#OPINIÓN “Esta historia debe ser contada” #12Ene

Macarena González Machado | Ilustración: Victoria Peña |

Primera semana del 2020, terminando de dar abrazos fraternos y llenos de buenos deseos, de Paz, Prosperidad y todas esas palabras bonitas que evocan a la humanidad soñada, donde ángeles rodean a seres de buena voluntad, todavía nos saludábamos en las calles con expresiones en nuestros rostros muy similares a las de los pobladores de porcelana que hay en algunos pesebres, sutiles, sonrientes y esperanzadas…y de la nada ¡zassss! 3 de enero, no habían llegado los Reyes Magos en la tradición Cristiana Católica, y ya se hablaba del inicio de la III Guerra Mundial, con el operativo norteamericano ordenado por el Presidente Donald Trump que puso fin a la vida del General Iraní Qasem Soleimani en suelo Iraquí.

Y las redes sociales se convirtieron en ágoras modernas, donde se honraba convítores  de “likes”  o castigaba con lapidarios abucheos  de duros tweets a los protagonistas de una nueva trama.

Dos días después, en Venezuela se asumió otro capítulo en la historia política; el primer domingo del año, tranquilo, la ciudadanía sólo esperaba la juramentación de la Junta directiva de la Asamblea Nacional, en su último año de ejercicio legislativo; pero este hecho tampoco se dio con la formalidad y normalidad añorada de países europeos, donde el protocolo marca el ejercicio del poder. En palabras cortas terminamos pegados a las pantallas observando la trama del asedio del Parlamento por la Guardia Nacional  y otros organismos. (todavía no habían llegado los Reyes Magos).

Fue un milagro tener internet (casi usando papel aluminio en la cabeza para tener conexión a la red, como en la película Señales de M. Night Shyamalan, lo hicieron los protagonistas ) al encontrar señal, en minutos, la indignación se hizo sentimiento colectivo,ver la actuación de un grupito de diputados usurpando funciones de Junta Directiva, juramentándose enclaustrados, como si el ejercicio de la Función Pública fuera un juego; donde el que llegue primero con trampa y como sea gana.Un diputado, jurando no se ante qué deidad ni ante qué autoridad cumplir la ley se proclamó presidente con la potestad emanada de un millón de dólares recibido del régimen. Nadie podía entender que un acto solemne se diera de espaldas a la Constitución, a la Nación y sin una pizca de sentido común.

En minutos, vimos a un grupo numeroso de Diputados encabezados por el Presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó, saltando las cercas de una estructura histórica y forcejeando en trajes contra el componente militar anti motín, que prohibía el paso.  Esa imagen, le devolvió la dignidad a una nación pisoteada y hastiada de promesas sin mayores resultados en el día a día del venezolano.

Horas después, estos mismos 100 diputados se congregados todos en la sede del Nacional, como lugar de reunión y enviaron un mensaje al país. Unificaron su quorum y votación para dar respaldo a Juan Guaidó como cabeza de la resistencia democrática en Venezuela. prácticamente un nuevo pacto político se gestó esa tarde. Lograr unidad por encima de las diferencias para rescatar la República.

El día 7 de enero, siendo el primer día de sesiones ordinarias, la historia no fue distinta, los mismos militares aferrándose a ideas decadentes, volvieron a impedir el paso, pero esta vez, estos 100 diputados tuvieron hambre de justicia, y a empujones tomaron control del Parlamento. Con la Junta Directiva saliente se juramentó la vigente en la sede legislativa, tratando en medio del caos institucional de restablecer orden.  Este hecho, reafirmó las alianzas políticas del Poder Legislativo con el mundo, en nuestra lucha no estamos tan solos como muchas veces nos sentimos.

Hice tal resumen, que seguro muchos conocen, porque las decisiones políticas asumidas con convicción, esas que fortalecen nuestro ideal, merecen ser contadas mil veces.  Empezar a escribir la historia del lado de los que persisten y vencen.

Valorar un momento de Justicia para una nación azotada por tantos males, para entender de una vez por todas, que existen decisiones y acciones que pueden devolver la confianza al país. 

Me preguntan muchos amigos, ¿y ahora qué?; como esperando ser defraudados nuevamente; razones han existido para sentirse de esa forma, en esas los errores asumidos, propios de un oficio donde no se hace casting para seleccionar mejores actores, el razonamiento es básico:  Los actores no vienen de Krypton, nacen en los entramados de la sociedad hostil de la que somos parte;con luces y sombras. No aspiro pues que tengan fe ciega, ni mucho menos que se vuelvan fanáticos. Hoy aspiro que pongamos fin a la larga película; porque todos somos protagonistas y victimas, pero también guionistas creadores. Si lo decidimos.

Es un deber reconocer a los 100 parlamentarios, hombres y mujeres dignas, que transformaron con valentía y coraje, un escenario preparado para la desolación, en una victoria pequeña, pero importante.

No sé si viene la III Guerra mundial, o si los Reyes Magos fueron responsables de este reencuentro…  incluso sería irresponsable asumirse como oráculo y pretender gobernar sobre el porvenir como si el adversario se hubiera cansado de mandar; ningún partido político tiene un manual con remedios para males como el nuestro, por lo que sólo espero que, en el calor de nuestra crisis, estemos a la altura de la dificultad, que la crisis nos encuentre haciendo. Luchando hoy para que exista mañana.

Macarena González Machado

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios