#OPINIÓN Reflexión en positivo: En el fondo todos aspiramos que así sea #17Ene

José Gerardo Mendoza | Ilustración: Victoria Peña |

En nuestro país sigue la angustia, la preocupación y la incertidumbre;  sabemos que esto se acentúa cada día más, por no haber una rectificación a tiempo y un cambio a lo que no funciona, pues seguiremos siendo igual o peor por aquello que árbol que nace torcido nunca sus ramas enderezan o el que nace barrigón ni que lo fajen chiquito, así como a aumentado lo que nadie desea, también viene aumentado a todo velocidad una nueva y vigorosa esperanza a una nueva realidad indiscutible que la realidad de hechos ya consumando o por consumarse, no tienen discusión ni paso atrás, es innegable ese aire que refresca la mente y anima el espíritu nos convence que no todo está perdido y que la buena voluntad de la gente pensante salió en defensa de la ciudadanía y parece que con la ayuda endógena de quienes han llevado al país a este hundimiento profundo así como cerrando todas las ventanas de oxígeno y un cierre a las puertas del mundo, ese mundo progresista, prospero, triunfador, hacedores, que eran nuestros aliados, hoy todo lo contrario aliados al fracaso y a la negación de la prosperidad de todos y apostando al fracaso.

No todos somos parte del problema aunque lo parezca pero no es así, como se mete en el mismo saco a la cantidad de inocentes, niños que no tienen ni conocimientos, ni opinión de antes los que toman la crueles y equivocadas decisiones, y el caso de los tercera edad que trabajaron, aportaron y tuvieron comportamiento de buenos ciudadanos, a quien le endosamos el sufrimiento o a verlos que están viviendo hoy y les consume los pocos años que le quedan con un fin inmerecidos y jamás esperado de un país rico que ha dado para todos, parece que menos para sus hijos porque cuando los hijos y nietos se marchan es porque no ven futuro en su país y eso si es una derrota, ver a nuestros hermanos, paisanos y familia dispersos del núcleo familiar, eso sí es triste ver madres y padres echando bendiciones al aire y hablando solo a la distancia, rogando por sus hijos y consumiéndose en sufrimiento, aun sin poderle decir hijos regresen a su país, pues nada que ofrecerle.

Con todas las dificultades que hemos vivido no podemos dejar de luchar por un país de negociaciones, un país de inclusión, de acuerdos de convivencias, de no violencia, eso de quítate tú para ponerme yo, tampoco funciona hay que darle paso al progreso, a la inteligencia, la meritocracia, el amor por el país y no los intereses personales, que cese la avaricia, el ventajismo, la delincuencia y triunfe el amor y la armonía, que ese ausento de nuestro país ojala no sea para siempre, le pedimos a dios que regrese nuestra idiosincrasia, nuestra gente buena, alimentadas, contentas, ese país que todos queremos, buenas universidades, educación de primera, producción agrícola de primera, ganadería de primera, que se produzca para el abastecimiento del país y se pueda exportar como antes y generar divisas, no lo contrario como lo que está sucediendo, un país donde regresen todos los que se han ido, y a lo contrario que traigan sus invitados y las bellezas de nuestra patria aun con sus riquezas.

La verdad con todas las dificultades que hemos tenido y que pronto muy pronto pasaran, nuestra patria sigue siendo muy hermosa y muy rica, esta riqueza que dios nos dio nadie la podrá destruir, lo que dios hizo ni el diablo pueden destruir y más temprano que tarde hasta los malos aconsejado hasta con el poder de la mente los convencerán, el camino de la destrucción no es la vía y se sumen a la línea de la prosperidad y bienvenidos sean aquí nadie quiere más confrontaciones  y mucho menos;  quedar sumergido en la abundancia, la paz y la prosperidad, no le demos cabida a lo holgazanes, confiemos en que si podamos darnos cuenta que todas las experiencias enseñan algo útil y afiancémonos en la dignidad y el respeto para tener fuerza,nuestro derecho, y hacer respetar nuestro disentir, que no se cumpla lo dicho por Ítalo Calvino no se necesita morir para conocer el infierno, sin olvidar lo dicho por el Dr. Portillo que la prudencia y la sensatez deben ser escudo de la perseverancia.

Ahora más que nunca el campo es la solución, unidos todos por la Paz, la Convivencia, el Respeto y la prosperidad de nuestro país…

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios