#OPINIÓN Lectura: El universo #22Oct

Carlos Mujica | Ilustración: Victoria Peña |

El universo es un todo. Nos lo imaginamos como un inmenso globo. Hay quienes definen su totalidad como materia. Pero materia en esa totalidad tiene sus particularidades en las diferencias. Einstein fue un adelantado en la concepción de su famosa fórmula, la ecuación: E=M. (energía es igual a la masa). Estos son los componentes del Universo: Energía y masa. Hay quienes prefieren el término materia al de masa. Nosotros nos quedamos con el de la fórmula. Pero con su ecuación debía demostrar también cuál es la operación para convertir la masa en energía, a la igualdad: E=M, agregó que debía multiplicarse la masa por la velocidad de la luz al cuadrado.

Como la luz no tiene velocidad comprobable, difiero en ese sentido de Einstein. Y prefiero “la energía” porque la velocidad de la luz es la velocidad de la energía. Einstein lo entusiasmó la proposición de Maxwell acerca de la luz y pienso que se acogiera a la luz por seguir a Maxwell.

Para complacencia de mis lectores, la conocida ecuación de Einstein es como sigue: E=M. C2. (Energía es igual a la masa por la velocidad de la luz al cuadrado. Vayamos, ahora, a nuestro aporte científico; debo hacerles recordar que Einstein murió en el año 1955, muchos años antes de que se iniciara la era espacial que comenzó en los últimos cinco años de la década del cincuenta, década en la cual dejó de existir. De modo que Einstein no conoció los vuelos espaciales de los astronautas y de los cosmonautas, denominaciones con las cuales se nombran respectivamente los tripulantes norteamericanos, los primeros; y los segundos, los tripulantes de la entonces Unión Soviética.

Se confirma que el Universo está compuesto de masa y energía; y que las caminatas de los astronauta y de los cosmonautas por el espacio aportaron muchos conocimientos acerca de aspectos hasta entonces desconocidos del Espacio y del Universo. Del espacio se confirmó que era ingrávido; es decir, la atracción no privaba en él. Del Universo se conoció que su espacio no podía generarse la luz, razón por la cual el Univeroso es oscuro y además muy frío. De modo que había que investigar cuáles eran las razones que tenía el Universo y con él su espacio para que hubiese ingravidez y para que igualmente fuera oscuro como la noche y muy frío. A comprobar y esclarecer estos fenómenos dedicamos, desde entonces, nuestros esfuerzos.

Y con los resultados de estos aspectos habremos de escribir la columna de la semana que sigue a ésta en la cual ofrecemos la constitución del Universo.

Carlos Mujica

[email protected]

@carlosmujica928

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios