#OPINIÓN La pasta revela tu perfil psicológico #12Jul

Reuben Morales | Foto: Archivo IMP |

Escrito a 4 manos entre Catalina Guzmán y Reuben Morales

Como la pasta está presente en los hogares de cualquier clase social, nosotros, cual antropólogos modernos (¡vaya manera de adornar nuestro título de comediantes!) hemos hallado la siguiente ley social: “Dime cómo preparas la pasta y te diré quién eres” (GUZMÁN y MORALES, 2019).

¿Es usted de aquellos que pasa la pasta de cocción, dejándola más blanda de lo que cualquier chef toleraría?¿Es usted de los que la acompaña con distintas preparaciones caseras, como un guiso de cebolla, tomate y onoto (dejando la pasta con una tonalidad naranja radioactiva)? ¿Suele servir esta pasta con una guarnición de papa o plátano, convirtiendo el plato en toda una bomba de carbohidratos?

Si ha respondido que sí, usted muy probablemente sea una madre que debe llenarle la panza a toda una familia. Si no es madre, no se preocupe. Las personas de este perfil suelen ser personas verdaderamente auténticas. No se avergüenzan de sus orígenes. Tampoco pretenden parecer cosmopolitas o de gustos refinados. Son, en resumidas cuentas, personas en quien se puede confiar (salvo cuando les preguntas su talla de pantalón y te mienten).

Ahora sigamos con el siguiente perfil. ¿Para preparar la pasta usted hace todo un ritual con el fin de presumir (más aún si esta en presencia de invitados)?¿Es usted quien prepara pasta en una cocina abierta, tipo exhibición “Master Chef”? ¿Usa usted un termómetro especial para medir la temperatura exacta del agua para la cocción? ¿Solo compra pasta de sémola de trigo libre de gluten hecha a mano? ¿Tiene un reloj especial para medir el tiempo de cocción que la deja “al dente”? ¿Prepara la salsa con una receta tradicional de su “nonna” italiana (inventada, por supuesto)? ¿Acompaña la pasta con un vino tinto de no sabemos qué cosecha, para lograr el maridaje perfecto con su magnífica creación? ¿Pone a todos los comensales a catar el vino con tanto detalle que se les termina enfriando la pasta?

Si respondió positivamente, usted es esnobista, arribista, clasista, “wannabe” y pretencioso(y lo más posible es que al día siguiente del festín de pasta, su almuerzo sea arroz con huevo).

Por último en este test. ¿Es usted de aquellos que basa su dieta en pasta, pero no por ser atleta de alto rendimiento? ¿Su menú de la semana es como el que le presentaremos a continuación?

Lunes: Pasta al burro (con sal y mantequilla).

Martes: Pasta napolitana (con el escurrido del pote de kétchup que logró rendir echándole agüita).

Miércoles: Pasta marinera (pero con atún).

Jueves: Pasta ranchera (con salchicha y mayonesa).

Viernes: Pasta Thai (juntando todos los vegetales de la nevera que están por dañarse).

Sábado: Pasta sorpresa (con lo que haya o “haiga”).

Domingo: Caldo con pasta (para superar la resaca de la noche anterior).

¿Para preparar algunas de las recetas anteriores ha llegado al punto de mezclar pasta y salsa usando las manos peladas?

Si dice “éste soy yo”, entonces usted es un estudiante promedio con presupuesto limitado que sobrevive a punta de pasta todo el mes. Y si no es estudiante, entonces es guerrero, resiliente,estoico, vence todo obstáculo y gracias a su creatividad saca el mejor provecho de cualquier situación. Eso sí: coma en privado si quiere seguir teniendo amigos.

Si se identificó con algunos de los patrones de personalidad, esperamos haber contribuido al entendimiento de sí mismo y del complejo ecosistema humano que le rodea. Ahora, si usted no se siente identificado con ninguna de las clasificaciones anteriores, considérese el más afortunado de todos los perfiles psicológicos. ¡A usted le cocinan la pasta!

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios