#OPINIÓN Caleidoscopio: The Irishman (El irlandés) #23Ene

Fritz Márquez | Foto: Cortesía |

Director: Martin Scorsese Guion:Steven Zaillan

Compra de conciencia a funcionarios del gobierno y oposición, muertes extrañas e impunes, delincuentes con sectores bien delimitados y una sociedad ausente y temerosa eran los años de 1950 en EEUU. Del crimen organizado. Los tiempos de American gánster. Hace 70 años era así.

El film trata sobre Frank Sheeran (Robert de Miro) más conocido como el Irlandés, un asesino a sueldo de la mafia al que se le atribuyen más de 25 asesinatos relacionados con el hampa. El irlandés es la crónica de uno de los grandes misterios sin resolver de los EEUU: la desaparición del legendario sindicalista Jimmy Hoffa (Al Pacino) Es un gran viaje por los turbios entresijos del crimen organizado, sus mecanismos internos, rivalidades y su conexión con la política.

Estos días de enero son propicios para jurar cambios y nuevos horizontes. En el ambiente está un optimismo de que éste año sí. Al pasearse por la posibilidad de un giro en la vida necesariamente esta revisar lo que se ha hecho y como se ha hecho, es allí donde un nuevo habito, disciplina, voluntad juegan un papel primordial (de pocos). Y la calidad y entrega en lo que se quiere hacer es vital para ese cambio de rumbo, (también de pocos). Este film irlandés más allá de la trama te muestra calidad en detalles, te muestra la disciplina, los hábitos, el esfuerzo de hacer las cosas bien para un público cansado de ver trivialidades. Veamos.

Los tres protagonistas en promedio tienen 80 años, De Niro, Joe y Al Pacino, dedicaron meses a actuar como jóvenes, contrataron instructores de expresión corporal para ello, se invirtió 150 millones de dólares para lograr mostrar la época lo más cercano posible a la realidad de entonces, se hizo muchas horas investigación en bibliotecas sobre el vestuario, según el director se le pidió a todo el equipo hacer ejercicios neurológicos de división del cerebro en cinco décadas y simplificar todo en tres horas de filmación. Además incorporaron subtítulos de como murieron en vida real cada uno de los protagonistas, es como mostrarte el final de la llevar supuestamente una buena vida, muchos psicólogos e historiadores detrás para escribir 15 caracteres. Al músico Robertson, canadiense de 84 años se le pidió descubrir un sonido, un ánimo, un sentimiento que ambientara la trama, un músico sabe lo que esto cuesta.

He traído con intención estos párrafos de toda el tiempo invertido en la calidad pues creo estos tiempos de pensamientos mágicos en exceso hacen daño sino van de la mano de una disciplina, acción, y habito. Usted ve el film de tres horas, (recomiendo lo vea por partes) y verá reflejado la pasión y entrega real, claves en la constancia para lograr ese cambio que en días se juró hacer. Sentirá el esfuerzo.

Sigamos con el film y su trama, el irlandés refleja una época completa a lo largo de varias décadas, el relato es contado por un Sheeran decrepito, de cabellos blancos y dependiente de una silla de ruedas, que recuerda toda una vida de delitos y sus relaciones con criminales. A su avanzada edad, está solo, como todos los que escogen esa vida de criminalidad, con dinero y solo, es un hecho que el film lo destacan de forma teatralmente magistral, la escena de él caminando con una andadera para ver su hija en la oficina del banco es digna de un Oscar. Al final todos ellos, los mafiosos, mueren solos y con un perverso epitafio.

Es una película para tomarse su tiempo, es inteligente y amena, la última media hora es profundamente emocionante. Lo que no deja duda es que con efectos especiales o no  (maquillaje para no verse tan viejos) De Niro, Pacino y Perci dan cátedra de actuación. De Niro como ese hombre inexpresivo y sin escrúpulos, capaz de fumarse un cigarro sentado en el cuerpo de una de sus víctimas, Al Pacino elocuente y carismático, hechizado por el poder, o Pesci que se aleja de sus personajes nerviosos y se muestra firme y sereno, es un film ganador de premios, basado en un hecho real y que no busca que el espectador genere empatía sobre los protagonistas, se escarba en la mente de estos criminales cuyos códigos morales retorcidos 70 años después usted aun los ve en las calles de su ciudad. Es un film ideal para ver a comienzo de año, no por la trama, sino por el esfuerzo y profesionalismo que se le imprime a la calidad de hacer un sueño realidad.

Fritz Márquez

@fritzmarquezarquez360

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios