Este es un año de alta definición política para Venezuela #16Ago

Pacifico Sanchez | Foto: Archivo IMP |

El politólogo Piero Trepiccione estima que la polarización es causante de que el tiempo político haya sido muy lento en darle respuesta a las necesidades sociales. Varios son los escenarios que se presentan al momento: la guerra por parte de Estados Unidos, la guerra con Colombia o Brasil, o con ambos países, la intensificación de las sanciones o el gobierno de transición que garantice la gobernabilidad y la consolidación de la economía. Venezuela es un problema para el hemisferio occidental.

Este es un año  de alta definición política para Venezuela, planteó Piero Trepiccione.

El politólogo y profesor universitario fue el expositor en el ciclo foro Momento País, actividad organizada por la Asociación Civil Medianálisis, que abordó el tema del día: ¿Se ha acabado el tiempo para negociar?

Desconfianza entre las partes

Lo que resta del 2019 es clave para comenzar a resolver la situación política, económica y social.

De no hacerlo, corremos el riesgo a escenarios violentos, que no deseamos.

Comenzó Trepiccione analizando todo el proceso electoral que desembocó con la llegada del chavismo, en 1998, al poder… Los veinte años de polarización política  han dejado como secuela la desconfianza entre los actores políticos venezolanos. 

Tiempo político y tiempo social

Es por ello que el proceso de negociación debe ser visto desde el punto de vista del tiempo político y del tiempo social.

En ese aspecto, Trepiccione analizó la lentitud de las respuestas desde el mundo político a las necesidades sociales actuales de los venezolanos.

Y a partir de allí el reciente retiro de la representación diplomática de Nicolás Maduro, el regreso de la negociación  en Noruega para que el régimen se incorpore a la mesa.

Escenarios a considerar

Sobre los escenarios que se pudieran presentar precisó los siguientes:

1) La posibilidad de la guerra con los Estados Unidos, como consecuencia de una intervención armada unilateral de  ese país.

2) La también posibilidad de guerra con Colombia o Brasil, o con ambos inclusive  por la desestabilización interna ocasionada por la migración desde Venezuela. 

Ya va por más de cinco millones, según los datos suministrados por los países que han venido recibiendo a los venezolanos. Se estima que de mantenerse la situación precaria de la población se estima que fines de año hayan salido de uno a millón y medio de personas, porque el flujo de migrantes se mantiene inalterable.

3) Una transición negociada aprobada por los factores políticos  con apoyo internacional, que permita llevar a cabo lo más pronto posible unas elecciones. Este es el punto más difìcil y es por ello que Noruega  viene insistiendo en las conversaciones, que también apoyan la Unión Europea y el Grupo de Lima.

Este es el escenario más deseado con el que estaría de acuerdo la mayoría de los venezolanos.  La cohabitación para la transición estaría más aceptado por la población venezolana y la comunidad internacional, pero esa posibilidad es dificultada por la desconfianza entre las partes. “Ojalá en las próximas horas se lograra volver al diálogo en el que se concrete la transición”.

4) El aumento progresivo del aislamiento a Venezuela ocasionado por las fuertes presiones económicas, que buscan una fractura interna de la coalición del gobierno. Pero que de no producirse pudiera ocasionar una explosión social, que vendría a empeorar el sacrificio de la población.

La prioridad de la gobernabilidad

Estima Trepiccione que de lograrse un gobierno de transición lo primero que tiene que hacer es garantizar la gobernabilidad  en las próximas tres décadas. Esta es la manera de despegar y consolidar la economía.

Al mismo tiempo, se necesita un proceso de reconciliación y perdón. “Si no se curan esas heridas abiertas se pueden poner en peligro la paz y el desarrollo económico”. 

Hay que trabajar eso desde el poder y de las bases para que se pueda garantizar esa gobernabilidad. El pluralismo, la inclusión, la democracia en su amplitud tiene  que ser fundamental.

Recuperar el control del Estado

En relación a los grupos irregulares, recordó que en los sesenta el país vivió un proceso de pacificación. Cierto es que quedaron grupos violentos, pero se fueron aplacando.

En este asunto no sólo el gobierno sino la propia comunidad debe acompañar ese proceso dirigido a normalizar el funcionamiento del país. Y, por supuesto, hay que recuperar el control del Estado y el monopolio legítimo de la violencia. Vale decir que esos grupos irregulares están operando en territorio venezolano. 

El problema Venezuela

¿Cuál es la situación en que se encuentra en estos momentos? La mejor definición la dio la alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini: “ Venezuela es un problema global”.

No es sólo un problema para la región, sino para todo el hemisferio occidental, razón suficiente para que la comunidad internacional esté actuado con tanta fuerza y tratando de que haya una solución a la crisis a través de conversaciones entre las partes.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios