Estos son los rostros de la cuarentena social en Lara (Parte II) #25Mar

Por Brian Vidal |

Lo que dicen de que el venezolano se echó a perder, yo no lo creo. Hay mucha gente ayudando al prójimo, hay muchísima gente solidaria, pendiente de sus vecinos, pendiente de que, si algo falta tratar en la medida de lo posible, de colaborar”, dijo la señora Paola Marchioretto una ciudadana que decidió empezar a hacer tapabocas para sus vecinos y para el que los necesitara en esta cuarentena social declarada por la presencia del coronavirus COVID-19 en Barquisimeto.

Marchioretto vive en un piso 13, de ahí ha salido poco desde que se declaró la cuarentena social en el estado Lara. Para ella la mejor prevención es esa, quedarse en casa. “Si no hay nada que hacer en la calle no hay porque ponerse en riesgo. Es la mejor forma de prevenir el contagio de coronavirus”, dijo esta diseñadora a Elimpulso.com

En condiciones normales tiene su taller de costura en el centroeste de Barquisimeto. Allí confecciona uniformes, ropa infantil y todo tipo de textiles. Cuando se enteró de la cuarentena se trajo trabajo para su casa para no tener que salir. “Quién se encarga de salir y hacer todo lo que haya que hacer en la calle es mi esposo. Siempre cumpliendo con las medidas de higiene que han recomendado y por su puesto el tapabocas”.

Paola Marchioretto vio como algunos de sus vecinos salía sin tapabocas, y ante la escasez del producto en las farmacias y ventas de insumos médicos decidió tomar un poco de telas que tenia en su casa y hacer algunos tapabocas, tanto para vecinos, como para desconocidos que necesiten las mascarillas.

“Esas telas las tenía para hacer bandanas y combinarlas con los trajes de baño que también diseño. Estas telas son las que voy a usar para hacer unas mascarillas me dije a mi misma y comencé. A mis amigas le encantaron. El vigilante del edificio tiene un par. La gente las recibe con gentileza porque así somos”, dijo Marchioretto con una sonrisa de satisfacción por el trabajo realizado y la acción solidaria que está haciendo para con sus conocidos.

Los tapabocas son de algodón fáciles de lavar y solo hay que plancharlos para reutilizarlos ante la escasez de estos implementos para protegerse de las bacterias y del COVID-19.

El venezolano es solidario cuando hay este tipo de situaciones

Para Paola Marchioretto considera que no hay que juzgar a todos por igual. “Yo digo que los venezolanos nos caracterizamos en todos lados por la solidaridad que tenemos con el prójimo, sea de la tendencia política que sea. Cuando hay este tipo de situaciones ya eso pasa a segundo plano. Yo tengo muchísima fe que el venezolano no ha cambiado, estoy convencida”.

Con un brillo sin igual en sus ojos azules, Marchioretto asegura que basta un momento de crisis para que salgan los buenos corazones adelante. “Vivimos situaciones criticas con muchas carencias, pero igual siempre de algún ladito sale alguien de buen corazón”.

En casa siempre hay algo que hacer

Para la diseñadora de modas la cuarentena ha servido para ordenar su casa y sus cosas. “Las costureras siempre somos desordenadas. Este es un buen momento para poner orden dentro de todo. Siempre hay algo que hacer en casa y este es el momento ideal para quedarse en el hogar a resolver lo que siempre se ha procrastinado”.

Yo me traje muchas cosas de mi taller, he hecho nuevos patrones. He pasado a papel limpio patrones que ya estaban desgastados. He leído, cortado cosas pendientes. Hemos hecho de todo un poco. Estoy convencida de que la mejor manera de protegerse es quedándose en casa. Si hay que salir porque hay que comprar algo deben cumplirse con todas las normas. No tienes síntomas, pero no sabes si los traes a tu casa y perjudicas a las personas que están allí”, aseguró Marchioretto.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios