#COLUMNA Soliloquios de café: ¿Ignorante y manipulada sumisión? #12Abr

Maximiliano Pérez | Ilustración: Victoria Peña |

“Es sobre la base de la voluntad del individuo, que la enseñanza libertaria puede ser encarnada en la vida real y limpiar el sendero que ayude al hombre a deshacerse de todo espíritu de sumisión de su seno”.

Néstor Ivánovich Majnó (27 10-1.889 / 25-07-1.934)

Revolucionario anarquista ucraniano, Néstor, Majnó desplegó una actividad incansable que lo condujo a qué, en el verano de 1.917, durante el gobierno provisional del social revolucionario Aleksandr Kérenski, en Rusia; fuese nombrado presidente del sóviet local, de la unión de campesinos regional y de la unión profesional de obreros metalúrgicos y carpinteros. Con el hundimiento de la autoridad gubernamental en Ucrania a finales del verano, la unión campesina de Majnó creció y este formó un comité en defensa de la revolución que comenzó a expropiar las haciendas de los terratenientes y las propiedades de industriales y campesinos acomodados en la región.

En Rumania la hostilidad de las autoridades lo obligó a trasladarse a Polonia. Allí fue arrestado, acusado de actividades antipolacas en Ucrania, y juzgado, quedando absuelto. Se trasladó a Dantzig donde es otra vez detenido logrando huir a París,​ auxiliado por los grupos anarquistas locales. Obligado a permanecer en París arrastra una existencia penosa, sin poder adaptarse al idioma y al ambiente y, sufriendo terriblemente la evolución de las heridas que había sufrido.

Durante su estadía en París, Majnó demandó mediante escritos y conversaciones, una mayor autodisciplina personal de los anarquistas y una organización capaz de dotar de efectividad y homogeneidad al movimiento. Hasta el final de sus días se ganó la vida en la fábrica de la compañía multinacional de autos Renault. Murió el 25 de julio de 1934 enfermo de tuberculosis y lo incineraron pocos días después de su muerte. Enterraron sus cenizas en el famoso cementerio del Père-Lachaise, París. Fuente Wikipedia.

Parecía imposible que los descendientes de los libertadores del mundo, aceptasen ser manipulados en su ignorancia, mendicidad o ansias de lucro avaro al extremo de soportar “sumisamente” sobrevivir en condiciones que podrían calificarse de infrahumanas, pudiéndose calificar de tratos crueles o degradantes que ofenden a la dignidad humana; violatorias de elementales Derechos Humanos: Sin suministro de agua potable y pésimo estado del sistema de cloacas; en situación de insalubridad; continuos cortes de energía eléctrica y sobre cargas de voltaje que destruyen los artefactos electrodomésticos, maquinarias industriales, los sistemas de riego utilizados en la producción de alimentos y ocasionan graves daños a la salud, sobre todo en aquellos enfermos, diabéticos, o quienes utilizan respiradores mecánicos o necesitan de nebulizadores, así como también causan daños, a veces irreversibles, en la salud mental de niños y ancianos, aterrados en la obscuridad nocturna que sólo sirve de refugio a la delincuencia. El cada vez más acentuado desabastecimiento de alimentos, medicinas y/o de los combustibles, o de su inaccesibilidad por los altos precios y bajos ingresos de los ciudadanos, el deterioro del servicio de la salud, la destrucción del aparato productivo y de la infraestructura pública.

La hiperestanflación aumenta de forma incontrolada.

¿Hasta dónde llegará la sumisión? Quienes aceptaron la autoridad de dirigir los destinos del país tienen la obligación inexorable de cumplir con la responsabilidad que conlleva…

“Simple reflexión.”

Maximiliano Pérez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios