#OPINIÓN Sembrar ideas innovadoras sobre educación universitaria #2Jun

Juan José Ostériz | Ilustración: Victoria Peña |

Mucha Atención:

Un pueblo CON HAMBRE es UN PROBLEMA. 

Un pueblo SIN HAMBRE son MUCHOS PROBLEMAS.”

(Confucio, Filósofo Chino)

Esto explica por qué los comunistas  ARRUINAN DELIBERADAMENTE  las naciones donde toman el poder. Quieren tener UN SOLO PROBLEMA. La innovación aparece por todas partes.

Y no sólo en el área educativa. También, en el modelo financiero. Hace poco me invitaron a participar en un programa de emprendimiento, en el cual no se paga a los profesores, ni se cobra matrícula. La retribución es en forma de participación accionaria en las compañías que crean los alumnos. Eso fue en Madrid.

Si hablamos de de los famosos MOOC (massive open, on-line courses =apertura masiva de cursos en línea) que llevan a todos los confines del globo a los  mejores  profesores,  accediendo  a  ellos  directamente  desde  el  móvil (en  ocasiones, los contenidos son gratuitos, se paga por la expedición del título). O si tratamos de programas híbridos como el Grado en Filosofía y Matemáticas que ofrece Oxford (una  propuesta de extraordinario estímulo intelectual….Son innovaciones.

Lo que sigue es parte de un artículo publicado en La Vanguardia el 05/06/2016, adaptado a Venezuela. Su autor: Lloyd Armstrong:

Este título lo subdivido en dos:

¿Cuál es la realidad del sistema educativo –en general- en todos sus niveles?

¿Cómo está actuando la globalización con sus tecnologías innovadoras incrementales?

1°.- La universidad, tal como la conocemos, se encuentra en un estadio de hipermadurezy competencia imitativa: mismos títulos, mismos programas, similares contenidos, idénticos formatos, igual bibliografía y profesores con la misma trayectoria (distinguidos, en todo caso, por su capacidad investigadora). Sufre una necesidad acuciante de especializarse y diferenciarse para encontrar su verdadera identidad estratégica. Según el WorldEconomicForum, las tres habilidades clave para encontrar un empleo  a partir de 2020 serán:

  • la capacidad de resolver problemas complejos, el pensamiento crítico y la creatividad. ¿Está la universidad capaz de desarrollar estas capacidades?

El paradigma clásico del proceso formativo se ha basado en la:

  • Escasez de información (sólo el profesor la poseía), jerarquía (el profesor es la autoridad), unilateralidad (el profesor habla, los alumnos escuchan).

El proceso de aprendizaje es básicamente:  individual y solitario (se estudia sólo, en casa), de respuesta lineal (a mayor esfuerzo, mayor recompensa).

2°.- “El mundo real no es ya así.”… Los alumnos tienen tanta o más información que el profesor. De hecho:

  • tienen toda la información que deseen, incluso acceso a vídeos de profesores

mejores que los suyos, explicando lo mismo;

  • están interconectados en tiempo real, el aula, en algunas carrera- y en su casa;
  • sufren un cierto síndrome de abstinencia digital (¿aguantarán una clase magistral de una hora, sin conectarse a su móvil?).
  • La vida los examinará en equipos de trabajo, yla recompensa a su esfuerzo no será lineal (siempre habrá imponderables)
  • Además, la mejor solución a problemas reales será probablemente creativa y original (¿Fomentan las universidades la“singularidad y la propuesta creativa?
  • Gran parte de las materias de los planes de estudio estarán obsoletasen menos de diez años, lo que relativiza el valor de los contenidos (sin desmerecerlos) y
  • hace más acuciante la generación de capacidades de iniciativa y adaptación al cambio.

En este contexto es natural que surjan propuestas que:

  • minimicen la clase unilateral (“magistral”)•insten al alumno a buscar información fuera del aula, a valorarlacríticamente,          a integrarla de forma constructiva y colectiva en la misma.

Quizá debamos redefinir“qué entendemos” por universidad, y adaptarla al nuevo entorno. 22 de las 30 mejores universidades de mundo, según el ránking de Shangai, son norteamericanas. El resto, británicas, canadienses o japonesas. Pero, sorprendentemente, no hay ninguna universidad alemana en las 30 mejores posiciones.

“¿El motor tecnológico, industrial y exportador de Europa no tiene ninguna universidad en la élite mundial? ¿No será que siguen otro modelo? ¿No será que hay que repensar los estándares? ¿Orientarnos más a la demanda? Y, especialmente, habrá que recuperar la prioridad absoluta por la excelencia docente, quizá la gran olvidada de los últimos años.A continuación: Copia textual de los siguientes 4 párrafos, punto y aparte):

“Las instituciones a las que el país acudiría para poder enfrentar este desafío –sus colegios y universidades– se enfrentan a una crisis propia. La pregunta crucial es: ¿Las instituciones de educación superior, que han supuesto buena parte de los éxitos del país en el pasado, pueden –ahora– ser parte de la respuesta?  Los índices de graduación se han estancado a pesar de un largo historial que demuestra que el número de estudiantes matriculados ha ido en aumento en el último medio siglo. Muchos, provenientes de familias con bajos ingresos.

Las instituciones se encuentran oprimidas por las dificultades financieras y el reciente colapso financiero –en Venezuela-de los profesores universitarios y sus instituciones: Asociación de Profesores (UCLA- Capucla-Ipspuco, Fondo de Jubilació etc…- por nombrar una muestra- la llamada reconversión monetaria fue y es un “ATRACO” gubernamental y … ojalá no sea más que una sombra de lo que está por venir.

Las inminentes crisis presupuestarias estatales traen consigo tiempos difíciles para muchos colegios y universidades. Y existe un reconocimiento creciente en el hecho de que el prestigio de muchas universidades norteamericanas, según su autor Amstrong,- por seleccionar –y aceptar– a los mejores y más brillantes candidatos, algo que todas las instituciones han imitado.

Las políticas de educación superior dominantes se han centrado en la ampliación del acceso –durante más de medio siglo–, lo que ha permitido a más estudiantes acceder a la educación superior. Sin embargo, las circunstancias cambiantes han generado una nueva espectativa que ha desplazado el objetivo de la política de educación:

  • desde cómo habilitar a más estudiantes para que pudiesen costearse su educación superior,
  • a cómo implementar una educación post-secundaria de calidad y asequible.
  • Las estadísticas nacionales no dan datos fidedignos de la realidad.

Y los autores – que citaAmstrong-creen que han identificado una:Aunque la ausencia de un evaluador de tecnología ha hecho que la educación superior sea incapaz de alterar su pasado; creemos que el aprendizaje en línea se constituye en controlador de tecnología –per se– y será, sin duda, capaz de conducirnos a un nivel de calidad en el modelo de negocio de las universidades de bajo coste.

Arte de la evidencia que aducen, para creer esto, es lo que ellos llaman una “curva de sustitución“, que traza la ‘evolución temporal de la cuota de mercado de la nueva innovación, dividida por la del antiguo paradigma, marcada en una escala logarítmica’. Acciones de innovación disruptiva en el pasado han producido una progresión lineal de la curva de sustitución –y eso es lo que se ve al trazar el ascenso de aprendizaje en línea–.

El autor concluye con un párrafo de asesoramiento a los responsables políticos y las universidades tradicionales. Plantean algunas preguntas muy difíciles, pero muy importantes para los responsables políticos, por ejemplo: los funcionarios deben preguntarse:

  • Si su tarea de administración principal es facilitar la mejor educación postsecundaria posible y formar a las personas en su estado; o si, por otra parte, son designados para ser los “cuidadores” de las instituciones específicas que han provisto, históricamente, la educación superior.

Si su labor es la primera, entonces las instituciones disruptivas de bajo coste constituyen un socio fundamental en la tarea de que la administración y la regulación –subsiguiente– deben crear condiciones en las que esas asociaciones puedan prosperar y crecer.

No es necesario estar de acuerdo con todo lo que se dice en este documento, por supuesto. Sin embargo, presenta un conjunto muy claro y potente de los argumentos acerca de lo que está mal con el modelo de negocio para la educación superior, y qué se puede hacer para arreglarlo. Un verdadero material “de obligada consulta”.

Diferencia entre las Innovaciones Radicales e Incrementales

El impacto atribuido a las innovaciones incrementales (cambios poco a poco) al señalar que puede ser más pequeño de lo esperado-También se hacen cuando se afirma que una misma innovación puede ser revolucionaria (y por lo tanto radical) en una empresa y/o institución, e incremental en otra.

La gran importancia de las innovaciones incrementales y su capacidad de aportación, argumentando que el hecho que la literatura académica haya centrado su atención en el estudio de las innovaciones de tipo radical ha contribuido a consolidar la consideración que sólo los grandes avances en el conocimiento científico y tecnológico son capaces de generar innovaciones incrementales y radicales.

De esta concepción surgen planteamientos de gestión de la tecnología en la empresa que se fundamentan en la importancia de la potenciación de las actividades desarrolladas a los departamentos de I+D, por lo que la visión del proceso de innovación basado en estas consideraciones es enteramente de tipo lineal.

La llamada ´por el autor de esta Web: “Innovaciones Radicales”,  se denominan mundialmente como “Tecnologías Disruptivas.” Se producen con productos y procesos nuevos  en las estructuras y procesos,completamente diferentes a los existentes. Son cambios revolucionarios.

Juan José Ostériz

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios