#VIDEO Guillermo Hernández trabaja en las calles por amor al arte #12Mar

José Enrique Arévalo | Foto: Luis Miguel Rodríguez |

El arte es un método de expresión y existen múltiples formas de plasmarlo. Desde la pintura, pasando por la música y la literatura, hasta poder mencionar actividades como el malabarismo. Todas estas guardan y reflejan mensajes únicos de cada ser humano.

Ante la crisis compleja que se vive en Venezuela, cuando se observan a personas realizando actividades en los semáforos de la ciudad, lo asociamos con necesidad económica. Sin embargo, los artistas de calle, no lo hacen única y exclusivamente por dinero, sino por pasión y vocación.

Así lo indicó Guillermo Hernández, quien es un barquisimetano de 28 años de edad, el cual tiene 12 años viviendo del malabarismo. Comentó que estudió artes en el Decanato Experimental de Humanidades y Artes de la UCLA, y desde entonces, se enamoró del malabarismo.

Dijo que desde ese momento, comenzó a estudiar, formarse y educarse para mejorar en lo que tanto le apasiona. Gracias a ello, logró viajar a Cuba, Ecuador y Colombia, para realizar presentaciones asociadas al circo y malabarismo con diferentes escuelas de arte.

Hernández confesó que pese a vivir de esta actividad, le da basto simplemente para alimentar a su familia, tomando en consideración las dificultades económicas que existen en Venezuela. Sin embargo, aseguró que trabajar en las calles, haciéndolo con amor, es un trabajo digno.

Ante esto, se pronunció sobre la gran cantidad de niños y jóvenes que existen en las calles de Barquisimeto pidiendo dinero para poder vivir. Expresó que ha intentado conversar con ellos para instarlos a practicar y formarse en alguna expresión artística, asegurando que esta vía, podría salvar muchas vidas.

Recalcó lo importante y especial que puede ser la calle, pero siempre y cuando se hagan cosas de corazón y no con malas intenciones. Por esta razón, señaló que realiza estas actividades, buscando la manera de cambiar la impresión de lo que se observa en cada semáforo de la ciudad.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios