Dirigentes sindicales advierten que en 2020 las fallas en distribución de gasolina podrían ser permanentes

ElTiempo/JesúsBermúdez | Foto: Archivo IMP |

Anzoátegui, uno de los pocos estados del país que cuentan con una refinería de petróleo, también ha sufrido fallas en la distribución de gasolina en los últimos tiempos.

Resulta algo paradójico, pero es una “historia de la vida real”. Esta es una situación que se ha sentido en todo el territorio nacional y ha afectado tanto a los habitantes como  los diferentes servicios, entre ellos, el transporte público.

Sólo en 2019, representantes de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv) reportaron desabastecimiento del combustible  (con plomo o sin plomo) en Anzoátegui hasta en cinco meses diferentes (por varios días en cada oportunidad).

En mayo se dio uno de los primeros reportes de fallas en distribución de gasolina en la zona norte de la entidad. Un mes después, específicamente, el 14 de junio, volvieron las irregularidades.

Esta problema causó largas filas de vehículos en las estaciones de servicio (E/S) durante varios días. Incluso, hubo personas que se quedaron sin una gota de combustible para sus carros y tuvieron que empujarlos hasta una de las pocas bombas abiertas en ese entonces.

Luego, el suministro de gasolina se mantuvo relativamente normal hasta finales de 2019 y justamente el desabastecimiento se hizo presente desde  unos días antes de la Navidad y hasta después de que los anzoatiguenses se desearan el tradicional “feliz Año Nuevo”.

Esto le aguó la fiesta a más de uno que tuvo que esperar hasta 12 horas para poder llenar el tanque de sus vehículos. Ahora, ya viviendo los primeros días del nuevo año surge la  interrogante de  ¿continuará esta problema?

A juicio de dirigentes sindicales ligados a la industria petrolera, las fallas en la distribución de gasolina serán permanentes durante 2020 si no se corrigen tres problemas fundamentales.

El primero de ellos y más importante, según afirmó el secretario general de la Futpv, José Bodas, es la paralización de la Refinería de Puerto La Cruz, la cual, denunció, está fuera de servicio desde hace más de dos años.

“Está paralizada por la falta de inversión y mantenimiento. Hay problemas con muchos equipos, turbinas, bombas, compresores, calderas y hornos. Estos también se está viviendo en la Refinería El Palito. Es por ello que se está recurriendo a la importación porque en la planta DA-1 (Destiladora Atmosférica Uno) de la Refinería de Puerto La Cruz, la cual producía 77 mil barriles de gasolina diario, ya no se produce nada. Se dice que para reactivar la refinería y ponerla a tono se requieren entre 800 mil y mil millones de dólares. Si no se activa la planta, cada vez que haya fallas en la importación habrá problemas con la gasolina”, explicó.

En segundo lugar, Bodas señaló que el supuesto contrabando  de combustible, que fue denunciado por diferentes dirigentes durante 2019, es otro de los problemas que deben ser corregido este año para que no se vea afectado el abastecimiento de gasolina.

“Se habla de que hay pérdidas de hasta 12 millones de dólares diarios por tráfico de combustible. No hay dudas de que ese robo también afecta la distribución en Anzoátegui”, acotó.

Advirtió que si en 2020 el Estado no busca solución a estos dos aspectos entonces “será imposible mejorar el suministro de gasolina”.

Otros factores

El secretario ejecutivo de la Futpv, Eudis Girot, expresó que el tema del presunto robo de combustible es un flagelo que se viene arrastrando desde hace varios años, pero que no se notaba gracias a que las refinerías del país estaban activas y en óptimas condiciones.

“En terminales de embarque de crudo del país se roba gasolina, diesel, petróleo, es un tema de vieja data. La diferencia con lo vivido hoy es que en el pasado había producción y el robo de gasolina no era tan escandaloso, pero era robo al fin. El problema ahora es que no se produce y la gasolina importada sigue siendo robada en los terminales de embarque. Un caso notable fue la detención, en 2015, del buque tanque Zoul Zoul, bajo la gestión, en la Refinería Puerto La Cruz, de Fernando Padrón, quien constituyó un cartel de tráfico de combustible internacional. Ese caso quedó en el olvido. Para frenar el tráfico de combustible, el Estado debe intervenir todos los terminales de embarque del país”, dijo.

En cuanto a la inoperatividad de la refinería, ubicada en el municipio Sotillo, el sindicalista apuntó que es un problema que no sólo afecta a Anzoátegui sino también a otros estados, tales como Sucre, Monagas, Nueva Esparta, Bolívar, Delta Amacuro y Barinas.

“Nosotros teníamos plena autonomía en el tema de la gasolina. Pero, la falta de inversión y mantenimiento de las plantas, así como la corrupción acabaron con el proceso refinador en Venezuela. El problema de la gasolina es una crónica de una muerte anunciada, porque se descuidó la industria desde gestiones pasadas. En el caso de la Refinería de Puerto La Cruz, Fernando Padrón, quien la dirigió desde 2005 hasta 2015, la dejó en un estado de tragedia, abandono y colapso operativo. Luego le siguió Diego Astudillo, Nelson Martínez, Jonei Ramos y ahora está siendo dirigida por un psicópata e incapaz, mano derecha de Fernando Padrón, Jorge Sicad”, acotó.

El tercer problema que está afectando la distribución de gasolina, añadió  Girot, es la falta de unidades de transporte.

Según especificó, en la zona norte sólo están operativas 17 de las 89 gandolas que eran utilizadas para surtir las diferentes estaciones de servicio ubicadas en el área metropolitana del estado Anzoátegui.

“Están paradas por problemas de cauchos, frenos, fallas en las cajas. Además, durante años no se les hizo mantenimiento y por eso están inoperativas. Esas gandolas se encuentran en el destacamento número 52. Este es uno de los problemas que afectan el suministro de gasolina”, manifestó.

A juicio del secretario ejecutivo de la Futpv, el pueblo de Anzoátegui debe prepararse para lo peor si estos problemas no son solucionados en 2020.

“El complejo refinador de la industria petrolera está paralizado. Ante este panorama, el problema de la gasolina será permanente en 2020 y las importaciones van a continuar. Prácticamente sale más económico construir una refinería nueva que reactivar las que están. Allí no hay garantía de confiabilidad para el arranque de esas plantas. Si intentan arrancar las plantas de Puerto La Cruz toda la comunidad estará en peligro. Además, el gran problema es que la refinería está dirigida por un loco (se refiere a Sicad) e incapaz que utiliza la fuerza represiva del Estado para humillar y despedir a los trabajadores que se oponen a sus caprichos de arrancar la refinería que está destruida”.

Otro elemento que durante 2019 afectó la distribución del carburante  en Anzoátegui fue su  traslado a Caracas, cuando en la ciudad capital había escasez.

Esto fue denunciado a mediados de año por  diputados nacionales, entre esos Omar González. “Se olvida que los anzoatiguenses somos venezolanos”, dijo el pasado 15 de junio.

Mientras que la parlamentaria por Monagas, María Gabriela Hernández, denunció en octubre de 2019 que de los 60 mil litros de gasolina que se producían en la Refinería de Puerto La Cruz, 35 mil eran enviados a Caracas “porque es el centro del poder”.

Lea más detalles en https://eltiempo.com.ve/

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios