En zona boscosa de Rubio localizaron al presbítero Jesús Manuel Rondón Molina

Armando Hernández/ La Nación |

El cadáver del religioso fue encontrado en el sector El Campanario, en la zona de La Palmita, en avanzado estado de descomposición, según lo comentaron funcionarios policiales que se trasladaron al lugar para conocer detalles del triste suceso

«Con dolor y tristeza debo comunicarles que fue encontrado el cuerpo sin vida del padre Manuel Rondón. Oremos por él» : Obispo Mario Moronta


En una zona boscosa del sector conocido como La Escalera y El Campanario, en la zona de La Palmita, en Rubio, municipio Junín, fue localizado en horas de la tarde de este martes el cadáver del sacerdote Jesús Manuel Rondón Molina (47 años), quien estaba desaparecido desde el pasado jueves 16 de enero, cuando salió del monasterio de las Carmelitas Descalzas, en la vía a Bramón.

El religioso, nativo de San Juan de Colón, formaba parte del presbiterio de San Cristóbal, y conducía para el momento de su desaparición una camioneta Vitara, dos puertas, identificada con las placas BAJ-25V, de la cual se desconoce su paradero. Su desaparición fue advertida a través de las redes sociales por voceros de la Diócesis de San Cristóbal, que solicitaban la cooperación de la ciudadanía para dar con su paradero.

Se comentó que el padre Rondón Molina fue encontrado en una zona de mediana vegetación y que inmediatamente se apersonaron al lugar comisiones del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, adscritas a la División Contra Homicidios de la delegación municipal de Rubio, así como funcionarios de la Delegación Estadal Táchira, que en la mañana se habían trasladado a esa población con instrucciones precisas emitidas por el comisario general Wílmer Uribe Guerrero, para sumarse a las investigaciones y aclarar la misteriosa desaparición del sacerdote.

Voceros policiales se abstuvieron de suministrar detalles, manifestando que las investigaciones apenas se encuentran en la etapa inicial y se esperaba la presencia en el lugar de un equipo especializado para la inspección del cadáver y que tendría la responsabilidad de establecer las posibles causas de muerte, así como identificar heridas y el posible tipo de arma utilizada. Se presume que el padre murió el mismo día que ocurrió su desaparición.

El cuerpo fue encontrado en estado de descomposición y por ese motivo debería ser trasladado a la morgue del Cementerio Municipal de San Cristóbal, para las correspondientes diligencias de tipo forense, incluyendo la autopsia. Periodistas de Diario de La Nación intentaron establecer contacto con los jefes policiales en la región, pero no fue posible. “La mayoría de ellos partieron hacia el lugar donde ocurrió este terrible hecho, para conocer detalles, y no pueden aún atender a la prensa”, manifestaron nuestros informantes.

De momento no se maneja un móvil concreto, pero la desaparición de la camioneta que el padre Rondón manejaba hace colocar entre las posibles causas el robo del vehículo.

Lea más en www.lanacionweb.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios