#OPINIÓN ¡Siga siendo esa reserva moral! #26Ago

Carolina Jaimes Branger | Ilustración: Victoria Peña |

Me llega vía Whatsapp un video de una indignadísima profesora donde se las canta completicas a Aristóbulo Istúriz: “… ahora eres el campeón del proselitismo. Eres un inmoral. No tienes memoria, vale. ¡Es que no hay manera, no hay forma de llamarte! La otra vez intenté buscar un adjetivo, pero es que no se te puede dar… ¡es que ni siquiera traidor! Ni siquiera eso. Hasta los traidores tienen algo de ética. No se te puede decir de cualquier manera, porque con cualquier cosa que se te compare, los demás salen ofendidos con la comparación. ¡Eres lo último que pudo parir Venezuela! ¡Eres lo más malo que Venezuela pudo traer! ¡Eres la negación de Andrés Bello! ¡Eres la negación de Fermín Toro! ¡Eres la negación del maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa! ¡Eres la negación de todo lo bueno que ha tenido este país! Y si hoy los venezolanos que han emigrado están fuera, dando la talla -y aunque estén barriendo un piso o lavando una poceta- lo están haciendo con dignidad y lo están haciendo porque pasaron por una escuela, que pudo quedar marcado tatuado en sus huellas y en sus venas lo que es un educador de calidad. Y ahora tú pretendes, para terminar de destruir este país, que no les basta con haber destruido el aparato económico, no les basta con haber acabado con el aparato de salud, vienes a terminar con lo que queda de educación, porque los maestros han sido hasta ahora una reserva moral de Venezuela ¡y seguiremos siendo una reserva moral muy a pesar tuyo, muy a tu pesar, Aristóbulo! ¡Renuncia, renuncia, Venezuela no puede seguir con un ministro maula, renuncia!

La tragedia es que Venezuela sí puede seguir con un ministro maula, porque una sociedad educada se rebela… Una sociedad analfabeta se doblega. Aristóbulo y su combo lo saben… Todos los países víctimas de regímenes totalitarios han hecho lo mismo. Un oxímoron, esto de tener un ministro de educación que promueva el analfabetismo, pero una realidad en la Venezuela de hoy.

Apreciada y admirada profesora: mis respetos. No sé su nombre, pero me encantaría conocerla. Las mujeres venezolanas han sido heroínas en esta lucha por la democracia y la libertad y usted, sin que me quede duda, es una de ellas. Gracias por seguir en la docencia. Siga siendo esa reserva moral porque estamos cerca de salir de esto.

Carolina Jaimes Branger

@cjaimesb

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios