#OPINIÓN Los jesuitas detrás del telón #20Oct

Jorge Euclides Ramírez | Ilustración: Victoria Peña |

En Venezuela hay un actor político muy activo y decisivo pero que actúa detrás de bastidores, su presencia es esencial pero se mueve tras el telón, Los Jesuitas. Incluso el Frente Amplio es su creación y el principal beneficiario de sus ideas, proyectos e investigaciones. Esto no es un secreto pero tampoco nadie lo dice públicamente porque como católicos somos obedientes a los dictados  de la Biblia que instruye bajar la mirada ante la luz intensa y cegadora instalada sobre la montaña de nuestra fe.

Los Jesuitas son de tan cuidado tenerles que el Vaticano los obligó a un cuarto voto.  Además de los votos de pobreza, castidad y obediencia comunes a todos los sacerdotes, los miembros de la congregación Sociedad de Jesús agregan el de la absoluta fidelidad al Papa. Pareciera este ultimo voto innecesario por tácito ,pero si revisamos los cismas y las conjuras que han existido contra el poder de los Papas este cuarto voto jesuita cobra una gran significación, convirtiendo a los jesuitas en un poder temible dentro de las duras confrontaciones que se libran en el interior de la iglesia católica.

Pero no se crea que para los obispos de Roma sea de gran comodidad tener un aliado de esta naturaleza, ya que si bien han sido sus alfiles, son de tal manera aguerridos en sus posiciones teóricas y sociales que han sufrido toda clase de persecuciones y exclusiones. Pongamos ejemplo que Voltaire, Diderot y Rousseau, dados a pugnacidades entre ellos coincidían en ver a los jesuitas como enemigos temibles debido a la fortaleza de sus posiciones teóricas y su incansable trabajo en educar al pueblo para convertirlo al catolicismo. Napoleón Bonaparte les temía y los odiaba, diciendo que los jesuitas no eran una congregación de religiosos sino un ejército implacable e intrépido.

Y es que en verdad los jesuitas son la vanguardia intelectual del catolicismo, su educación es de altísimo rigor en filosofía, teología, historia y en un gran espectro de saberes humanistas, agregando el aprendizaje de varios idiomas ya que el mismo San Ignacio decía que un soldado de Jesús debía estar presto a misionar a cualquier parte del mundo cuando fuera requerida su presencia y por ello debía tener un dominio solvente de los idiomas mas hablados por los diferentes pueblos.

Para no extendernos más en consideraciones sobre su presencia como católicos insertos dentro de la cotidianidad terrenal y su especialidad en adentrarse en las complejidades de los procesos sociopolíticos, leamos lo que dijo uno de los Papas mas ilustrados del siglo 20 Pablo VI.”Donde quiera que en la iglesia, incluso en los campos más difíciles o de primera línea, ha habido o hay confrontaciones: en los cruces de ideologías en las trincheras sociales, entre las exigencias del hombre y mensaje cristiano allí han estado y están los jesuitas”.

Teniendo este contexto como marco podemos entonces valorar en su debida importancia la designación del Padre Arturo Sosa Abascal como Superior de la Orden Jesuita, para la cual no debe cabernos la menor duda tuvo influencia   Francisco, primer Jesuita en la Historia que llega a ser Papa. Muchísimos santos pero ningún Papa en esta congregación, hasta ahora. Y si al Superior de los jesuitas se le llamaba el Papa Negro por su inmenso poder dentro del mundo católico, imaginemos cuanto poder no tendrá Arturo Sosa como uno de los hombres de extrema confianza del Papa, los dos sudamericanos.

La Iglesia Católica es discreta y eficiente  lo dice el Cardenal Parolin, mano derecha del Papa Francisco. El mismo Parolin que fue Nuncio Apostólico en Venezuela. El cuarto voto de los jesuitas significa obediencia total al Papa y todo indica que la línea del Vaticano será luchar para que en Venezuela se supere el Pecado Estructural que denunciaron los jesuitas existe  en Venezuela producto de las políticas gubernamentales. Esperemos, Dios y el Vaticano con nosotros.

Jorge Euclides Ramírez

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios