un gran periodista, ensayista y cronista del Barquisimeto de antaño. Su vocación por la progresión lo impulsó a colaborar en los diarios “Eco Industrial“, “El Heraldo” además del semanario “Notas“.

Sin embargo, fue EL IMPULSO quien acogió y brindó la oportunidad de prolongar su vida y práctica  por la vida intelectual. Le permitió desarrollar su amplia labor periodística e intelectual, creando una sección en la cual escribía con el seudónimo “Juan de Segovia“.

De EL IMPULSO llegó a ser redactor y posteriormente director, desde 1930 hasta 1943. Fue un hombre modesto, dotado de una memoria extraordinaria, que se permitía  referir los acontecimientos y las citas más remotas de las crónicas larenses.

Doctor Juan Bautista Carmona Figuera (1943-1957)

El doctor Juan Carmona nace el 22 de febrero de 1900, en la población de Carora estado Lara. Se graduó de abogado el 19 de abril de 1920, con la más alta calificación y el 5 de noviembre de 1923, recibe el título de doctor en Ciencias Políticas.

Su pasión por las letras, lo incursionaron desde adolescente a las páginas de EL IMPULSO, fue editorialista, columnista y director del diario durante 1943 y 1957.

En 1929, ya radicado en Caracas, hace una edición simultánea a la de Barquisimeto, labor que vio interrumpida por una injusta prisión política, debido a la publicación del discurso pronunciado por el doctor Esteban Gil Borges en la Universidad de Georgetown.

Contrae matrimonio con la señorita Isabel Maria Perera en 1923, y como fruto de este amor nace: Graciela, Elisa, Federico, Juan Manuel y Gustavo.

Este experto hombre de empresa dejó de existir en la ciudad de Caracas el 12 de abril de 1975; no sin antes, dejar una formación sólida bajo principios éticos, valores morales y fe cristiana a sus hijos, continuadores de EL IMPULSO, orgullo para el estado Lara.

Roberto Chacín Sánchez (1957 – 1966)

Director durante 1957 y 1966, esposo de Graciela Carmona, hija mayor de don Juan Carmona , con quien tuvo dos hijos Juan Miguel y Rodolfo Chacín Carmona.

Durante su trayectoria supo guiar al diario con acierto y dedicación apegado a la ética y honestidad periodística, valores inquebrantables para la familia Carmona y EL IMPULSO.

Asumió la dirección en los años más duros del periodismo, debido a la censura impuesta por el gobierno militar del general Marcos Pérez Jiménez. No obstante, y a pesar de ser citado en varias ocasiones a las oficinas de la Seguridad Nacional, supo mantener con firmeza sus ideas y vínculo informativo con los lectores.

Su espíritu luchador y arriesgado lo llevaron junto a un equipo periodístico a cubrir el trágico accidente que rompió en dos al Puente sobre el Lago, en el estado Zulia.

Don Roberto, luego de una larga enfermedad, dejó

de existir el 24 de julio de 2005.

Gustavo Carmona Perera
(1967-1995)

Gustavo Carmona, hijo menor de Juan Bautista Carmona e Isabel María Perera, nace en Caracas el 24 de enero de 1933; contrae matrimonio en 1955 con Gladys Guzmán de Carmona. De esa unión nacen Gustavo, Gilberto, Guadalupe, Gastón y Gisela.

Carmona, al igual que sus antepasados, trabajó en función del desarrollo de la región, empresario futurista supo reconocer la férrea voluntad de un sin números de hombres y mujeres que laboraron en EL IMPULSO.

Periodista por vocación obtuvo reconocimientos por su intachable proceder como director de esta casa editorial entre ellos: Orden Juan Jacinto Lara en su Primera Clase, Orden Francisco de Miranda en su Primera Clase, Orden Ciudad de Barquisimeto, entre los más destacados.

El día 25 de agosto de 2007 a primera hora de la tarde, la muerte se llevó a alguien que dentro de la historia de este diario llenó páginas ciertamente imborrables, por dignas. La imagen de su trayectoria y de su ejemplo, no obstante, será llama que habrá de permanecer viva.

Doctor Juan Manuel Carmona Perera
(1995-2006)

Sucesor de Gustavo Carmona médico de vocación y empresario por herencia, fue criado al igual que su hermano, bajo los preceptos de la ética y la moral, donde las normas de trabajo estaban afincados en su familia.

Contrae matrimonio con Mariela Palenzona de Carmona, con quien concibió cuatro hijos: Mariela, Juan Manuel, Carlos Eduardo y Alberto. Desempeñó papeles importantes a lo largo de su trayectoria profesional, fue director del Hospital Vargas, presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), jurado de los Premios de periodismo Rey de España, entre otros.

La muerte le había tendido una sucia y artera emboscada precisamente cuanto casi tocaba tierras larenses, procedente de Caracas, muere en un accidente de tránsito el 04 de enero de 2006, su ausencia física deja un vacío que no sólo es muy difícil de llenar, pues abarca, asimismo, la entidad en un grave compromiso con la presencia de su noble ejemplo, que es y será imborrable.

Arquitecto Juan Manuel Carmona Palenzona

Juan Manuel Carmona Palenzona es arquitecto graduado en la Universidad Central de Venezuela en 1983. Es el segundo hijo del doctor Juan Manuel Carmona y su esposa Mariella Palenzona de Carmona. Sus hermanos, Carlos Eduardo, presidente de la empresa, Mariela y Alberto, integran el grupo familiar que tiene a su cargo la continuación de la obra periodística de don Federico Carmona

Él fue el principal responsable, junto al ingeniero Elisaúl Lizardo y al entonces director del diario y su tío, Gustavo Carmona, de la construcción del edificio EL IMPULSO, una preciosa joya arquitectónica que pertenece al Patrimonio Cultural “sentimental” de Barquisimeto debido al sentimiento de orgullo larense que representa esta casa editorial para la región.

En 1994 fue designado vicepresidente ejecutivo, y fue de esa manera en la que poco a poco, Juan Manuel inició de manera formal su carrera dentro de EL IMPULSO. Con la trágica muerte de su padre en 2006, asumió la dirección de EL IMPULSO; mientras que su hermano Carlos Eduardo se ocupa de la presidencia de la empresa.

Logotipos

ROSTROS IMP

Juventud. Esa es la palabra que puede caracterizar el actual equipo que conforma EL IMPULSO, con una media de edad de 25 años; este equipo llegó para refrescar la imagen de nuestra casa editorial y adaptarla a los nuevos tiempos.

A pesar de esto, el timón de esta nave lo llevan dos excelentes profesionales que con ahínco, paciencia y mucho orgullo han transmitido todos sus conocimientos a sus “muchachos“, palabras que utilizan para referirse a su novel equipo.

Gisela Carmona

Por un lado, tenemos a Gisela Carmona, hija del fallecido director de esta casa, Gustavo Carmona. Se desempeña como gerente de Productos Digitales, y al igual que su padre, heredó el amor por EL IMPULSO, pues cual madre protectora sabe llevar bajo sus brazos a todos sus trabajadores para llevarles por el camino de la excelencia laboral.

Juan D. Vílchez

En el otro, tenemos a Juan Diego Vílchez, jefe de la Redacción Web; con su sinceridad e inteligencia supo ganarse su puesto a pulso tras más de diez años trabajando para esta casa editorial. Con su basto conocimiento en casi todas las áreas del periodismo, es quien se encarga de dar las herramientas necesarias a sus periodistas para hacer un excelente trabajo.

También queremos agradecer a todos nuestros articulistas y colaboradores, pues gracias a ustedes nuestra voz llega hasta nuevos espacios, esos a los que sólo ustedes nos pueden llevar. Asimismo, a nuestro personal gerencial, administrativo y obrero por no abandonar esta casa que es de ustedes.

Por esa razón, queremos exaltar algunos de los rostros que hoy son elimpulso.com, aquellos que mantiene el mismo legado de excelencia informativo desde hace 115 años. Esta es una pequeña representación de quienes somos y hacia dónde queremos ir.

"Desde que llegué a El Impulso mi vida cambió"
José Enrique Arévalo

Llegué a la familia de EL IMPULSO desde julio del 2018, y desde ese momento mi vida cambió.

En estas instalaciones, en esta escuela de trabajo y de vida, he podido acercarme a lo que tanto soñé: Escribir, informar y estar al tanto del acontecer regional, nacional e internacional.

Lo que ha marcado más mi transcurso en EL IMPULSO fue una noticia lamentable para el deporte y para la nación en general, cuando se originó el asesinato intencional de Luis Valbuena y José Castillo, ya que ese día tuve la oportunidad de estar en el “ojo del huracán” investigando, informando y generando noticias sensibles, importantes y que la audiencia necesitaba conocer por lo trágico de los hechos.
Además, haber tenido la oportunidad de asistir a los actos conmemorativos de dichas muertes en el Estadio Antonio Herrera Gutiérrez, y sentir de cerca la energía triste de los fanáticos y beisbolistas, es un hecho sin precedente en mi vida.

Poder ser parte de EL IMPULSO es algo que llena mi vida de alegría y orgullo, ya que desde que me proyecté estudiar Comunicación Social, me visualicé estando justo acá, es una institución histórica y referente del periodismo nacional, la cual lo ha hecho siempre del lado de la verdad.

Es por ende que me siento en el lugar correcto, y aunque las situaciones no sean las adecuadas, sé que del lado de la verdad, de la sociedad y de la ética profesional, llegarán tiempos mejores, y desde acá, podré informarlo con mucho amor.

"El Decano de la Prensa Nacional sin duda está sembrado en el corazón del pueblo larense"
Enrique Suárez

Comencé a trabajar en EL IMPULSO en octubre de 2017, se me presentó la oportunidad de laborar acá luego de haber pasado por la televisión regional y afronté el reto. Un año después puedo decir que ha sido una de las mejores experiencias de mi vida, con gratos momentos en el ámbito personal y profesional.

Escribir para EL IMPULSO en las actuales circunstancias representa sin duda una gran responsabilidad y compromiso. Seleccionar una noticia en particular sería difícil en un país donde a diario suceden situaciones que marcan la vida del venezolano, pero informar sobre la diáspora y la separación de las familias es algo que me ha impactado mucho, porque las cifras cada vez son mayores y cada uno de nosotros tiene algún familiar fuera deseando volver.

Me siento orgulloso de trabajar en este medio de comunicación icono de la libertad de expresión en el país, crecí leyendo EL IMPULSO, no faltaba en mi casa, mi abuela que partió físicamente lo compraba todos los días y los domingos lo leíamos en familia. El Decano de la Prensa Nacional sin duda está sembrado en el corazón del pueblo larense.

"Estamos en el lugar y en el tiempo correcto"
Jessica Oshiro

Comencé mis pasantías en el área de Mercadeo en septiembre de 2016, gracias a un gran amigo que trabajaba aquí. Obviamente, mi trabajo era sencillo y más que todo de apoyo al grupo de mercadeo con las tareas que tenían. Al finalizar mis pasantías me ofrecen una contratación para seguir en el área de Mercadeo, ¡qué dicha!, antes de tener mi título universitario ya estaba trabajando en mi área, eso fue un honor y una oportunidad que nunca olvidaré.

El crecimiento y aprendizaje ha sido constante, sin olvidar que en el proceso me tocó despedir compañeros, grandes personas con las que compartí y que dolorosamente, varios migraron y otros buscaron nuevos empleos, ya que el cierre de nuestra edición impresa en febrero 2018 obligó a eso.

De todas las responsabilidades que mi trabajo conlleva, creo que no olvidaré la experiencia de atender los eventos y cursos que se realizaban en la Sala de Exposiciones, la Sala Juan Carmona y la pequeña Sala de Adiestramiento. Saber que tu trabajo se refleja en la imagen de una empresa, y te agradecen por eso, genera una gran satisfacción.

Pertenecer a EL IMPULSO ha sido un gran honor y un gran aprendizaje, personal y profesional, al que solo puedo decir ¡¡¡Gracias!!!

Estamos en el lugar y en el tiempo correcto; mantengo la fe y la esperanza de que más pronto que tarde, volveremos a ser lo que éramos, mientras tanto seguiremos informando y trascendiendo en la historia, esperando nuestra añorada libertad para Venezuela.

Comentarios

Comentarios