#OPINIÓN Reflexión en positivo: Bienvenida Divina Pastora #10Ene

José Gerardo Mendoza | Ilustración: Victoria Peña |

Día 14 de Enero visita N° 163 de nuestra excelsa patrona, Bienvenida Divina Pastora todos tus feligreses te esperamos con todo el amor de corazón alegre, y el alma emocionada, ese día festivo que todos los deseamos y nos convertimos en niños cuando ven a su madre, con una alegría contagiosa y una sonrisa infantil como lo hemos demostrado los larenses y no larenses, es decir toda la región centro occidental o el país porque no decir buena parte del mundo, si hoy tus hijos andan por distintas partes del mundo, pero no tenemos dudas que también reciben tu bendición y sin temor a equivocarme esos hijos por el mundo están pendiente de tu visita, y no dudes madre ese día y como todo los días su corazón late por ti y se sienten arropado con tu manto, suspiran por ti y la fe los hace vibrar por saber que estas a su lado añorando el día en que vuelvan a tu encuentro con la fe más renovada y una historia conmovedora de todo el que abandono su patria, sobre todo sin su consentimiento de su propia voluntad, te suplicamos Divina Pastora, que nos los devuelvas a la brevedad posible y ofrecerle un país próspero, que sea de todos, que todos seamos felices y vivamos en paz y armonía, que volvamos a nuestra idiosincrasia, unidos, en rostros propios y virtudes originales.

Divina Pastora he sido comisionado por el 91% noventa y uno por ciento de los habitantes de este país, todos de buena voluntad para que te haga unas peticiones con toda la fe y el amor que cada día aumenta más en los que evitan las confrontaciones, aplauden y admiran la paz y si te das cuenta amada madre son bastantes los que anhelan este milagro que también va extensivo a los mal aconsejados, no tengo dudas que también en el fondo desean una vida en paz y tranquilidad para su familia y ellos, para todos divina pastora sin excepción, también que esta petición recaiga en ellos ya que los de buena voluntad alto porcentaje, te lo pido lo que desean es un  país aliado a los éxitos, a los triunfadores que su pecado es trabajar y aportar por voluntad propia y con el ruego a Dios por un país lleno de amor y paz.

Divina Pastora usted que esta tan cerca de Dios te suplicamos que le recuerdes que aquí sus hijos cada día estamos en peores dificultades y hay muchos sufriendo que si esto es un castigo está muy largo y que se acuerde que sus hijos están pagados pecados sin cometer. Pr ejemplo ver un niño hambriento, una madre o padre en franca desesperación al ver a su hijito llorando por hambre o con un dolor por que no tienen como comprar un calmante, dos angustias uno lo difícil de conseguir el dinero y más difícil conseguir la medicina, no hablemos divina pastora de los nuevos ricos que han sido castigados  con todo el dinero del mundo, a cuesta de todo ese sufrimiento allá ellos con su conciencia y sin ánimo de molestar a nadie, a lo mejor la conciencia no los deja dormir tan sabroso como el que no tiene cobija, esas también son cosas de dios líbranos de aquello que dice, en el corazón de los soberbios no cabe ni una migaja de misericordia, porque está ocupado por el mal regrésanos la cordialidad, el saludo con amor y la sonrisa que invista a vivir en amistad.

Divina Pastora los agricultores y ganaderos que me conocen y saben de la fe que te profesamos, me dijeron que de no poder venir que aunque estén ausente y metidos en cualquier montarral, que estarán en oración permanente y adorándote, pidiéndote que les refuerces la voluntad  y les alumbres la mente para conseguir armonía, y le venzas al enemigo, que no los deja trabajar y producir, que cese el atropello y las trabas por un país mejor y que triunfe la bondad y el bienestar para todos, esto te lo pedimos de corazón y con todo, que nos des voluntad para estar unidos, como el consejo que nos dejó Gardel;  Unidos en la no violencia, venceremos la violencia. Eso también te lo suplicamos Divida Pastora.

Ahora más que nunca el campo es la solución, unidos todos por la Paz, la Convivencia, el Respeto y la prosperidad de nuestro país…

José Gerardo Mendoza Duran – [email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios