#OPINIÓN Descansa en paz, viejo querido #26Jun

José Antonio Vega | Foto: Cortesía |

Ayer te despedimos Papá. Ayer la tierra que te vio nacer te recibió de nuevo, pero ya para el descanso eterno. Vinieron muchos de tus amigos a dar muestras del respeto y cariño que siempre te han tenido. Y es que justamente respeto y cariño eran dos máximas para ti. Camilo Vega siempre fue un hombre respetuoso y cariñoso. Todo un caballero, como bien dicen los múltiples mensajes de condolencias recibidos. Así eras y así nos enseñaste a ser. A respetar, a escuchar, a hablar bajo pero con la verdad, con firmeza. A confiar en las personas y sobretodo a poner nuestras fortalezas, conocimiento y posibilidades al servicio de los demás. Serviste. Servir siempre estuvo en tu día a día.  Como dirigente empresarial, en el deporte, en lo institucional, en lo social, en lo vecinal. Y en el día a día.  Muchos mandados hice para llevar tal o cual cosa para alguien que lo necesitaba.

Siempre cumplidor, siempre llegando 5 minutos antes de la hora, siempre preparado para recibir en casa y compartir su mesa con amigos. Nos enseñaste que la casa es la casa de toda la gente que queremos. Nos enseñaste que no solo hay que estar juntos sino unidos porque no es lo mismo.

Fuiste nuestro referente ético. Era muy fácil saber que si debíamos hacer o no tal cosa, con sólo preguntarse ¿Que haría papá en esta situación?

Nos diste demasiadas cosas viejo, nos enseñaste demasiado. Pero hay dos en especial. La mujer que escogiste para darnos la vida, esa que durante 65 años y 4 meses te cuidó, consintió,  acompañó y te amó como no conozco otra forma de amar y a quien siempre amaste cuidaste y como el caballero que siempre fuiste y trataste como una dama. Y como el amor es eterno seguro estoy que desde tu eternidad la seguirás amando y ella vivirá con los mas hermosos recuerdos y momentos que le hiciste disfrutar. Vete tranquilo, que te la cuidaremos.

Lo segundo más grande que nos diste fue la tierra que escogiste para hacer familia, para crecer y desarrollarte. Tu Venezuela. Esa de la que hace 7 años te viniste pero de la que no te fuiste, por que los venezolanos no nos vamos de Venezuela, la llevamos con nosotros a donde vayamos.

Ayer, te cubrimos y para que te acompañe por siempre en tu última morada, con el primer tricolor nacional que compraste para la casa hace más de 50 años y que cada fiesta patria nos obligabas a enarbolar, respetuoso como eras, para homenajear la tierra que hiciste tuya y que más has amado.

Esa bandera que tus hijos y nietos llevamos por las calles de tu Barquisimeto y de Caracas gritando ¡libertad, libertad!, hoy reposará eternamente junto a ti, pero esta vez para homenajearte a ti, para darte las gracias a ti papá, por todo lo que por tu Venezuela hiciste. Porque ayer, se nos fue un gran barquisimetano nacido en Asturias.

Esa Asturias que sabiamente escogiste para construir lo que tu llamabas “tu rincón”, ese ricón paradisíaco donde reuniste a tus nietos para hablarle y darle a conocer sus raíces y para enseñarles a amarla como su casa. Aquí diste muchos paseos por sus verdes prados. Los últimos, ya con pasos más cortos, quizás por el cansancio, quizás por la energía que habrías de guardar para iniciar desde “tu ricón” el camino más largo, el paseo más hermoso, el camino a la eternidad.

Descansa en paz viejo querido.

Asturias 21 de Junio de 2019

José Antonio Vega

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios