#OPINIÓN Decir la verdad para conseguir la libertad y formar líderes de relevo: “Miedo a la libertad versus el libertarismo” #15Dic

Juan José Ostériz | Ilustración: Victoria Peña |

El “Miedo a la Libertad” es un libro escrito por el psicoanalista y psicólogo social Erich Fromm publicado, originalmente, en los Estados Unidos en 1941. La obra explora:
• El concepto de libertad
• La libertad en la historia
• Escapando de la libertad
• Libertad en el siglo XX: sobre la relación cambiante entre la humanidad y la libertad. poniendo énfasis en las consecuencias de la ausencia de la última y en las condiciones psicosociales que permitieron la emergencia del nazismo.

En estos cuatro capítulos Fromm:
• Examina la democracia y la libertad política.
• Alaba los modelos de democracia moderna y de nación industrializada.
• Advierte que la libertad externa proporcionada por dichos modelos no puede ser aprovechada completamente sin una libertad interior equivalente.
• Sugiere que a pesar de ser libres de influencias autoritarias, las personas que habitan en sociedades en las que operan los modelos mencionados están dominadas por los consejos de expertos y la influencia de la publicidad.
• Muestra la manera de ser libre: cómo un individuo es ser espontáneo en la autoexpresión y el comportamiento.
• Dice que “sólo hay un significado para la vida: el acto de vivirla”, pero a la vez:
• Advierte que para estar verdaderamente en contacto con la humanidad es necesario estar en contacto con aquellos con los que se comparte el mundo.
• Fromm, tras haber observado en los hechos nazistas cómo aumentó el “temor a la libertad”, se podría decir que el ser humano siempre tratará de escapar por medio de los mecanismos de evasión.
• Una vez que el ser humano haya superado el temor a enfrenarse con su propio yo, sus propios deseos y necesidades podrá este ser realmente libre. ¿…?
• La libertad que nos presenta la sociedad europea (1941) y hoy más válido a pesar de los avances democráticos-:
o está centrada en lo que la sociedad quiere de nosotros,
o de cómo debemos trabajar, producir y movilizarnos en la sociedad dentro de las labores que debemos cumplir como miembros de ella
o No es -en sí- que estemos destinados a ser esclavos de nuestra sociedad, pero la forma de zafarse de ella conlleva una serie de conflictos internos relacionados con la soledad, la rebeldía y un odio interno que al final lo hace evadir la responsabilidad de ser libre soportando o arrastrándose al poder.
o Sólo cabe esperar que la “desesperación del autómata humano no sea suelo fértil para los propósitos del fascismo y de cualquier totalitarismo
• “El hombre será libre cuando se preocupe realmente por sí mismo y cuando sea consciente de sus necesidades.” ¿…?

Analizados, en forma sintética, esta magnífica obra de Erick Froom, intentaremos desarrollar el “cómo” construir y llevar a cabo “la libertad del ser humano”, basado en los principios del “libertarismo”, respetando en lo social a los demás individuos y aceptando ciertos límites a su individualidad.

LIBERTARISMO

El libertarismo o liberalismo libertario es una filosofía política que afirma la vigencia suprema de la libertad individual, es decir, el derecho del individuo sobre sí mismo, cuyo límite no es otro que el derecho ajeno.

El sustento de la ideología libertaria es:
• la libre asociación,
• la política anti estatista y
• la economía capitalista de libre mercado (laissez-faire),
pues, para los libertarios toda relación humana:
• debe ser producto de pactos voluntarios y
• la fuerza solo puede emplearse legítimamente contra otros de manera defensiva o ante el incumplimiento de un acuerdo (principio de no agresión).

Las influencias más notables del pensamiento libertario son el liberalismo clásico y el anarquismo filosófico. A pesar de la diversidad de justificaciones teóricas libertarias en casi todos los partidos e ideologías de cualquier signo, comparten como principios:
• el respaldo de la asociación voluntaria,
• la propiedad privada,
• el reclamo por la desregulación del comercio,
• la afirmación de la intrínseca libertad y
• la mínima o nula intervención estatal. en cualquier aspecto de la vida.

Al abogar por la maximización de los derechos individuales, los libertarios, generalmente, se declaran en contra:
• del servicio militar obligatorio,
• de la prohibición de la venta y consumo de drogas y armas,
• de la regulación de la sexualidad, la pornografía y la prostitución voluntarias entre adultos responsables de sus actos, y
• se oponen prácticamente a toda injerencia del Estado en las decisiones del individuo sobre su cuerpo y sus bienes.
• No obstante, hay algunos temas en los que los libertarios no tienen una opinión definida, como el aborto, las patentes y derechos de autor, las acciones militares defensivas, la pena de muerte o la militancia partidista.

Próximo domingo: Principios Filosóficos del Libertarismo.

Juan José Ostériz

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios