#OPINIÓN Tecnologías disruptivas: índices de comparación #16Jun

Juan José Ostériz | Ilustración: Victoria Peña |

AVISO:…

Ciudadanos: “Un pueblo con HAMBRE es un Problema..Un pueblo sin Hambra son muchos Problemas”

(Confucio: Filósofo Chino)

Esto explica por qué los comunistas arruinaron  DELIBERADAMENTE durante casi todo el siglo XX muchos pueblos e Europa y Asia y…hoy. En pleno siglo XXI,  hacen lo mismo en nuestros pueblos los gobernantes que se dicen son comunistas y bolivarianos.

Quieren tener un solo Problema.

Para poder comparar se ha optado por diseñar un conjunto de 7 índices sintéticos que agrupan más de 50 variables:

•          Startup Output Index (Indice de salida de inicio): Representa la actividad de emprendimiento en la zona, matizada por la población y la madurez de sus startups,

•          Funding Index  (Indice de Financiamiento): Pretende medir cuán activo y coherente es el entorno de capital riesgo e inversión en la zona.

•          Company Performance Index (Índice de rendimiento de la empresa): Mide el rendimiento global y el potencial de rendimiento de las startups del ecosistema, teniendo en cuenta variables como los ingresos, crecimiento de empleados, potencial de crecimiento, así como el mercado… etc.

•          Talent Index (Indice de talento):  Mide el talento de los fundadores de las startups del ecosistema, teniendo en cuenta: edad, experiencia en startups, educación, capacidad para mitigar riesgos y éxitos previos en otras startups.

•          Support (Apoyo): Representa la calidad del ecosistema de apoyo a las startups, incluyendo la presencia de mentores, proveedores de servicio, fuentes de financiación…etc

•          Mindset Index: Indica si para la población de fundadores el ecosistema tiene un índice de mentalidad de gran emprendedor, entendiendo que un gran emprendedor:

  • es un perfil visionario,
  •  resiliente, con gran apetito por el riesgo,
  •  una fuerte ética de trabajo y/o       
  •  capacidad para superar los problemas habituales a los que se enfrenta una startup).

 •         Trendsetter Index (Indice de adaptación a nuevas tecnologías): Mide cuán rápido un ecosistema emprendedor adopta nuevas tecnologías, procesos de gestión o nuevos modelos de negocio… ya que se espera que un ecosistema que se encuentra en el estado del arte rinda mejor con el tiempo.

El Autor: Javier Megías, a pesar de ello –dice- “he querido compartir mis propias conclusiones sobre el estudio:

1.- FIABILIDAD: La fiabilidad de los datos es discutible, sin duda… pero creo que a  pesar de algunas omisiones ofrece un buen retrato de los ecosistemas innovadores. Creo que es mejor tener algún dato que ninguno.

2.- INVERSIÓN: Se percibe una clara relación (o más bien, se confirma) entre la disponibilidad de inversión (o al menos financiación) en todas las fases de la startup con el número de startups con éxito. Al final se trata de un embudo, y si falla la financiación en alguna etapa, en las etapas posteriores de madurez habrá muy pocas startup… Aún así, la diferencia es abismal entre Silicon Valley y el resto (>70%).

3.- PREDOMINANCIA USA: No cabe duda que los USA en particular y Norteamérica en general es ahora mismo la potencia número 1 mundial en emprendimiento. Aunque como hace unos días compartía Iñaki Arrola no tenemos que ser igual que Silicon Valley, creo que si es importante entender qué hace que un único país tenga 5 de los 20 ecosistemas de startups más potentes del mundo.

4.- GÉNERO: Sigue resultando muy llamativo que tan pocas mujeres estén lanzando startups, ya que a priori se debería tratar de un sector poco masculinizado, basado en la meritocracia… y creo que es algo en lo que valdría la pena trabajar más.

5.- ESFUERZO: Si hay algo común en casi todos los ecosistemas es el esfuerzo: hay que trabajar mucho y duro (dedicación 100%, media >9h) para poder sacar adelante una startup… y es que aunque las condiciones sean mejores en algunos ecosistemas también son es superior la competencia por los recursos.

6.- APOYO: Algo que habitualmente no sale «en la foto” pero que es clave. Si no existe un ecosistema de apoyo a las startups con una buena mezcla de mentores, abogados, proveedores de servicios etc. las probabilidades de éxito descienden. Y curiosamente (o no) el apoyo desde la regulación es deseable pero no determinante.

7.- PERSONALIDAD: La personalidad y actitud del fundador es absolutamente clave. Los ecosistemas donde hay fundadores con visión a largo plazo y una genuina vocación por cambiar el mundo (y no sólo de montar una “empresita”) salpimentada con un buen apetito por el riesgo, puntúan mucho mejor que otros que, a pesar de estar bien financiados tienen poca tolerancia al riesgo (como Singapur)

8.- DIFERENCIACIÓN: Existen varios ecosistemas que han optado por una diferenciación importante del tipo habitual de startups que pululan por Silicon Valley (tanto en tipo como en especialización), y no les ha ido nada mal. Es el ejemplo de Moscú, Sidney o Sao Paulo.

9.- TALENTO: La circulación del talento es cada vez más clave, y prueba de ello es la cantidad de fundadores que vivieron en Silicon Valley antes de emigrar (y no es el único sitio donde hay talento). Prueba de ello son las tentativas regulatorias por facilitar esta libre circulación y atracción del talento, no importa de donde venga (por ejemplo con Startup Visa en USA).

10.- INNOVACIÓN: Aunque suene algo muy manido, los ecosistemas que más se atreven a innovar (sea con nuevos modelos de negocio o con tecnologías punteras) y están en el famoso “estado del arte”, mayor capacidad tienen. Al final la disponibilidad de capital sigue siendo determinante.. y en España  tenemos un problema grave. No hay inversión en fase semilla. No digo que haya poca o que habría que mejorarla. Digo que no hay.                                                                                                                     

La financiación, tradicionalmente ofrecida por los bancos, hoy en dia es ciencia-ficción, y los inversores y business angels que operaban en la fase semilla en general o han decidido “hibernar”, o se han movido a una fase más tardía, en la que ya se ha validado el modelo de negocio y empieza a haber tracción. Eso hace que “sobrevivan” muy pocos proyectos a la fase semilla, lo que implica que hay una gran escasez de startups maduras (aunque las hay, y muy potentes).

¿Y EL ECOSISTEMA EMPRENDEDOR EN VENEZUELA?

Ni está ni se le espera, al menos en unos pocos años. No lo digo de forma crítica o amargada. Lo expreso de forma clara y realista. Lo investigué por GOOGLE y conseguí.

(Próximo domingo: La Cuarta Revolución Industrial).

Juan José Ostériz

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios