#OPINIÓN Reflexión en positivo:Se perdió el sentido del amor patrio por intereses personales #5Dic

José Gerardo Mendoza Durán | Ilustración: Victoria Peña |

En todos los países que se han desarrollados los que quieren y desean avanzar en todos los sentidos, deben tener primero como materia prima la confianza, siendo el insumo más importante para producir garantías y seguridad, que los inspire a que sus esfuerzos van a ser respetados y su productividad es un aporte o superávit  o valor agregado, en gratitud a su patria y es obligación  de todo buen ciudadano  que produce con responsabilidad más de lo que consume y jamás  pregunta  ¿ quién se beneficiara de mis esfuerzos?  ¡ Que por Dios Santo ! esto se extiende  como polvo cósmico, es el bien para todos y si hay un mensaje de paz, invitación al trabajo, a la  convivencia y bienestar para todos; por medio del trabajo honesto, usando la voluntad en hechos y realidades, que atraigan  confianza, que quien desea producir sienta que se le respeta y admire, se le aplauda su trabajo y productividad y no se le tome como un adversario o enemigo,de por si el solo hecho de producir y asumir con dignidad todas las trabas y obstáculos que a cada día recibe como premio , ¿ con quién puede contar el sector productivo ? cuando dicen por ahí, que hay un gobierno malo dirigido por malucos,  ojala estemos exentos de esto.

Winston Churchill, nos dejó un mensaje muy claro, aplicable y muy al dedo en este momento que esta golpeada la patria; cito, “El problema de nuestra época consiste en que los hombres no quieren ser útiles, sino importantes”,  creo que eso es aplicable a nuestra Venezuela, da la impresión, de que se perdió el sentido del amor patrio por intereses personales, cada quien arrima la brasa para su horno, a donde los demás no tienen acceso, ni te conozco; por ejemplo: cuando se ve un programa de opinión que supuestamente luchan y están unidos contra una tal usurpación o dictadura, eso es plomo cerrado, como los peores enemigos, en un desgarramiento visceral, que solo se ve aquí, preguntamos, ¿eso es buscar la paz y la unión? Difícil de entender, si según ellos los une un solo motivo; pero sus actuaciones dictan lo contrario y no convencen de que los motivos, la búsqueda de solución de un país tan convulsionado, que pide a gritos una solución pacífica y no el promotor de la desgracia de todos, de una forma indolente, insensible, de un quítate tú para ponerme yo; con un discurso divisionista, que en vez de animar, de inspirar surte lo contrario, frustran las aspiraciones y coartan el derecho a vivir en paz, motivan cruelmente  la diáspora y la desintegración de los más sagrado, “La Familia”.

Hagamos oraciones,  para que a nuestra patria, Venezuela, regrese la convivencia, que el tiempo se aproveche en producir y no se malgaste en lo que vemos todos los días, como un castigo, ejemplo: manifestaciones más manifestaciones, una detrás de la otra, cola para todo, ningún servicio sirve, caras tristes, muchísimas personas pasando hambre, harapientos y sedientos, cada día la agonía supera rayos luz, a quien desea superar la catastrófica, que siempre fue anunciada, pero se hizo caso omiso, como pasa siempre, la indolencia por encima de la armonía y decencia, ¿no sé qué paso con nuestra señoría? ¿Será que caímos en un dicho popular? Que dice, que “El que no viene de buena madera, lo que puede llegar es a palillo”; dicen por ahí, que los ojos no sirven de nada, si es que la mente no quiere ver, por ellos debemos ver, que no hay derecho ni razón, para perder el derecho a vivir en armonía y que no siga la estampida de nuestra familia.

Como puede ser un país productivo si no hay estímulo a quienes desean producir, poniéndoles trabas a sus deseos de ser útil, si en nuestra patria petrolera, es una calamidad, un gran esfuerzo, un gran sacrificio, una pérdida de tiempo y desgaste físico para surtir gasolina y otro producto que requiere la productividad, puede un país producir, que si se daña el tractor  no hay repuesto, equipo que se dañe va para el cementerio de chatarras, el parque automotor de las fincas ya está como en Cuba, no se sabe que marca son, los han convertidos en un híbrido, les adaptan las piezas de una forma ingeniosa, pero no envidiable, no sé cuál será la idea, pero si pueden estar seguro, que no animan, es una promoción a la pobreza y un atropello a la inteligencia, cuando una persona con capacidad desea hacer y promover, crear puestos de trabajo, pero la traba de no dejarlo desarrollar esta por encima de montes endemoniados, que solo producen efectos negativos, que no han dejado ni un solo rubro e institución que no halla sido destruida o afectada, convirtiendo según sus ideales en un país de gente transidos, que Dios nos proteja y no lo permita, te lo pedimos padre nuestro, salva a nuestra patria y míranos con compasión, el castigo ha sido muy largo, alúmbranos el camino, que nos vuelva a conducir al mundo de los hacedores y no a los destructores.

Ahora más que nunca el campo es la solución, unidos todos por la paz, la convivencia, el respeto y la prosperidad de nuestro país.

José Gerardo Mendoza Durán

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios