La democracia venezolana, evolución e involución a partir de 1958

Oscar Castro Leal | Foto: Archivo IMP |

23 de enero de 1958, un golpe cívico militar da al traste con la dictadura de Marcos Pérez Jiménez y en los venideros 40 años esta fecha conmemorará la “nueva era democrática venezolana”. periplo que culmina en 1998 con la instauración del socialismo como modelo político imperante en nuestro país.

Pérez Jiménez primero fue designado por una Junta de Gobierno como Presidente provisional el 2 de diciembre de 1952 y el 19 de abril de 1953 es proclamado por la Asamblea Nacional Constituyente Presidente Constitucional de la República de Venezuela hasta 1958.

Esos años fueron de oprobio y extrema crueldad, ya que en sus ansias de mantenerse en el poder el ahora dictador Marcos Pérez Jiménez no escatimó en mecanismos retaliatorios contra todo aquello que le significara oposición o estuviera en desacuerdo con su régimen.

Suspensión de los derechos ciudadanos y persecución de los militantes de los diferentes partidos políticos que hacían vida en el país en aquel entonces (muchos de manera clandestina), eran características propias del régimen perejimenista. Las cárceles estaban repletas de presos políticos y muchos de ellos encontraron la muerte en esos recintos.

Seis años fueron suficientes para que la sociedad venezolana se cansara de tanta adversidad y ya a principios de enero de 1958 grupos de militares adversos al régimen dictatorial habían comenzado a fraguar la caída del dictador, movimiento que se consolidó el día 23.

Militares y civiles unieron esfuerzos en aquella gesta libertaria y Marcos Pérez Jiménez al verse sitiado, abandona el país y se va a la República Dominicana en su famoso avión “La Vaca Sagrada” con un equipaje muy particular, maletas cargadas de billetes.

Una vez fuera del país el dictador, se instaura una Junta de Gobierno encabezada por el contraalmirante Wolfgang Larrazábal y regresan al país los líderes políticos Rómulo Betancourt, Rafael Caldera y Jóvito Villalba.
En diciembre de 1959 se efectúan las primeras elecciones de la nuevba era democrática y Rómulo Betancourt, del partido Acción Democrática, resulta electo Presidente de la República de Venezuela.

Pero ¿cómo era la vida en los años de la dictadura?

En esos tiempos había un control total en todos los medios de comunicación existentes (entre ellos tres canales de televisión nacionales).

No había libertad de expresión. En todos los departamentos de prensa de los medios audiovisuales e impresos habían funcionarios del Gobierno encargados de “censurar” cualquier información que pudiera ser contraria a los intereses del Estado, según su criterio.

Existía una policía especial que se llamaba “Seguridad Nacional” y se encargaba de perseguir y encarcelar a la disidencia política. Los “enemigos” del régimen eran encarcelados, torturados, sometidos y condenados a la muerte pór inanición y enfermedades contraídas durante el cautiverio.

Muchos de quienes adversaban el régimen de Pérez Jiménez tuvieron que irse al exilio para evitar la persecución del Gobierno y salvaguardar sus vidas. Cuando el régimen caducó, todos regresaron de los países que de dieron refugio a Venezuela.

Durante los venideros cuarenta años Venezuela fue modelo de desarrollo económico y bienestar social y muestra de ello es la obra de la represa del Guri, uno de los tres complejos hidroeléctricos más grandes del mundo.

Los estándares de vida eran altos y el los años sesenta se acrecenta la inmigración de personas de otros países, especialmente de Europa, quienes vienen a estas tierras a aprovechar sus bondades.

Hoy, 62 años después, nuestro país atraviesa por una profunda crísis politica, social y económica matizada en los últimos años por la indetenible emigración de venezolanos a otros países en búsqueda de una mejor calidad de vida (fenómeno nunca antes visto), la hiperinflación más larga registrada en el mundo occidental y el creciente y alarmante deterioro de los servicios públicos, especialmente el sector salud.

¿Qué hacer?

La situación actual de Venezuela es digna de un profundo estudio sociológico y psicológico que ofrezca un diagnóstico acertado.

Los tiempos han cambiado, en 1958 civiles y militares unieron esfuerzos y lograron un fin común, acabar con la dictadura. Hoy, en un mundo globalizado en el que todos se comunican, parece ser más difícil ponerse de acuerdo para lograr un objetivo.
.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios