#VIDEO Monseñor Víctor Hugo Basabe: A la Pastora hay que pedirle que nos libre de la desesperanza y la resignación

Pacifico Sanchez | Foto: Archivo IMP |
oznor

Hace 164 años que el padre Macario Yépez trajo a la Divina Pastora para que salvara al pueblo de Barquisimeto de la peste del cólera. Hoy cuando han reaparecido enfermedades y aparecido otras, le pedimos que nos libre también de enfermedades fuera de lo físico, como la desesperanza y la resignación.

Así lo expresó para El impulso.com. monseñor Víctor Hugo Basabé, obispo de San Felipe y administrador apostólico de Barquisimeto.

¿Cuáles son sus expectativas ante la visita de la Divina Pastora desde su santuario de Santa Rosa?

-Saludo a todos los seguidores de Elimpulso.com. en este momento en que nos preparamos para una nueva peregrinación. Las expectativas son de alegría, gozo, confianza y gracia al Señor. Desde ya sabemos que la movilización será  grande a pesar de las grandes dificultades. Ya nuestro corazón se va llenando de agradecimiento a Dios por este don que nos ha hecho de la Santísima Virgen María en esta imagen, que es la protectora de todo el pueblo barquisimetano.

-Cuando la Divina Pastora vino por primera vez fue porque había una gran  mortandad a causa del cólera-¿Qué le pediría usted para tantos enfermos que hay ahora?

-Ciertamente.  a estas dificultades que 

está viviendo el país  si algo se refleja es en la reaparición de viejas enfermedades y en la aparición de nuevas cuando hay menos médicos, menos medicamentos y los hospitales no están en buenas condiciones para atender a los pacientes. Pero, lo más preocupantes es que hay otros tipos de enfermedades que van más allá de lo físico: La desesperanza, porque hay que gente que piensa que no hay salida para esta situación y la resignación, porque también se cree que se tiene uno que resignar a todas estas calamidades. Tenemos que pedirle a la Divina Pästora que, así como el padre Macario Yépez, le pidió hace 164 años que nos librara del cólera, hoy nos libere de las enfermedades del espíritu 

libre de esas enfermedades y sobre todo de las enfermedades del espíritu que no permiten encontrar salidas.

-Hay más de cuatro millones de venezolanos que han migrado y se estima que seguirán muchos más saliendo. ‘¿Cómo siente este fenómeno?

– El fenómeno de la migración ya nostoca a todos. Raro es la persona que no tengan un amigo, un familiar. un vecino, fuera del país. No es ajeno a nuestra realidad.. Yo,  particularmente. he visto como mi único hermano varón ha tenido que salir del país con su esposa y con sus hijos para buscarle un mejor nivel de vida a su familia. Venezuela, que fue un país de acogida,  hoy está viendo cómo sus ciudadanos van saliendo diariamente hacia otras tierras.. Estamos perdiendo recursos humanos valiosos. Tenemos que asumir que este es un problema muy serio. La migración ha traído tristeza y desconsuelo.  Es un problema que tenemos que parar, pero no de la peor manera, sino del modo que los venezolanos no tengan que salir afuera para encontrar lo que pueden conseguir dentro de nuestro propio país.

-Este martes habrá una marcha convocada por la oposición y otra como respuesta del oficialismo. ¿Que le plantearía a las partes?

-Lamentablemente,  el problema de la polarización nos  está carcomiendo como sociedad. Eso trae consigo una continua confrontación entre factores políticos. que asumen posiciones diversas. Al margen de esa polarización el pueblo está viviendo grandes calamidades. Los dirigentes no saben por lo que  la poblacion está pasando. Yo le preguntaría a ellos si saben cuándo cuesta un cartón de huevos, si saben cuánto le cuesta a un hipertenso un medicamento, o cómo hace un trabajador para llegar a su puesto de labores. La dirigencia política está muy alejada de las necesidades del pueblo. Se convocan marchas y contramarchas, pero lo que la polarización hace es agudizar la situación, ya que no ayuda en nada a mejorar ese clima conflictivo que se está viviendo.

Cuando se le preguntó sobre el colapso de los servicios públicos, dijo que ya él se había dirigido, en su mensaje de preparación de la visita de la Divina Pastora, a las autoridades para que se dieran cuenta de lo que está pasando, porque siempre están negando la realidad de los problemas que se han venido agravando.

En este orden de ideas se refirió a la falta de gasolina y las colas que se forman en lss estaciones de servicio, todos los días en 17 estados del país, sobre todo en el Zulia, donde ya no se puede vivir, no sólo por falta de combustible, sino por el racionamiento del servicio eléctrico, la desaparición del transporte colectivo y, en general, todos los servicios públicos.

Todo lo que se precisa para vivir con tranquilidad y llevar una vida digna, se ha perdido.

¿Cómo es posible que en el país no se tome en cuenta la pérdida de tiempo para conseguir gas doméstico o compra de alimentos?

No se cuenta la cantidad de horas que se pierden en productividad.

Todas estas fallas son consecuencia de un modelo político y económico que ha fracasado y mientras no se reconozcan sus consecuencias, no podrá haber un cambio en las condiciones de vida de la población.

Monseñor Basabe dijo que se ha podido observar una gran afluencia de personas a los templos.
Como obispo de San Felipe y administrador apostólico de Barquisimeto manifestó que le pide a los obispos y sacerdotes conjugar tres verbos.

  1. Acompañar a nuestro pueblo en su sufrimiento,  en sus angustias y en sus anhelos de cambios.
  2. Ayudar al pueblo en su situación de dificultad.
  3. Defender al pueblo para que pueda expresarse

Igualmente hay que abrirle las puertas a la gente para que drenen sus preocupaciones.

Y finalmente manifestó que se espera la beatificación del Dr. José Gregorio Hernández, porque la semana pasada se logró superar el mayor escollo para ese proceso cuando la comisión médica para la congregación dio el visto bueno al milagro que hacía falta. Ahora viene el camino hacia la Comisión Teológica y la Comisión Cardenalicia, pero sus pasos serán más fáciles.

Confía en el Päpa Francisco, que conoce de la vida del Dr. Hernández, quien es el modelo venezolano a imitar por su fe en Dios y su apego a los principios cristianos, ya que vivió momentos díficiles y pudo superarlos. Es el mejor modelo para vivir los valores morales y construir este país con tranquilidad..

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios