Colegios intentan salvar el año escolar a través de las tareas a distancia

La Verdad |

Dos semanas sin acudir a las aulas llevan los estudiantes venezolanos, tras anunciar el Gobierno nacional la suspensión de clases en todos los niveles desde el pasado 16 de marzo por la llegada del coronavirus al país.

Para cumplir con su formación a distancia durante la cuarentena decretada en todo el territorio nacional a escasos meses de la finalización del año escolar, el ministro de Educación anunció que en el canal oficial VTV se transmitiría un programa de orientación pedagógica.

Explicó, además, Aristóbulo Istúriz que para estas clases por televisión el mecanismo de evaluación sería  a través de la realización de un portafolio en el que los padres archivarían las actividades que harían sus hijos según las indicaciones de las maestras virtuales cada día. 

Esto como parte del Plan Pedagógico de Prevención y Protección Cada Familia, Una Escuela, que especifica áreas de aprendizaje de los contenidos según el nivel educativo (inicial, primaria y media) y que ordena a los educadores a realizar el seguimiento a los estudiantes por correo electrónico, WhatsApp y videollamada.

Tareas en la casa

En Maracaibo, las instituciones se las ingenian de diversas maneras para cumplir con lo indicado por el Ministerio para salvar el segundo lapso, y también el tercero, según revelan varios representantes, sus principales colaboradores en esta tarea, consultados por La Verdad.

En el Colegio Mater Salvatoris les entregaron al mediodía del viernes 13, cuando se anunció la suspensión de las clases, todos los útiles y libros para llevarlos a sus casas, indicó la mamá de una estudiante de cuarto grado, de 9 años.

“Cada lunes nos pasan un correo con el plan de actividades de la semana, todo detallado por materia y por día. Muy organizado todo para realizar las tareas en casa”, explicó.

Carlos Martínez recibió del Colegio Nuestra Señora de Chiquinquirá por WhatsApp un archivo en PDF con las actividades por día y por materia para la formación remota de su hijo Xavier, de 11 años, cursante de sexto grado.

“Además, un día a la semana debemos enviar fotos de los trabajos realizados, según la materia, a la maestra para su evaluación”, agregó.

El material facilitado por la institución especifica que los envíos de las imágenes de las tareas, de la actividades del 16 al 26 de marzo, deben realizarse entre 10.00 de la mañana y 12.00 del mediodía, y entre 3.00 y 6.00 de la tarde.

También informa que “al culminar la recepción y corrección de las áreas de lenguaje, matemáticas, ciencias y sociales, el docente procederá a planificar la introducción al tercer lapso”.

De igual manera, en el Colegio San Vicente de Paul, los coordinadores por sección facilitaron a los representantes, a través de la referida red social, las tareas por materia preparadas por los profesores para estos días, como comentó Ana María Sánchez.

“Clara Inés (su hija, de 16 años, alumna de quinto año) realiza por ahora los trabajos por materia en hojas y las guarda en una carpeta, aunque les pidieron que lo hicieran en sus cuadernos, a espera de la evaluación cuando retomen las actividades presenciales”, añadió.

 Por su parte, los estudiantes del Colegio Los Álamos deben ingresar a la página web de la institución en la que “por sección y año los profesores tienen las tareas asignadas” en el comienzo del tercer lapso, indicó Antonio Paz. 

Según las indicaciones, su hija Mariangel, de 15 años, cursante del cuarto año, “realiza los trabajos asignados en hoja de examen reciclable o cuaderno, indicados también por el profesor por WhatsApp, y así arma su portafolio para llevarlo al colegio cuando comiencen las clases”.

Clases virtuales por TV

Cabe destacar que ninguno de los integrantes de la comunidad educativa de estos centros educativos privados de la capital zuliana consultados por La Verdad hizo mención a uso del programa televisivo de orientación pedagógica indicado por el Ministerio, que sí es tomado en cuenta por escuelas públicas.

En ese sentido, desde el barrio Integración comunal, una representante de la Unidad Educativa Manuel Puchi Fonseca, donde “estaban terminando el segundo lapso”,  reporta que a sus hijos, uno en segundo año y otro en segundo grado, tienen la instrucción de ver el espacio educativo a las 10.00 de la mañana, de una hora de duración, por VTV.

Sin embargo, señala que su hijo mayor,  “realizó sus tareas la primera semana con su carpeta y todo, porque la otra fueron tareas prácticas, como sembrar yuca en la casa, hacer un antibacterial con sábila y experimentos con hojas”.

También resaltó que, aunque una representante creó un grupo de WhatsApp para la contingencia, el profesor no lo integra. “Y ella solo nos ha enviado las tareas de una semana, que eso, supuestamente, es lo que el profesor le envía”.

También comentó que les piden que envíen imágenes de los escolares haciendo sus trabajos, pero la mayoría de los representantes se niega.

Con respecto al menor, aseguró que no logra comunicarse con la maestra. “Me canso de llamarla y nunca contesta. Pero, yo le pongo caligrafía, lo pongo a leer, a sumar y a restar”. 

Igualmente, el padre de un estudiante de primer grado de la Escuela Nacional Primaria Bolivariana Simón Rodríguez sigue las indicaciones de la maestra a través del grupo de WhatsApp. 

Por allí informa de las actividades a realizar los alumnos, entre ellas “las clases impartidas por el programa por VTV”, y recibe las tareas realizadas.

Por esa misma vía, les pide fotos de los niños trabajando para llevar el control. “Es lo que me piden, debe verse el niño o niña en plena actividad”, indica la docente a través del chat.

Detalló que el espacio televisivo incluye instrucciones sobre el coronavirus, pero “también clases de matemática, ciencias de la naturaleza e historia”.

Además, informó que va “dirigido a los estudiantes de primaria” y se emite igualmente por el resto de los canales oficialistas y en Maracaibo por Telecolor y Coquivacoa TV.

No obstante, ambos progenitores de escolares de colegios públicos consideran insuficiente la formación remota de sus hijos según la programación oficial.

“Me parece que la educación que están dando no es la más adecuada. He visto tres programas y no ponen tareas. Tiene más que ver con información del coronavirus y los cuidados durante la cuarentena, y la siembra de semillas en la casa, como para que uno se atenga a las consecuencias de lo que viene”, advirtió la representante de la Unidad Educativa Manuel Puchi Fonseca.

Mientras que el de la Escuela Nacional Primaria Bolivariana Simón Rodríguez apuntó: “Eso solo sirve para mantenerlos entretenidos y ocupados en actividades en la casa, que si bien no está nada mal inculcarles metodologías colaborativas se dejan de lado las actividades básicas, como la lectura, escritura y matemáticas, entre otras, y la falta de estas herramientas significaría un atraso para los alumnos”.

Fallas de Internet

Pero, esta labor formativa de sus hijos y alumnos durante la ausencia de clases presenciales en la cuarentena por parte de padres, representantes y educadores se enfrenta a varias dificultades, entre ellas las fallas que presenta el internet, que se acrecentó durante la cuarentena. 

Aunque algunos docentes están disponibles también a través de la mensajería de texto y los alumnos no necesitan del internet para sus tareas, todos requieren del servicio en óptimas condiciones para el envío de órdenes por los maestros y trabajos realizados por los alumnos a través de WhatsApp y de correo eléctrónico.

Sin embargo, no todos los representantes y maestros, sobre todo los de instituciones públicas, además de no disponer de teléfonos inteligentes, cuentan con internet en sus hogares.

“La semana pasada tuve el viernes como fecha tope para el envío de las imágenes de los trabajos de mi hijo por correo electrónico a su maestra y se las terminé pasado finalmente el sábado por la noche por el chat de WhatsApp por problemas con el internet”, contó Martínez.

Mientras que la madre de los alumnos de la Unidad Educativa Manuel Puchi Fonseca, acota: “Nosotros no tenemos internet en la casa, estamos usando los megas y el saldo de los teléfonos, pero ¿y si me quedo sin saldo y no tengo plata para recargar? Cuántos niños estarán dejando de hacer tareas porque sus padres no tienen ni siquiera teléfono”.

Mientras esto sucede, algunos se muestran preocupados por la finalización de año escolar durante la cuarentena, aunque colegios como el San Vicente de Paul quizás tomando la previsión envió también a su comunidad educativa el resto de la programación del tercer lapso.

Lea más en http://www.laverdad.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios