#OPINIÓN Reflexión en positivo: Vamos hacia abajo en todos los sentidos #20Feb

José Gerardo Mendoza Durán | Ilustración: Victoria Peña |

De no haber pronto una salida que le parezca a todos los sectores, se agudizara la crisis, nuestro país seguirá convirtiéndose en el país de los inconvenientes, donde no se avanza, todo está prohibido y nadie aparte de los hacedores de leyes tienen derecho a pensar y mucho menos a opinar, salen leyes tras leyes, que da la impresión que vienen como un castigo a los pecados que ha cometido el sector productivo y solo se prestan a confusión, no se ha asimilado cuando viene la otra que contradice la ya pautada y no hay tiempo, si no para estar a la defensiva de esos argumentos, que en nada ayuda el desarrollo general, que es realmente lo que necesita una nación que desea el bienestar de la ciudadanía y el sector productivo como es el privado, la industria, el comercio, el agropecuario, el transporte, la construcción y todo lo que se relacione a producir alimentos, puestos de trabajos, pago de imposiciones de acuerdo a un convenio donde todos salgan favorecidos y el país marche en armonía.

Todos juntos hacia el progreso, frenar este desbarajuste de cada día, vamos hacia abajo en todos los sentidos, como que si Dios nos tiene olvidados, para que nos alumbre y nos diga esta es la solución, somos hermanos, gente buenas, aliémonos, que el país es de todos y no debemos seguir en esa lucha campal de vamos a j…. unos al otro y el que no esté de acuerdo conmigo que se despida, no tiene derecho a nada y usted se le cierran las puertas y su vida será un averno; de seguir así, nuestra patria va por el camino que nadie merece y juntos debemos buscar la solución, donde reine la paz, todos a trabajar con amor y fe, convencido de que nuestra patria es única y no merece destruir sus valores morales, espirituales, materiales, todos sin exclusión los invito desde todos los espacios a aportar en la buenas soluciones para que el país tome un buen rumbo.

Le pido disculpa a mis lectores amigos que producen, ya que mi costumbre es escribir y enviar por más de dos décadas mensajes o conversaciones en positivo, buscarle la parte buena, hasta lo más malo, por aquello de que todos los problemas traen incluido las soluciones, pero da la impresión de que nuestro país esta tan al revés y ha sido lo contrario, para cada solución buscar los problemas, por favor ¿qué Venezolano no va estar triste?  ¡Como esta este servidor! cuando escribo estas líneas y veo un rosario o cementerio de empresas del estado, básicas y privadas incuantificables, esa desaparición de la más grande hasta la más pequeña generaban puestos de trabajo, riquezas, divisas, buenas alianzas con el primero mundo, bienestar a la ciudadanía, prestigio a todo el país y a sus allegados, apostemos a la paz y por la ausencia del conflicto debería ser eterna por una nación feliz.

Cuando pensamos en la pronta recuperación y refundación de la patria, en estas circunstancias pensemos en los inversionistas, que le ofrece un país,  donde según las estadísticas la estampida de coterráneos que se ha marchado o los seis millones que ha sido la diáspora y no fue porque deseaban emigrar, o separarse de todas sus querencias o por derramar lágrimas, alguien debe responder, porque antes todo el mundo quería vivir aquí, aunque aún seguimos siendo los mejores anfitriones del mundo, algo paso, si las máximas autoridades nos dan unas cifras donde nos indican una inflación acumulada del 2019 de 9.585,5%, preguntamos, así con esta cifras, ¿a quién podíamos traer a nuestro país? eso se preguntarían los inversionistas, sin un país tiene una inflación del 9.585,5% , cifras del Banco Central de tal magnitud ¿se atrevería un inversionista a arriesgar su patrimonio? ante esto tan descabellado, jamás visto, ni en un país  desbastado por la guerra; todos, pero todos ocupémonos de nuestra patria, preguntemos a los que saben con una buena dosis de humildad, les cuento, este fin de semana, padre de familia, vi a un trabajador comprar cuatro huevos por cuarenta y ocho mil bolívares soberanos, agréguele los ceros que fueron eliminados y serian cuatro millones ochocientos mil bolívares, por cuatro huevos ¿qué significa esto? yo digo que es un castigo.

Ahora más que nunca el campo es la solución, unidos todos por la paz, la convivencia, el respeto y la prosperidad de nuestro país.

José Gerardo Mendoza Durán

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios