#OPINIÓN Ventana abierta: Mentira dicha mil veces #17Jul

Eduardo Iván González González | Ilustración: Victoria Peña |

Para recordar:

“…Cuando habla mentira, habla de su propia naturaleza, porque es mentiroso y el padre de la mentira.”

(Juan 8:44)

¿Quién no habrá mentido en su vida? En la medida que crecemos y hay más conciencia, vamos modificando esa deplorable conducta. Pero, si todo el mundo miente, no es una excusa para nosotros hacerlo. Nadie debería hablar sin pruebas, porque sería un chisme, un rumor o una gran mentira.

En Venezuela es muy fácil levantar un expediente, a una persona, lleno de mentiras, o testigos falsos. Por ejemplo, todavía se está esperando ¿quién fue el franco tirador que disparó en el Guri? Y no aceptan, que el apagón y/o los apagones que han ocurrido u ocurren, a lo largo y ancho del país, es por falta de mantenimiento,

Según, Sánchez, E. (2017), la frase: “Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”,  se le adjudica a Joseph Goebbels, quien fue un gran propagandista nazi (‘supo decir mentiras’)  durante la Segunda Guerra Mundial (lamenteesmaravillosa.com).

Por otro lado, González N., Carlos (2.017), desde El Nacional digital, y en el marco de los 100 años de la revolución Rusa, dice: “Lenin se le adelantó a Goebbels”, cuando decía que tal revolución fue exitosa y el eslogan utilizado era: “Pan, paz y tierra”. Pero, fue todo lo contrario: Le quitaron la tierra a la gente, hubo una gran hambruna y tampoco hubo paz, ya que  Vladimir Lenin y otros, decían las mentiras para alcanzar el poder.

Según la Biblia, el diablo es el ser más viejo diciendo mentira, “porque ha mentido desde el principio”. La misma Escritura lo llama “el padre de la mentira”. Tal demonio, en el cielo, mintió sobre Dios. Luego el Señor, a causa del pecado terrenal, tuvo que escribir a la humanidad los 10 Mandamientos y uno de ellos dice: “No dirás falso testimonio”.

Al principio, Dios les había informado a Adán y Eva, que si desobedecían morirían, pero Satanás, convertido en serpiente, les dijo no iban a morir. Y quizá como consecuencia de ese y otros pecados, hay personas que no creen en la Biblia o la han cambiado. Por ejemplo: Aceptaron la evolución por la Creación (Isaías 45: 18-25); se derogó el día sábado, como día de descanso, por el domingo, primer día de la semana (Génesis 2:1-3) y paremos de contar cuántas cosas han querido eliminar del Libro Sagrado.

Al parecer, hay numerosos que no creen en Dios y no les importa mentir. Por otro lado, quienes creemos en Dios, al mentir lo estamos desafiando o irrespetado. Cuando estamos cerca de Dios no pecamos, lejos de Él hacemos cualquier cosa. Entonces, cabe la pregunta: ¿Todos los gobernantes, predicadores, científicos, profesionales, personas comunes, creemos en Dios? (el Dios de la Biblia). Eso no lo sabemos. Pero, lo que sí es seguro: Que a Dios nadie lo puede engañar (Gálatas 6:7).

Hace poco, le fue permitido a la alta comisionada de la ONU, Michelle Bachelet, venir a Venezuela, para comprobar con sus propios ojos, oídos, manos, pies y todos los órganos del sistema sensorial, lo que está pasando en nuestro país. Después de la visita, pudo levantar un informe. Como los gobernantes salieron aplazados, andan diciendo que ella firmó sin leer el informe, el cual fue preparado por otros ¿Cómo saben eso? ¿Cómo pueden afirmar algo que  no pueden probar?

Preguntamos: ¿Qué persona del pueblo, se atrevería firmar un papel sin leerlo primero? Por cierto, hace poco, el 13/07/2019, hicieron una manifestación pública en contra de tal informe y a cada rato reiteran que la señora Bachelet, lo firmó sin leerlo: ¿Se cumplirá una mentira dicha mil veces…?”.

Si todos creyéramos en Dios, como la única verdad, y salvación, como lo dijo Cristo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida” (Juan 14:6), ninguno diríamos mentira alguna, porque la verdad no convive con la mentira o error (2ª Corintios 6:14).

Eduardo Iván González González

www.ventanabiertalmundo.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios