#OPINIÓN De Barbados saldrán elecciones presidenciales #18Ago

Jorge Euclides Ramírez | Ilustración: Victoria Peña |

Cuando el Secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo y el Canciller Ruso Serguei Lavrov se reunieron el 14 de Mayo en Sochi con el objetivo de “dejar atrás amarguras” y buscar soluciones negociadas a los múltiples conflictos que ambas potencias tienen en  el orden geopolítico a nivel planetario, acordaron que la mejor salida para Venezuela son unas elecciones presidenciales dentro de las cuales se establezcan plenas garantías para las inversiones rusas en nuestro país, las cuales montan una cantidad que ronda los 20 mil millones de dólares. Eso por supuesto no fue una declaración explicita pero si evidente al cruzar lo que voceros norteamericanos y rusos dijeron luego de esta cita.

Estados Unidos puede tomar esta decisión porque tutela la gestión de Guaidó, mientras que Rusia también puede porque apuntala militarmente a Vladimir Padrino López, el sostén real del régimen de Nicolás Maduro.

Sobre este dato real y concreto es que marchan las negociaciones de Barbados. Cuando el asesinato del Capitán Acosta, Guaidó se levantó de la mesa pero volvió. Ahora Maduro hace lo mismo como rechazo a las sanciones impuestas por Trump  pero también volverá a sentarse. No les queda otro camino.

Hay muchas declaraciones y supuestas contradicciones de algunos voceros como Bolton quien afirma que el tiempo del dialogo se acabó, ello es natural en un proceso de negociación duro como el de Barbados, las partes juegan fuerte  y amenazan. Pero lo claro para Guaidó es que para contar con el apoyo de la Casa Blanca tiene que mantenerse sentado en Barbados hasta el límite que obligue a una intervención del Comando Sur, para la cual Craig Faller dice estar listo .Lo mismo pasa con Maduro y la instrucción rusa, usted se queda allí sentado hasta haya un acuerdo que tenga luz verde de Padrino López y el gobierno ruso. Un acuerdo que tiene un límite de tiempo muy corto.

Vamos pues a elecciones presidenciales, bajo condiciones que aun no conocemos pero que inequívocamente debemos apoyar porque lo único seguro es que serán confiables y supervisadas internacionalmente. La pregunta que debemos hacernos los demócratas de oposición es cómo estamos preparados para asumirlas y ganarlas. En nuestros cálculos el triunfo está asegurado porque el régimen usurpador tiene más de un ochenta  por ciento de rechazo, pero acerquemos el foco hacia algunos aspectos de la realidad y evaluemos.

Si bien el rechazo ante el régimen es monumental, existe una franja de la sociedad venezolana que manifiesta no poder vivir sin los programas sociales del oficialismo. Son un 30% de la población. Ese sector lo cuenta el régimen como una votación propia porque lleva registros de ella y puede manipularla con dádivas, amenazas, ofertas engañosas y cualquier otro mecanismo de control de los que ellos han perfeccionado a lo largo de los últimos años. Hacia esta franja de venezolanos estamos obligados a llevar mensajes de tranquilidad, explicación y solidaridad, tanto para intentar convertir su descontento en votos a nuestro  favor como también para incorporarlos al rescate integral del país que tendremos como reto al retorno de la Democracia. Pero como dato duro de la realidad, actualmente esos votos están más de allá que de acá.

Según la última encuesta Datanalisis los partidos políticos de oposición en su conjunto, el Frente Amplio, la MUD, los principales líderes demócratas( a excepción de Guaidó) no alcanzan el 30% de aceptación y muestran un rechazo superior al 60%.Dato injusto si lo relacionamos con empeño que le han puesto los dirigentes opositores para enfrentar la dictadura, pero dato que podemos corroborar en la calle al ver el desgano y pesimismo con el cual gruesos sectores ciudadanos asumen el presente, culpando por igual a usurpadores y demócratas  de su desgracia.

Sobre este registro dramático debemos construir una política de captación que obligatoriamente tenemos que centrar en la Unidad, unidad no solamente de los partidos sino de todo el espectro democrático que enfrenta de manera comprometida a la dictadura y pugna por una salida del infierno a que estamos sometidos. Esta instancia unitaria existe como esquema a nivel nacional y como estructura operativa a nivel regional en Lara, se trata del Frente Amplio Venezuela Libre.

Vienen elecciones, es nuestra gran oportunidad, es nuestra puerta a la salvación. Para entrar por ella debemos organizarnos con base a la solidaridad y la tolerancia. Si todos corremos atropelladamente hacia esta puerta  no podremos pasar y corremos el peligro de quedarnos  de este lado infame  por varias generaciones. Dios con nosotros.

Jorge Euclides Ramírez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios