#OPINIÓN ¿Quién será la última víctima? #6Abr

Orlando Peñaloza | Ilustración: Victoria Peña |

El cronista de Barquisimeto, Ramón Querales, (+) afirmó que el padre José Macario Yépez, terminó sus días padeciendo de tifus, lo que le devino en muerte, no sin antes invocar a la Inmaculada Concepción, no a la Divina Pastora -como lo han hecho ver algunos escritores- pidiéndole ser él la última víctima del cólera.

Este episodio fue tomado del relato del padreJosé María Raldíriz–amigo y confidente de Macario Yépez, en la obra “Defensa de la Iglesia”, en la cual expresa: “Una o dos horas antes de morir este varón, que era todo caridad, recobra las fuerzas que aún le quedaban, se levanta dellecho y estando delante de la Imagen de la Santísima Virgen María, bajo la advocación de su Concepción Inmaculada, que se le había llevado a su casa como la patrona de este pueblo exclama: Virgen María, Madre de Dios, por el misterio de tu Concepción Inmaculada, te pido ruegues a tu Santísimo Hijo Jesús, me otorgue la gracia de que yo sea la última víctima del cólera en esta ciudad”.

Sea a la Divina Pastora o a la Inmaculada, fue a la Virgen la imploración sin ningún rango de competencia. Fue a la Virgen que al final de cuentas es una sola.

En general cada intervención de María tiene que ver con una realidad histórica precisa y/o ante una necesidad particular del pueblo de Dios sin muchos nombres, figuras o vestimentas. No importa el nombre que reciba o la advocación con la cual se le invoque, sino la devoción y el amor a la Madre Celestial que tantos católicos le profesan a diario.

Si ayer fue el Padre Macario Yépez quien pidió ser la última víctima del cólera, ¿quién lo hará ahora ante esta bomba nuclear (corona virus) que está acabando con el mundo?

El Cólera invadió Asia recorriendo desde Canadá hacia el sur, alojándose en el continente suramericano con mayor énfasis, pero no sin antes aterrorizar a los Estados Unidos, en donde cobró centenares de víctimas. Los primeros registros hablan de la epidemia de cólera en Venezuela en 1832. La prensa había publicado notas  acerca de la enfermedad y los modos de combatirla.

Esta epidemia, también de origen asiático llegó a Europa en 1830 y causó 30 mil muertes en Londres en menos de dos décadas.

La llegada del cólera a España fue aún más devastadora y los dos primeros brotes en 1843 y 1854 causaron más de 300 muertos.

Hoy en día el coronavirus es una pandemia que se ha extendido por todo el mundo, pero no ha sido la única.

El brote ha desatado una crisis global como hacía tiempo no se veía.

Lanaturaleza frecuentemente se enfrenta a una variedad de retos en lo que respecta a la salud.A lo largo del tiempo múltiples plagas han afectado a la humanidad.

Una epidemia es una enfermedad que afecta a un determinado grupo humano en un ámbito temporal concreto, una endemia es una enfermedad que se asienta de forma permanente en un grupo humano determinado, mientras que una pandemia afecta a un área mucho mayor, como un continente o incluso el planeta entero, como está ocurriendo con el covid 19.

Desde la peste de Atenas en plena guerra del Peloponeso hasta el cólera, el tifus o la malaria, muchas han sido las epidemias, endemias y pandemias que han asolado a los distintos pueblos a lo largo de la historia. Estas son las principales:

La peste de Atenas fue la plaga más devastadora del mundo griego y pudo afectar a unas 50 mil personas, aunque algunos historiadores hablan de 300 mil.

Como Grecia, Roma también tuvo su gran plaga en el siglo II, en tiempos de Marco Aurelio, quien fue además una de sus insignes víctimas. La peste antonina fue devastadora en la capital Roma, y se extendió por toda Italia llegando incluso a las Galias.

El emperador Justiniano también padeció una terrible plaga que pudo originarse en Egipto, según la describe Procopio. La peste justiniana, mezcla de varias plagas como la peste bubónica y quizás la viruela o el cólera, fue terriblemente letal. Mató a más de 600 mil personas a razón de unas 10 mil al día. 

La gran epidemia de la Edad Media fue la peste negra, que asoló todo el continente europeo desde mediados del siglo XIV. Pudo llegar de la India.

La viruela, introducida por los conquistadores españoles en Américafuncionó en el nuevo continente como una auténtica plaga. Se cree que tras la conquista, pudo esquilmar hasta a un tercio de la población indígena de América. En 1796, se encontraría una vacuna para curarla.

La sífilis: Sus primeras referencias se remontan al Renacimiento. Probablemente se propagó por Europa tras el sitio de Nápoles en 1495. Fue contagiada por los españoles a las prostitutas italianas y tras aquello, se propagó por toda Europa como un estigma que se contagiaba con los placeres carnales.

 A comienzos del siglo XX, el 15 por ciento de la población europea la padecía, entre ellos Beethoven, Oscar Wilde, Colón, Baudelaire, Van Gogh, Nietzsche, James Joyce o Hitler.   

La polio o poliomielitis, la malariao paludismo y el sida han sido otras de las enfermedades que han azotado al mundo.

No obstante los estragos que viene haciendo el corona virus, la peste negra Final del formulario

(1347-1351)mató a unas 25 millones de personas yes considerada la más mortífera en la historia de la humanidad. 

Algunas estimaciones sostienen que mató al 30 por ciento de la población europea, pero otras dicen que hasta el 60 por ciento pudo haber muerto. El continente tardó 200 años en recuperar su nivel anterior de habitantes, aunque algunas regiones, como Florencia y sus alrededores lo hicieron hasta el siglo XIX.

Rocío Mendoza, licenciada en Periodismo por la Universidad de Málaga, España, ha señalado que: “Nadie sabe qué imagen simbolizará el final de este paréntesis de vida impuesto por la pandemia del covid-19. Si un beso con pasión (y sin mascarilla) como el de la icónica foto de la Segunda Guerra Mundial, o la sala de un cine con la mitad de butacas para que nadie, por ley, se siente a menos de dos metros. Quizá la dos. O cualquier otra. Pero aunque todo está por ver, ya empezamos a sentir los síntomas de lo que vendrá. Esta guerra “sui generis” que libramos ahora marcará inevitablemente nuestra forma de relacionarnos en adelante. Y no durante una cuarentena. Sino de por vida. La Segunda Guerra Mundial trajo la incorporación de la mujer al mundo laboral. Y no hubo marcha atrás. Los atentados del 11-S hicieron ver con normalidad tener que pasar por los escáneres.Un escáner de ordenador es un periférico que se utiliza para “copiar”, mediante el uso de la luz, imágenes impresas o documentos a formato digital. Una medida de seguridad que permanece. No es descabellado pensar que, tras la ‘”pandemia del 20”, algunas cosas nunca vuelvan a ser como antes”.(Fin de la cita)

¿Quién entonces se arrodilla para pedir ser la última víctima del corona virus?

Los decesos aumentaban frenéticamente cuando aquel cólera como ahora con el corona virus, por lo que el padre José Macario Yépez convocó la rogativa para la salvación.

Y cesó en su totalidad cuando el propio Yépez solicitó a la Virgen, en dicho petitorio, que él fuera la última víctima de la enfermedad.

Y el padre Yépez, al morir el 16 de junio de 1856, se convirtió en la última víctima del cólera.

¿Y después?

De Japón se insinuó la bomba atómica en Hiroshima y de China el corona virus. Dos masacres asiáticas. Pareciera que la pandemia actual es un arma química porque quieren diezmar al mundo y que Estados Unidos chupe lo suyo. Es un simple decir o un simple pensar.

Nos queda  imaginar, si salimos bien de esta, cuántas otras bombas fabricadas, o escapadas de envases de experimentos debemos enfrentar en una época donde se viene anunciando el final de la vida.

El mundo está amenazado actualmente por líderes poderosos que “denigran y descartan los métodos más efectivos para abordar amenazas complejas”.

En vez de medir el paso del tiempo, el Reloj del Apocalipsis intenta mostrar cuán próxima la Tierra está de ser destruida por el ser humano.

Orlando Peñaloza

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios