#OPINIÓN Se busca un emprendedor: Pero, ¿cómo haces para hacer todo? #15Oct

Italo Olivo | Ilustración: Victoria Peña |

“Tendremos tiempo suficiente, solo si lo usamos correctamente.”

Goethe

Te sientes muchas veces con ansias por lo que tienes que hacer.

¿Vives constantemente con el agua al cuello?

Te parece siempre, que ¿no tienes suficiente tiempo?

¿Llegas a menudo tarde a tus citas?

El tiempo es democrático y el día solo tiene 24 horas. Es el bien más precioso que tenemos.

No existen misiones imposibles, siempre y cuando se sepa por donde empezar, para no estrezarnos mucho.

“Las personas pueden ser clasificadas en dos grupos, impulsivas y reflexivas. Las primeras están orientadas al presente, actúan por impulso. Las segundas, están orientadas al futuro, además de que valoran siempre las ventajas y desventajas de cada situación. Visto que la vida presenta una gran variedad de situaciones, lo ideal es ser flexibles y entender, cuando es necesario decidir rápidamente o cuando se puede tomar tiempo para reflexionar” nos señala el psicólogo Giuseppe Santonoccito.

La primera cosa que dicen los instructores, es que debes saber, que cosa quieres hacer y cuales son tus objetivos, pero para todo el mundo, esto no es fácil. En este sentido, Stephen Covey, autor del libro ” Las siete reglas para tener éxito” da un ejemplo muy extremista en este caso, aconsejandonos de imaginar, los discursos y palabras que se dirán en nuestro funeral. Al final la sustancia es : Preguntarnos que queremos llegar a ser y que queremos conquistar.

Una vez fijados los objetivos, es necesario que los insertemos en nuestra vida. Debemos hacer cada día, alguna cosa que nos guste. Si nuestra pasión es el desarrollo de nuevos productos alimenticios, cada semana debemos ir al supermercado, para observar que ideas nuevas encontramos.

Debemos aplicar la regla del 21. Un truco para consolidar una actividad, es aquel de convertirlo en un hábito. Todo aquello que entra en nuestra rutina, en realidad es más difícil de sacarlo de nuestra vida cotidiana. En este sentido, la experiencia nos enseña que 21 es el número clave. Si hacemos algo, por lo menos durante 21 días seguidos, se convertirá en un hábito y por tanto en una actividad consolidada. Por tanto, nos debemos habituar en hacer aquello que funciona para nuestros objetivos y así será más difícil perderlo en el camino. Por eso, esfuérzate como emprendedor en trabajar en una idea de negocios; si lo haces porlomenos en 21 días, esta hecho.

Debes pasar de la mente al papel. Sí tienes una lista de cosas por hacer, muy bien, entonces ponlas en blanco y negro.

En vez de empeñarte en un programa pesante, que exige una inversión de tiempo importante, comienza con las pequeñas acciones, que requerirán poco esfuerzo y poco tiempo, (1 a 15 minutos) al día, ayuda a cambiar, interrumpe la rutina y es muy motivante.

Para concentrarse mejor, se debe evitar o por lo menos limitar, las interrupciones de los ladrones del tiempo, como los mails, las redes sociales, la televisión,las peticiones de los colaboradores, etc. Debemos evitar aquel comportamiento, que nos hace enviar mails de trabajo en una fiesta o chatear con los amigos durante una reunión. Cómodo, pero también muy estresante y al final muy dispersivo.

Se deben poner límites; una cosa a la vez. Debemos concentrarnos en las cosas importantes y no en aquellas urgentes, que por lo general no son importantes.

Levantarse 10 minutos antes, para reflexionar y prepararse ante un nuevo día y llegar 10 minutos antes a una cita, para recuperarse de un eventual retardo, pero sobretodo, para pensar, observar y encontrarse uno mismo, son 10 minutos que no son perdidos.

Las cosas breves, se deben hacer de inmediato; y lo más pronto posible, quitarse aquellas más desagradables.

Delegar mucho, es la mejor manera para alargar nuestro tiempo.

Si estas retrasado, ni modo, no te afanes.

Definitivamente recuerda, “sueña como sí fueras a vivir para siempre; y vive coomo sí fueras a morir hoy”.

Italo Olivo

www.iolivo.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios