Constitucionalista Joel Rodríguez Ramos: Operación “tun tun” presagia barbarie

Pacífico Sánchez |

El anuncio público de Nicolás Maduro de amenazar a la oposición democrática, no a la ficticia, con aplicarle la operación persecutoria “tun tun”, presagia una ola de barbarie, sólo por el motivo de pensar diferente al régimen.

Una vez más queda demostrado que la Constitución no se aplica para nada, dijo Joel Rodríguez Ramos, abogado constitucionalista, al ser entrevistado por Elimpulso.com.

Ya se ha hecho una costumbre que el régimen proceda arbitrariamente, para detener, encarcelar y enjuiciar a personas por el sólo hecho de que no comulgan con las  ideas de quienes usurpan el poder, dijo.

En este sentido, recordó la aprehensión del tío de Juan Guaidó, Juan José Marquez, hace 47 días, en el aeropuerto de Maiquetía y señalado por Diosdado Cabello de traer químicos explosivos, pero la línea portuguesa que lo trajo desmintió que hubiera permitido ingresar ese tipo de material por los rigurosos controles existentes en el aeropuerto. Sin embargo, el régimen lo mantiene encerrado y todavía se ignora qué decisión va a ser tomada por los tribunales.

Se viola constantemente el artículo 57 de la Constitución, que garantiza el derecho a expresarse por escrito o en forma verbal la opinión que tenga. Pero, el régimen pretende que todos tengan el mismo pensamiento. De ahí el propósito de la operación tun tun, que no sería otra cosa que tocarle la puerta a las personas que disienten del gobierno, ponerlas presas y enjuiciarlas.

Se han hecho frecuentes las persecuciones políticas en el país y mucho más después del presunto atentado con drones contra Maduro, en el 81 aniversario de la Guardia Nacional, en la avenida Bolívar de Caracas

Es por ello que cualquier cosa da motivo para que el régimen tome las decisiones más arbitrarias que se le ocurran, como ha pasado ahora con la falta de gasolina en todo el país. “Es cierto que existe la amenaza del coronavirus contra la salud, pero aprovechándose de esa enfermedad, la cuarentena que ha establecido el régimen es para ocultar la escasez de combustible, ya que prácticamente no se está refinando en el país y no existe dinero para seguir importándola, aparte  de que de ese modo impide que haya protestas por los pésimos servicios, comenzando por el de la salud”.

No justifico la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, pero éste construyó los mejores hospitales y la salud estaba garantizada. Hoy día, ni siquiera con agua potable cuentan los habitantes de infinidad de barrios y poblaciones. ¿Cómo se pueden lavar las manos como se le está pidiendo a la gente, para evitar un posible contagio del coronavirus?, cuestionó.

Presos por protestar

Por su parte, Simón Saavedra Hernández, exgobernador del Yaracuy,  coincidió con las apreciaciones del doctor Rodríguez Ramos, al señalar que el régimen se ha caracterizado por encarcelar no solo a dirigentes políticos que lo adversan, sino a ciudadanos por participar en protestas, exigiendo el mejoramiento de los servicios.

Uno de estos caso es el del trabajador Joel David Durán, quien lleva más de seis meses preso por haber participado en una protesta de calle, en Cabudare, ante la falta de agua. Y para evitar que salga le han adosado catorce expedientes.

Ahora, cuando se amenaza con la operación tun tun, no es de extrañar que sean incontables las personas que arreste el régimen, porque después del señalamiento que le ha hecho la justicia a Nicolás Maduro,  se intensificará el odio contra la disidencia.

Aquí no sólo falta agua, gas y gasolina, sino que el servicio de salud se encuentra deprimido totalmente. Y el régimen aplica una cuarentena porque si esa enfermedad se desarrolla en el país, no habrá camas para atender los pacientes, señaló.

Más aterrador que ese virus es este régimen, dijo Saavedra, como ha quedado demostrado con las muertes del capitán Rafael Acosta Arévalo, torturado; el funcionario policial Oscar Pérez, asesinado a cañonazos; y las 6.856 ejecutadas por las Fuerzas Especiales de la Policía Nacional (Faes), según el informe de la alta comisionada de las Naciones Unidas, Michelle  Bachelet, por citar los casos más llamativos.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios