#OPINIÓN Lectura: Ingravidez o imponderabilidad #3Dic

Carlos Mujica | Ilustración: Victoria Peña |

El Universo en su totalidad, hasta el presente, no ha sido descubierto. Newton, trató como aspectos suyos las leyes del movimiento y de la gravitación universal. Einstein, en su teoría de la relatividad da preeminencia a la relación del desplazamiento de un cuerpo en una dirección, mientras simultáneamente otro cuerpo se desplaza en dirección contraria. Nos referimos a ese gigantesco globo esférico, finito, no porque no tenga límites fuera del cual haya algo que no sea del Universo, sino porque en su interior están todos los cuerpos ponderables: galaxias, cúmulos, nebulosas y en éstas los millones de millones de millones de estrellas; los planetas y demás cuerpos ponderables. El espacio interior de ese globo es ingrávido o imponderable; no lo afecta la atracción; todos los cuerpos sumergidos en él carecen de peso debido a la imponderabilidad o ingravidez.

Es un espacio inercial; rige la inercia. La inercia es esa ley que descubrió Galileo que permite que los cuerpos ponderables permanezcan en reposo o en movimiento. La primera ley del movimiento de Newton es una reproducción del descubrimiento de Galileo. La inercia con el movimiento rectilíneo y uniforme están en la raíz de las órbitas. Los cuerpos ponderables mediante e l apego a la línea recta y el movimiento uniforme siempre regresarán por la órbita a su lugar de partida. Como el espacio es ingrávido o imponderable, todos los cuerpos ponderables que se mueven en él son ingrávidos o imponderables. La órbita obedece a la ley de la inercia, de la línea recta y del movimiento uniforme.

Tomaremos de ejemplo nuestro planeta Tierra como cuerpo ponderable: la Tierra se mueve en línea recta a la velocidad de 30 kilómetros por segundo (movimiento uniforme). Razón por la cual, cada 365 días (un año) la Tierra regresa a su punto de partida por su órbita fija, como todos los demás cuerpos ponderable que se desplazan en el espacio sujetos a la inercia, la línea recta y al movimiento uniforme.

La órbita, pues, es una trayectoria fija de todos los cuerpos ponderables que les permite regresar a su punto de partida y evita, con ello, el desorden en el movimiento. La Tierra, como todos los cuerpos ponderables se ha estado moviendo desde que el Universo es el Universo sin faltar a la ley que rige las órbitas. No hay por eso ningún riesgo con el movimiento, debido a que todos los cuerpos permanecen siempre sobre una órbita.

Carlos Mujica

[email protected]

@carlosmujica928

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios