Enfermeras continuarán en primera línea mientras el Estado garantice protección ante el COVID-19

Brian Vidal | Foto: Archivo IMP |

El Colegio de Enfermeras de Venezuela representado por su presidenta Ana Rosario Contreras aseguró que continuará en la primera línea de trabajo contra el coronavirus COVID-19 siempre y cuando el estado garantice la seguridad de este sector del sistema de salud ante el virus que ya cobró la vida de 5 personas en el país.

Casi 20 días se cumplen desde el inicio de la cuarentena social obligatoria implementada en Venezuela por la presencia del coronavirus COVID-19 y el panorama para médicos y enfermeras sigue siendo igual, no solo desde el inicio de la cuarentena, si no desde hace algunos años a propósito de la falta de insumos, y en este caso, de equipos de protección especial para la atención de pacientes con el nuevo coronavirus.

A propósito de esta terrible realidad Ana Rosario Contreras presidenta del Colegio de Enfermeras de Venezuela conversó con Elimpulso.com e informó la situación precaria que vive este gremio de la salud en todos los rincones de Venezuela.

La situación no es diferente de un estado a otro. Tenemos temor porque lo que veníamos denunciando desde hace bastante tiempo sobre la escasez de insumos la emergencia humanitaria compleja, ya nos arropó con la llegada del coronavirus al país”, dijo Contreras.

Asimismo denunció que la falta de agua, los constantes cortes de luz y la situación con el suministro de combustible viene afectando el común desenvolvimiento de las enfermeras en todo el país. “Eso de haber convertido lo anormal en cotidiano nos tiene con una gran angustia”.

Enfermeras sin alimentos por los bajos sueldos 

Los bajos sueldos son un problema que viene afectando a los venezolanos desde hace al menos 5 años, sin embargo con la llegada del coronavirus COVID-19 la situación se ha agravado. Las enfermeras no escapan a esta realidad y sus alacenas se encuentran casi vacías por no tener suficiente dinero para poder comprar comida.

Los efectos colaterales ya se están sintiendo cada vez más por la falta del poder adquisitivo producto de los bajos salarios que están percibiendo. Nuestras enfermeras no tienen capacidad de tener una alacena llena”, dijo Contreras.

Hospitales desprotegidos ante el COVID-19

La dirigente gremial denunció el estado en que se encuentran los hospitales venezolanos a propósito de la crisis humanitaria compleja que viene padeciendo el país desde hace al menos 3 años y que se empieza a sentir más, desde la llegada del COVID-19 a la nación. “Vemos como nuestros hospitales no tiene insumos. Ahora debemos enfrentar a un virus con probabilidades de contagio muy altas sin ningún tipo de protección. Anunciaron la llegada de ayuda y de insumos para trabajar en tiempos de pandemia, me pregunto donde están. No hemos visto los insumos de protección para médicos y enfermeras. Exigimos al estado que nos dote, no cuando administrativamente se considere, si no cuando nosotros los necesitemos”.

Esta crisis es seria y vemos como los sistemas de salud que son muy fuertes como en España e Italia están colapsando por el coronavirus, no queremos pensar que en Venezuela el escenario clínico llegase a subir”, dijo preocupada Contreras.

Seguirán trabajando siempre y cuando garantice su seguridad

Ana Rosario Contreras fue enfática cuando informó que el gremio de enfermeras en todo el país está dispuesto a trabajar y seguir en la primera línea contra el COVID-19, “siempre y cuando el estado nos garantice nuestra seguridad. No nos negamos a atender pacientes pero necesitamos barreras de protección. No queremos formar parte de las estadísticas, queremos ser parte de la primera línea del personal que está preparado para luchar contra esta terrible situación”. 

Denuncia agresiones contra enfermera en Barinas

Médicos y enfermeras de todo el país se las está ingeniando para poder llegar hasta sus sitios de trabajo por falta de gasolina. En Barquisimeto decenas de personas pertenecientes al sector salud caminan a diario largos tramos para llegar hasta los centros asistenciales. En El estado Zulia se vio la agresión contra una doctora por grabar una cola de médicos para surtir gasolina en Cabimas. Esta vez Ana Rosario Contreras denunció la detención ilegal de una enfermera en Barinas por sacar su celular frente a efectivos militares en una alcabala.

Contreras explicó que en el estado Barinas la licenciada Maritza Rodríguez fue detenida al menos 5 horas por haber sacado su teléfono para llamar a sus superiores y explicarles el motivo de su retardo.

Maritza Rodriguez debía viajar de Sabaneta a Barinas para llegar a su puesto de trabajo en el hospital Luis Razetti. Llegando a Barinas una alcabala detuvo al autobús donde viajaba y durante la revisión ella saco su celular para llamar a sus superiores y decirles porque iba a llegar tarde. Su celular fue decomisado y ella retenida por 5 horas. Cinco horas en las cuales pudo haber salvado vidas pero a un militar se le olvidó o desconoce cuales son sus funciones en medio de una emergencia nacional”, denunció la presidenta del gremio de enfermeras.

No disponen de barreras para protegerse, no disponen de alimentos y tampoco disponen de seguridad por parte de los cuerpos del estado. Cuando más apoyo necesitamos hacen lo contrario desconociendo los savaculductos y no permiten llenar de combustibles nuestros vehículos y ahora además por sacar un teléfono nos quieren privar de libertad”, denunció Contreras.

No se trata de política es la salud lo que está en juego

Ana Rosario Contreras se pronunció sobre la llegada de insumos y equipos para la lucha contra el coronavirus COVID-19 y en referencia a ello aseguró que el sector salud “está dispuesto a recibir de cualquier mano insumos que lleguen a nuestros hospitales. No es un problema político, es la salud del personal que está dando la batalla ante el COVID-19”

La presidenta del Colegio de Enfermeras de Venezuela hizo un llamado a los venezolanos a apoyar el trabajo y la lucha del gremio de enfermeras en todo el país. “La mejor manera de ayudarnos es quedándose en casa, no deben salir si no es necesario, deben lavarse las manos periódicamente, pero también tienen una responsabilidad social. A la sociedad que se quedó callada ante las demandas que emprendimos desde el año pasado, hoy decimos que esta lucha no es solo de las enfermeras, es de todos”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios