lunes, octubre 25, 2021
Inicio Destacados El miedo a contagios atormenta a los tachirenses

El miedo a contagios atormenta a los tachirenses

-

Nunca los tachirenses habían vivido tanta angustia, zozobra y peligro como hasta ahora, cuando miles de migrantes están regresando,  forzados por el temor de contraer el coronavirus Covid-19, y son alojados inadecuadamente en esa entidad federal.

El doctor .Javier Tarazona, presidente de la organización no gubernamental Fundación Redes, al ser entrevistado por Elimpulso.com, dijo que el problema ha sido originado por el propio Estado debido a  la improvisación, la anarquía y la falta de infraestructura adecuada para la ola regresiva de venezolanos.

- Publicidad -

No se dimensionó el impacto que tendría el regreso masivo de los migrantes, una vez que fue declarada la medida de alerta sanitaria en Colombia, como consecuencia de la aparición del Covid-19.

Alojo infernal

Desde ese momento hasta ahora regresaron 32 mil personas, de las cuales en los últimos días,  según cifras oficiales, llegaron 3.200, que han sido alojadas en escuelas, liceos y colegios privados, que, por supuesto, no reúnen las condiciones para albergar a seres humanos porque no son infraestructuras habitables. Algunas de esas instalaciones, sino casi todas, carecen de energía eléctrica, agua y, naturalmente, de gas para preparar los alimentos.

Están viviendo una vida infernal, porque no se les está brindando una debida atención y todos los que se encuentran alojados en esos planteles, por las mismas condiciones en que se encuentran, son muy vulnerables a contraer enfermedades infecciosas.

Falta de higiene

Táchira, como el Zulia y Mérida, son los estados más perjudicados por las constantes interrupciones del servicio eléctrico, ya que las mismas duran horas y a veces días. Y por esa situación, falta agua porque no puede ser bombeada y, lógicamente, no pueden funcionar las pocetas. Ni tampoco se pueden bañar las personas, ni mucho menos lavarse en forma constante las manos, como recomiendan los sanitaristas.

Además de esas instituciones educativas, las autoridades han optado irresponsablemente por asentar a numerosas personas en terminales de pasajeros, que tampoco son sitios adecuados para que viva cualquier ser humano, indicó.

Reubicación

En el Táchira hay cuatro aeropuertos, lo que facilita un corredor aéreo que permita el traslado de todos los migrantes  a una u otra área, donde puedan ser reubicados.

Esa medida, expuso el doctor Tarazona,  sería la más indicada, en este momento, si hubiera voluntad de hacerlo por parte del régimen, de la gobernadora Laidy Yorveis Gómez Florez y la comandancia de la Región Estratégica de Defensa integral (REDi) de la Fuerza Armada.

No se trata de querer sacar a esas miles de personas de la región por mezquindad, ni por falta de solidaridad con nuestros connacionales, sino para que se les brinden las condiciones más apropiadas que el Estado está obligado a cumplir, dijo.

Los tachirenses toda la vida han demostrado ser receptivos, amables, tratables, solidarios y muy apegados a principios  humanitarios y, precisamente, por esas cualidades es que se está planteando que esos migrantes reciban la mejor de las atenciones en estos momentos angustiosos.

Delincuencia

Aprovechándose de la cuarentena decretada por el régimen, la delincuencia se ha intensificado en todo el territorio tachirense, donde operan a sus anchas los grupos narcoterroristas.

El caso que más ha llamado la atención es de Capacho,  municipio Independencia, donde una pandilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), que opera cerca del Colegio Santa Mariana de Jesús, intentaron por la fuerza introducir a un grupo de migrantes.

Esos delincuentes, vestidos con uniformes negros, botas de goma, encapuchados y esgrimiendo armas de guerra, se aparecieron con el alcalde Rogelio Ontiveros, diriente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), pero fueron rechazados por las propias monjas y habitantes de la población.

Es de resaltar que el ELN tiene cerca de Capacho, en el sitio conocido como Cebralito, un puesto comandado por una mujer, a la que sólo se conoce como Selva,  que continuamente opera en el municipio Independencia, claro está, con el apoyo del régimen. En esta ocasión, no lograron su objetivo, porque la población no les teme-

Control no garantiza nada

Para el doctor Tarazona, no hay autoridad que garantice la seguridad en materia de salud a los tachirenses.

Tanto la gobernadora Gómez Florez como el que aparece como “protector” (figura que no está contemplada en la Constitución y, por tanto, no tiene cualidad de autoridad), Freddy Bernal, que se toman fotografías para decir que existe control sobre la entidad federal en la previsión del Covid-19, no están generando credibilidad por lo ya expuesto.

«Primero, desde que comenzaron a llegar los migrantes,  no se establecieron las medidas necesarias, como era la del aislamiento y el sometimiento a las pruebas,  para determinar si alguno de los que regresaron presentaba sospechas de haber contraído el virus.

Segundo, los resultados de las pruebas más rápidas que se pueden obtener, tardan entre cinco y ocho días para que las tengan los médicos.

Tercero, no se tienen suficiente material para realizar esas pruebas.

Cuarto, las cifras oficiales no son confiables, porque este régimen se ha caracterizado por ocultar la realidad de los problemas.

Quinto, la gente del Táchira, por lo ya apuntado, se encuentra temorizada, angustiada, intranquila, porque de presentarse un brote de la pandemia en la región está desprotegida». 

- Publicidad -

Debes leer

Rusia reportó 37.930 casos de CPVID-19, la cifra más alta desde la llegada de la pandemia #25Oct

Con 37.930 nuevos casos, Rusia reportó este lunes otro récord diario de contagios de coronavirus, mientras el presidente de ese país, Vladimir Putin, ha ordenado a los rusos que no acudan a trabajar entre el 30 de octubre y el 7 de noviembre, cuando la nación celebrará un feriado ampliado.