#COLUMNA El rincón de los miércoles #20Feb

Luis Rodríguez | Foto: Archivo IMP |

La mayoría de los gobiernos autoritarios no aprenden en ojo ajeno, como suele decirse. Todos cometen los mismos errores sin pensar en las terribles consecuencias de su mala práxis en el ejercicio del poder y pagan muy caro sus delirios de grandeza.

La historia está llena de ejemplos de fracasos en los ensayos de dominio absoluto sobre sus víctimas, con un saldo trágico de muertes innecesarias y ruinas en los países donde han llegan. Es necesario mirar hacia atrás para saber los daños irreparables que han dejado los regímenes sustentados por las armas e ideologías de fanáticos incapaces de respirar los frescos aires de la libertad. Nunca piensan en el respeto de los derechos humanos, el valor sustantivo con el cual todo ser vivientes obre la tierra merece. 

Prefieren cavar tumbas antes de cambiar su rol de sepultureros de ideas. En nuestro país las voces delos inconformes elevan su tono para exigir cambios en la conducción de los destinos de millones de venezolanos que sufren las carencias de los más elementales recursos de sobrevivencia como son los alimentos de cada día y de las medicinas preventivas y curativas necesarias para conservar la vida. 

Navegamos en un barco sin brújula en un océano de incertidumbre. El capitán sigue escuchando y repitiendo los engañosos cantos de sirenas sin enmendar el rumbo, yendo rumbo al desastre después de chocar contra los acantilados. Los oídos sordos a las alarmas, la indiferencia convertida en intolerancia, solo a la espera del precipicio  para hundirnos, sin tener la oportunidad de enmendar errores.

**

El discurso antiestadounidense no cambia para la izquierda, dicho lo cual queda sin efecto cuando topamos con la realidad de los hechos cumplidos. Han intentado recuperar El “ YanquiGo Home” sin ningún éxito, Europa sabe que los gringos fueron la fuerza motora para expulsar a  los nazis del territorio con saldo de muchos yanquis muertos en batalla. Fueron responsables de una victoria èpica frente a ejércitos bien entrenados del terrible dictador. Que sepamos, los victoriosos soldados de Eisenhower, el comandante supremo  de los aliados, reclamaron territorios y riquezas de los países liberados, Simplemente se marcharon a su país, no sin dejar el Plan Marshall para ayudar a la recuperación económica de una región devastada por la cruenta guerra. EEUU, por si alguien desprevenido no lo sabe, no tiene ambiciones sobre nuestro petróleo, tiene en sus reservas suficiente crudo sin necesidad de  los apenas 500 mil barriles que le compran a Venezuela.

***

¡Tips!.- José Alfredo Jiménez, el gran compositor mexicano, debe haber celebrado ayer en el cielo sus 92años de su nacimiento en Guanajuato, donde según su famoso corrido, la vida no vale nada.  Creo que ningún autor de habla hispana fue tan prolífico con más de 500 temas, la mayoría grandes éxitos populares y otros 200 todavía inéditos. Nunca aprendió a tocar un instrumento y  la música de sus canciones las producía silvando para que Rubén Fuentes, pudiera hacer los arreglos definitivos para las grabaciones. Se casó con Paloma Gálves, pero tuvo en Alicia Juárez, una joven intérprete,  su mejor fuente de inspiración con la cual vivió un gran romance.

****

UNA ORACIÓN no está demás para rogar por la entrada a Venezuela de alimentos y medicinas tan necesarios para miles de compatriotas necesitados. Sería un error garrafal alguna orden de no permitir ese ingreso al territorio.  Por su parte,el propio Nicolás Maduro anunció una donación de Claps a Colombia, concretamente a Cúcuta y busca hacerle frente al megaconcierto de la frontera con otro espectáculo musical sobre el puente que divide a los dos países. ¿Qué otra cosa puede pasar este fin de semana en Venezuela. Solo Dios lo sabe, pero no se lo ha dicho a nadie, hasta hora.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios