#OPINIÓN Ventana abierta- Faraón: Deja ir a mi pueblo #26Jun

Eduardo Iván González González | Ilustración: Victoria Peña |

Para recordar:

“Allí le dirás: “El Señor, el Dios de los hebreos, me ha enviado a decirte: Deja ir a mi pueblo, para que me adore en el desierto. Pero hasta ahora no has hecho caso”

(Éxodo 7: 16)

Según el texto inicial, Dios seleccionó a Moisés y a Aarón, para que le comunicara al Faraón de los egipcios, que dejara ir a su pueblo, al cual lo tenía esclavizado.

Fechas como: 19 de abril, 24 de junio, 5 de julio, sirven para revisar la “Libertad” alcanzada y que el país no permita ser oprimido por internos o por fuerzas externas.

La historia se repite. Hay gobernantes que se enquistan en el poder, aparentan tener “esclavos modernos” y a pesar del mal gobierno, quieren quedarse allí para siempre. Pero Dios, de muchas formas le dice a los Faraones de hoy: Deja ir a mi pueblo.

El orden generacional del pueblo Hebreo, quedó así: Abraham, Isaac, Jacob (llamado Israel, padre de las doce tribus) José y otros. Todos bendecido por Dios por muchos años, pero por su propia testarudez cayeron en la esclavitud egipcia.

Llegó el tiempo que Dios escuchó el clamor del pueblo Hebreo, pero el Señor tenía un propósito: Que el pueblo le adorara (según la versión Dios Habla Hoy, DHH) y en la versión Reina Valera dice “para que me sirva”. Tristemente, el pueblo había aprendido a adorar los dioses paganos egipcios; aprendieron a comer sus comidas. De hecho, en Éxodo 20 dice: “No tendrás otros dioses, ni te hagas imágenes de ninguna semejanza…”.

Son tantos los cambios culturales o las malas costumbres que se pegan, que cuando salieron al desierto, se acordaban de los dioses y alimentos egipcios; quienes le que rendían culto al sol, a animales y objetos, por ello a cada rato murmuraban contra Dios y contra Moisés (Números 11:5, Éxodo 16:3) y pareciera que preferían la esclavitud, que a estar acompañados por el Dios: Creador del cielo y de la tierra (Isaías 45: 18-25; Apocalipsis 14:7).

Hay muchas personas, en Venezuela, que tal vez no se dan cuenta, o se hacen los “ciegos”, que estamos muy mal, pero ayudados por Dios. Sin embargo, Él le está haciendo el llamado al Faraón o a los Faraones para que deje ir a su pueblo, para que le adore. No tanto para que nos vayamos de “Egipto” (otros países), si no para que cumplamos con sus leyes, la forma de vida adecuada y nunca para añorar estar en “Egipto”.

Tristemente, todos conocemos la historia que fue a través de diez (10) plagas, enviadas por Dios, anunciadas por Moisés y Aarón, cuya décima plaga, fue la muerte de los primogénitos de los egipcios, cuando el Faraón dejó ir al pueblo de Dios.

Hasta la muerte de Jesús en la cruz, el pueblo de Israel que más tarde fue el pueblo Judío, estuvo apartado para Dios. Después de la cruz, se inició el mensaje de salvación para todo el mundo, y es conocido en la Biblia como el mensaje o evangelio para los Gentiles.

La mayor tristeza, en Venezuela, en un 50%, es que no todos los gentiles quieren salir del “Egipto” que tenemos enfrente, pero Dios no necesariamente nos está llamando a salir por las fronteras venezolanas; más bien, amplia el llamado a salir de la Babilonia moderna o espiritual. Bien lo dijo el profeta Juan: “Porque todas las naciones han bebido del vino de la pasión de su inmoralidad, y los reyes de la tierra han cometido actos inmorales con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido con la riqueza de su sensualidad. Y oí otra voz del cielo que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no participéis de sus pecados y para que no recibáis de sus plagas” (Apocalipsis 18:3,4).

¿Será que todos los habitantes de este país, Venezuela, quieren que el “Faraón”, nuestro gobernante actual, nos deje ir (no necesariamente para otro país)? ¿Todos los que quieren que Dios los libere de un gobernante, cuando lo hace mal, lo hará con el fin de servirle o adorarle como Él se merece?

Eduardo Iván González González

www.ventanabiertalmundo.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios