#OPINIÓN Con voz propia: Legado de Castro a Revolución castrense #17Ene

Alberto Jordán Hernández | Ilustración: Victoria Peña |

“Esta gente comienza como revolucionarios y termina como gángster”, sentenció Fidel Castro en la autobiografía que le confió procesar a Norberto Fuentes “su amigo íntimo”. En el Capítulo 5 del libro de 886 páginas, trata “El Estado y la Revolución” a la cual dedica 73 folios.

De los sumisos afirma: “Tenían nombres tan truculentos como ajustados a su personalidad”

Radiografiados quedan entre nosotros los apestosos desembolsados que se disfrazan de negociadores, fortalecidos con la operación alacrán. Esta consiste en dolarizar conciencia de frágiles de oposición.  Comenzaron dádivas de medio millón de dólares y que incrementaron con el aporte de votos (después les darán patadas, como lo hicieron con los menesterosos diputados que fungían de adversarios en la primera renovación parlamentaria).

Distante del egocentrismo, rememoro la primera maniobra oficialista. En 2002 gran parte de la oposición y chavistas me propusieron para presidir la AN con definido plan y asegurada mayoría de votos. Pero proyección imagen televisiva frustró el intento y permitió al Presidente Chávez sufragar pareceres. Con Oscar Tamayo, diputado de Portuguesa, constituimos el grupo transparencia.  

Sumemos la lección Fidelista el Capítulo 7: Una organización militar con un buen aparato de propaganda.

Esto retrata lo que está sucede el único Poder Legítimo que nos dimos en elecciones los venezolanos: Asamblea Nacional (Parlamento que debemos rescatar con restitución nominal del histórico Congreso).

Socialistas revolucionarios que nos legó el “el eterno comandante” cuya imagen siguen usando post mortem en “clases magistrales” por televisoras directamente controladas, están en la citada definición de Fidel Castro.

Ponen en suplicante rodilla en tierra a Luis Parra (Primero Justicia), como presidente de la usurpada AN. Le siguen lacayos de partidos que los eligieron Franklyn Duarte (Copei), primer vicepresidente: José Gregorio Noriega (Voluntad Popular), Segundo vicepresidente. Negal Morales (Acción Democrática), Secretario y Alexis Vivenes (VP), sub secretario.

Se trata de un golpe de Estado contra el constitucional Poder Legislativo

Invocan insurrecciones de 1992 que degeneraron en sangrientas acciones.

La orientación bélica que caracteriza a quienes detentan el castrense poder, se agudiza con el caso Irán vs EEUU, por el asesinato del general Qasem Soleimani. Palpable es la involucración de Venezuela en la  guerra antiyanqui decretada por la República Islámica. Palpable la alianza de esta potencia junto con Rusia, China, Turquía e India, con el desgobierno apadrinado de Nicolás Maduro.

Ostensible es también la posición de EEUU, junto con cerca de 60 naciones que desconocen la narco dictadura y defienden como Presidente (e) de la República al parlamentario Juan Gauidó. Pese a la aberrante oposición de la cúpula militar liderada por el camarada G/J Vladimir Padrino, el líder parlamentario del partido VP fue ratificado en la Presidencia. Le acompañan:

Tras presentar una propuesta que ratifica a Juan Guaidó como presidente de a Juan Pablo Guanipa (Un Nuevo Tiempo) primer vicepresidente y a Carlos Berrizbeitia, Proyecto Venezuela segundo vicepresidente. Secretario designaron a Ángel Palmieri, UNT; y a José Luis Cartaya, ratificado por tercer años como Sub secretario.

Dignidad se impone frente al castrocomunista régimen que intimida con las armas de acobardada fuerza militar.

Fuera debe quedar el oportunismo electoralista. Luchar por unidad de fuerzas políticas y desterrar a los narcotraficantes que mantienen condenado al pueblo a la hambruna, es el reto.

AL MARGEN: El bicentenario natal del Gran Mariscal Juan Crisóstomo Falcón fue ignorado por el oficialismo usurpador, tanto regional como nacionalmente. Será que se impone el anti Falconismo. ¿Qué dirá el falconiano G/J Jacinto Pérez Arcay, asesor político del narcorégimen?

Alberto Jordán Hernández

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios