#OPINIÓN Sométanse… #17Sep

William Amaro Gutiérrez | Ilustración: Victoria Peña |

A riesgo que alguien me tilde de afecto a las autoridades que gobiernan este país, voy a presentar una reflexión cuyo único objetivo es centrar la atención en nuestro crecimiento espiritual. Y de verdad, no me preocupa lo que alguien quiera pensar, por cuanto para mí, y me disculpan quienes apoyan este gobierno, sería irracional prestar apoyo a quienes han sumido en la desesperanza a todos los venezolanos. Pero Dios es claro y contundente.

“Sométase toda persona a las autoridades gobernantes, porque no hay autoridad sino de Dios. Y las que existen, fueron establecidas por Dios. Así, quien se opone a la autoridad, resiste a lo que Dios estableció. Y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos” Romanos 13:1,2.

El punto es, que a Dios no le interesa quien gobierne una nación. Él es quien permite que suban hombres a puestos de dirección política (Las que existen, fueron establecidas por Dios. Rom.13:2) y a su tiempo pedirá cuenta de ello y allí es donde´ entran quienes quebraron a Venezuela en estos 20 años que han transcurrido. El interés primordial de nuestro Señor es utilizar las vicisitudes que se desarrollan en los sistemas políticos para que el hombre y el cristiano pulan su carácter y quede listo para la Salvación y la Vida Eterna.

Por ello, este es uno de los textos que menos les gusta a algunos cristianos. Guardan en su corazón emociones que sobrepasan sus expectativas espirituales. Centran sus pensamientos en la diatriba política social del país donde viven, entonces ignoran la admonición de Dios contenida en estos versículos. Seguramente se han sentido tentados a pensar que Dios está equivocado. Se preguntarán ¿Cómo es posible que uno se someta a un gobernante injusto, dictador, mentiroso y hasta asesino?. Por tanto hacen caso omiso al mandato divino.

Evidentemente algo ha pasado que su mente se ha obnubilado peligrosamente. No se han dado cuenta que todo lo que Dios dispone en su palabra es para la edificación espiritual de su pueblo. Para guiarlo por la senda de la paz, la tranquilidad y la felicidad. Y paralelo a ello, capacitarlo para la obra que nos dejó. Para que ejecutáramos con fidelidad absoluta LA GRAN COMISIÓN. Creo, olvidan textos tan contundentes como este. “Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad, y de las cosas que están escritas en este libro. El que da testimonio de estas cosas, dice: Ciertamente, vengo en breve.” (Apocalipsis 22: 18-20.) Para asustarse ¿No?

Solo imaginen Uds. a Jesús, Pablo, Timoteo y Sila. A Pedro, Bernabé, Felipe y el joven Marcos. A Lida, Tabita, María Magdalena y María de Betania enviándose cartas tratando el problema de opresión por parte del emperador y de las autoridades romanos en esa región. ¿Será, que si ellos se hubiesen ocupado de eso, el Evangelio de Salvación se conocería en el mundo? Buena pregunta para meditar y cambiar de actitud.

Cuando Pedro manda “Honrad a todos. Amad a los hermanos. Reverenciad a Dios. Honrad al rey” (1 Pedro.2:17). No estaba apoyando al gobernante, por favor, era la voz de Dios a la cual obedecía como siervo fiel. “Por lo tanto, aun cuando su religión era ilegal, los cristianos procuraban vivir como buenos ciudadanos en un ambiente hostil, aplicando todos los días la ética manifestada en la vida de Jesús y contenida en el ejemplo y en las enseñanzas de los apóstoles. Ganaron buena reputación por la pureza de su vida y por su bondad para con sus prójimos. El gobierno odiaba y finalmente llegó a temer más y más al cristianismo, pero el pueblo apreciaba cada vez más la clase de vida manifestado por los cristianos”. Comentario Bíblico Adventista.

¿Cómo les parece?

¡Hasta la semana que viene Dios mediante por la WEB!

William Amaro Gutiérrez

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios