¡Los taxis van sin freno! 10 dólares por una carrera de Cabudare a Barquisimeto #27Abr

Brian Vidal | Foto: Archivo IMP |

La cuarentena social en el estado Lara ha traído consigo varias situaciones de incomodidad para el ciudadano. La más delicada es la escasez de gasolina que ya venía en decaimiento desde el año 2019. Esa falta de combustible ha eliminado casi por completo el transporte público en Barquisimeto y el resto de los municipios en la entidad.

Durante la cuarentena social, la movilidad de personas en Barquisimeto es poca en comparación a circunstancias normales. Quien decide hacer diligencias lo hace a pie o en Transbarca, que es el único medio de transporte público trabajando.

Quien tiene carro lo piensa dos veces antes de salir y gastar la poca gasolina que le queda, o paga altas sumas de dinero para conseguir combustible a través de revendedores.

Esta situación ha sido denunciada a través de las redes sociales y medios de comunicación, sin que hasta ahora haya sido controlada por las autoridades. 

Los más afectados son las líneas de taxis y sus afiliados, quienes viven de las carreritas que hacen diariamente. “A principio de año tenía sólo 15 carros trabajando. Ahora no queda ninguno. Envían mensajes por WhatsApp comprando gasolina, desesperados porque quieren trabajar. Otros me comentan que no tienen qué comer porque no han hecho dinero para mantenerse. La situación es crítica”, comenta Alfonso Piña, presidente de una de las líneas de taxis más antiguas de la ciudad.

“Algunos de los muchachos que trabajan conmigo están suscritos al Sindicato de Trabajadores y Trabajadoras de la Fuerza Popular y Socialista del Taxi,  Transporte similares y conexos de estado Lara, pero ninguno ha recibido respuesta por parte de sus directivos, que están como la gasolina, desaparecidos”, dijo Piña a Elimpulso.com

El presidente de esa línea de taxis aseguró que algunos sobreviven con las contribuciones que sus familiares le envían del exterior

Alfonso Piña indicó que desde su fundación en 1998, la línea de taxis que preside tenía 90 carros. Llegó a tener 150.

A partir del año 2015 empezó la debacle. “La gente se empezó a ir, vendieron los carros para emigrar. Otros vendieron para dedicarse a otras labores. Hasta el inicio de la cuarentena tenía 15 carros trabajando, cuando lograban echar gasolina, porque este problema no es nada más por la cuarentena”.

Taxistas particulares pagan gasolina en dólares 

Para nadie es un secreto que muchos profesionales de distintas áreas en toda Venezuela vieron la actividad del transporte como una manera de obtener otros ingresos. Manejar un taxi siempre fue una opción y desde hace algunos años abogados, periodistas, médicos, educadores y otros profesionales venezolanos sin empleo, se dedicaron a trabajar detrás del volante porque en sus profesiones no les iba del todo bien.

Sin embargo, con la escasez de gasolina los servicios se han vuelto muy costosos y por ende ha mermado la clientela.

Pedro Sánchez (nombre ficticio para resguardar la identidad de la fuente) es un abogado de 33 años. Trabaja de taxi desde hace 4 años. Con su carro, trabajando día y noche logró comprar otro vehículo.

Tras la cuarentena social ha mermado su trabajo. “Si tengo gasolina en un carro, no tengo en el otro. Las primeras 3 semanas de cuarentena compré gasolina hasta en 2 dólares. Ahora me han ofrecido en 4 dólares. Una carrera de Cabudare hasta el Sambil la puedo cobrar a 10 dólares comprando la gasolina a ese precio. Por un viaje de Barquisimeto a Caracas cobro 500 dólares. Antes de la cuarentena podía cobrar 100 dólares”.

Muchos usuarios, por necesidad, han tenido que recurrir a taxis para hacer diligencias muy importantes y desembolsillar hasta $15 por una carrera corta.

De las 46 estaciones de servicios en Barquisimeto solo 4 están surtiendo combustible desde el inicio de la cuarentena social por la COVID 19. El resto permanecen cerradas. 

Los taxistas que aún quedan trabajando en Barquisimeto solo están comprando gasolina a revendedores que han surgido por la escasez, pagando hasta 4 dólares por litro. 

Mientras tanto, ningún funcionario del régimen ha dicho cuando podría normalizarse el suministro de combustible que ya venía deficiente antes de la aparición del coronavirus COVID-19 en Venezuela.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios