Afirman sindicalistas: Régimen atropella y se burla de los trabajadores

Quien se hace llamar “presidente obrero” atropella, se burla y veja a la clase trabajadora al decretar, a partir del primero de mayo, un salario mínimo de 400 mil bolívares y un bono alimentario de igual monto.

Lo hace después que su régimen ocupa una empresa procesadora de aceite, establece control sobre otras y llega a un acuerdo con la Asociación Nacional de Supermercados y Afines (Ansa), para fijar los precios en moneda extranjera  de 27 artículos, a los cuales se les aumentó el valor de adquirirlos.

Coinciden en estas observaciones dirigentes sindicales,  consultados por Elimpulso.com, entre ellos Froilán Barrios, quien preside el Frente Autónomo en Defensa del Empleo, Salario y Sindicato; así como Johnny Magdaleno y Bogar Pérez, dirigente sindical de Carabobo y Aragua, respectivamente.

Ambos mostraron su molestia por considerar que el incremento no es suficiente, ni siquiera para el consumo de alimentos de un día para una familia de cinco miembros.

Destrucción del salario

En siete años, Nicolás Maduro ha destruido el 70 por ciento del Producto Interno Bruto, que en términos sencillos es la suma de la producción de bienes y servicios del país. En otras palabras, ha empobrecido a Venezuela.

Lo dice Froilán Barrios, profesor universitario,  especializado en relaciones industriales,  planificación de recursos humanos, gerencia estratégica y gerencia pública, quien preside el Frente Autónomo en Defensa del Empleo, Salario y Sindicato.

Esos 800 mil bolívares del salario mínimo integral es equivalente a 4, 10 dólares. En comparación con el año 2018, cuando ese mismo salario era de 1.800 bolívares y el bono de 250 bolívares, el trabajador percibía 30 dólares por la cotización de entonces.

A ese nivel,  hoy serían 6 millones de bolívares. Por supuesto, habría que considerar la espiral inflacionaria del momento, ya que la canasta alimentaria es de 320 dólares y la canasta básica de 552 dólares, según estudios del Cendas. Maduro ha destruido el salario.

Desconocimiento del artículo 91

 La Constitución reza, en su artículo 91, que los trabajadores tenemos el derecho a un salario suficiente, que nos permita vivir dignamente y cubrir  las necesidades básicas de nuestra familia.

Al plantear este principio constitucional, Bogar Pérez, dirigente laboral de Aragua, comenta que ese nuevo ajuste del salario, porque el bono alimentario no entra en las prestaciones sociales, no alcanza para nada.

Si no hay una rectificación económica, empeorará la situación de crisis que afecta a la población, ya que cinco millones de personas se han ido del país porque no tenían las mínimas condiciones para subsistir.

Y lo más lamentable es que en ese rumbo figuran profesionales que hoy  hacen falta. Y no se ha ido más gente porque las ha frenado la pandemia, pero es que ya no se puede vivir bajo un régimen que no garantiza ningún derecho, sino mantenerse en el poder a la fuerza. Nos atropella, se burla y nos humilla con medidas como esta de un ajuste pírrico del salario, señaló.

¿Y el convenio 144?

Johnny Magdaleno, dirigente sindical de Carabobo, declara que para que los aumentos de salario sean justos tiene que haber un consenso entre las partes, los patronos y los trabajadores, con el apoyo del sector público.

Así lo estipula el convenio 144 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), de la cual es signataria Venezuela. No puede ser que el régimen, unilateralmente, decida cuánto va a ganar una persona por su trabajo, porque es una actuación arbitraria.

“Entonces, hay que preguntar, ¿por qué no se aplica el 144? Aquí no va a haber producción que satisfaga las necesidades del país, si no hay condiciones para producir. Ya el país no tiene dólares para importar alimentos, ni nada”.

No es por sanciones, dijo, sino por mala administración y la corrupción que va desde arriba hasta abajo, porque se piensa que esa es la mejor forma de aprovecharse de los recursos, los pocos que quedan.
Si Maduro se autocalifica de presidente obrero, no debe burlarse de obreros porque también ha habido obreros que han sido presidentes como Lech Walesa, el de Polonia, que demostró  ser un demócrata, no un dictador, pues terminó su período y no aspiró más.

Es por esa razón que con medidas arbitrarias no se solucionan los problemas, máxime el de los trabajadores que no sólo son mal pagados, sino que carecen de los servicios elementales.

Se han producido ya hecho lamentables de saqueos con saldo de muertes, heridos y detenidos. “Abrigamos todavía la esperanza de que no haya una explosión social, pero el régimen nada le importa el pueblo, porque a la hora de la protesta sale a matar a quien reclama sus derechos, que están en la Constitución”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios