#OPINIÓN Ventana abierta: ¡Llegó Pacheco! #4Dic

Eduardo Iván González González | Ilustración: Victoria Peña |

Para recordar:

“…¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle.”

(Mateo 2:2).

Para esta época, por el mundo entero se oye: ¡Llegó la Navidad! o ¡Feliz Navidad!Pero, habrá  personas, acá en Venezuela, que dirán ¿cuál navidad? Si no hay mucho dinero, o motivos por el cual celebrar, aunque hay gobiernos o personas que quieren forzar que se vea una pantalla de alegría, luces, cuando la realidad es otra.

Algunos, lo miran desde el punto comercial. Hay otros que lo hacen por el niño Jesús (pesando en los regalos para los niños, o el desaparecido intercambio de presentes).Involucrados, contagiados o no, con el momento, hay quienes recordamos que hace más de 2.000 años nació el Salvador del mundo.

Hablando de diciembre ¿sabe usted de dónde viene el término Navidad? En ésta época, suena otra frase: ¡Ya llegó Pacheco! Y ¿por qué dicen así?

Según informe21.com,  cuentan que Pacheco era un floricultor que venía desde Galipán a Caracas, para vender sus flores, y según los redactores de la página, era una manera de escapar del fuerte frio que hace en el cerro el Ávila, Caracas y otras ciudades. Y “los habitantes de la capital, al ver venir al floricultor comenzaban a gritar: “Bajó Pacheco” o “Llegó Pacheco”. Desde entonces esa frase se asocia con dos cosas: La Navidad y el frío.

Por el frío decembrino del oriente medio, se demuestra que no fue época para que naciera el Hijo de Dios, es decir la Natividad de Jesús; o su nacimiento (de allí viene Navidad); algo que puede haber ocurrido entre marzo y abril, pero lo importante es:Que unos magos (sabios), preguntaron al rey Herodes: …¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle”.

Según la página web, tendencia21.com, aunque la Biblia los menciona como magos, ese sustantivo (mago) tiene dos significados: El que hace magia negra o común; el que consulta a los astros, que es el astrólogo, quienes piensan que tienen vida. Y la otra acepción, según distintas fuentes, eran unos sacerdotes, científicos, ricos y venían del Oriente.

Ellos llegaron a Belén, porque vieron una estrella y no era un astro común, o un cometa,pero eso los animó a explorar y viajar. Y los magos encontraron respuestas de lo indagado,porque la estrella que vieron, era un grupo de ángeles adorando, que los guiaron al recién nacido Hijo de Dios (Mateo 2:9; Lucas 2:8-15). Gracias al cielo que fue así, porque la humanidad estaría adorando o venerando a una estrella, más que Jesús o a Dios y eso estaba o está prohibido (Deuteronomio 4:15,16).

Hoy, con la ayuda de Internet, cualquier persona puede enterarse de todas las profecías que apuntaban al nacimientos de Jesús: Entre otras: 1) Que nacería de una virgen (alguien que no conocía o tenía marido) Isaías 7:14; Mateo 1:23;  2) Se habló de Él, como Dios, Eterno, (Isaías 7:14, Apocalipsis 1:8); Príncipe de paz, Pan de vida, Isaías 9:6, 1ª Juan 5:20, Juan 6; 3).El lugar exacto de nacimiento iba a ser Belén y allí nació (Miqueas 5:2, Mateo 2:5). Y hay muchas profecías más, como es de esperarse, escritas en el Antiguo Testamento que apuntan a Jesús o su inmaculado nacimiento.

Deberíamos emular las acción de los magos, porque llegaron al “rey de los judíos”, a Jesús, Emanuel, que es Dios con nosotros; porque venían a “adorarle” y solo Dios, es el único que merece Adoración (Salmos 148:13; Lucas 4:8).Y ahora,el mejor regalo que podemos pedirle al Eterno, no es ver al niño envuelto en pañales, sino percibir su Segunda Venida (Mateo 25:31), que significa aceptar que viene en gloria muy pronto, con sus ángeles y ahora lo hará como “Rey de reyes y Señor de Señores” (Apocalipsis 19:16), sin dejarnos llevar por el comercio,apariencia, miedo al qué dirán, cultura, ignorancia o indiferencia, sino por un “Escrito está”. Amén.   

Eduardo Iván González González

www.ventanabiertalmundo.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios