#COLUMNA Soliloquios de café: ¿Vigente? #3May

Maximiliano Pérez | Ilustración: Victoria Peña |

SANTA MARTA, 10 DE DICIEMBRE DE 1830

SIMÓN BOLÍVAR

Libertador de Colombia

A los pueblos de Colombia.

Colombianos:

Habéis presenciado mis esfuerzos para plantear la libertad donde reinaba antes la tiranía. He trabajado con desinterés, abandonando mi fortuna y aun mi tranquilidad. Me separé del mando cuando me persuadí que desconfiábais de mi desprendimiento. Mis enemigos abu­saron de vuestra credulidad y hollaron lo que me es más sagrado, mi reputación y mi amor a la libertad. He sido víctima de mis perseguidores, que me han conducido a las puertas del sepulcro. Yo los perdono.

Al desaparecer de en medio de vosotros, mi cariño me dice que debo hacer la manifestación de mis últimos deseos. No aspiro a otra gloria que a la consolidación de Colombia. Todos debéis trabajar por el bien inestimable de la Unión: los pueblos obedeciendo al actual gobierno para libertarse de la anarquía; los ministros del santuario dirigiendo sus oraciones al cielo; y los militares empleando su espada en defender las garantías sociales.

¡Colombianos! Mis últimos votos son por la felicidad de la patria. Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la Unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro.

Hacienda de San Pedro, en Santa Marta, a 10 de Diciembre de 1830. 20″.

SIMÓN BOLÍVAR.

Cartagena 1830: Imprenta de Manuel M. Guerrero.

http://www.archivodellibertador.gob.ve/

Cuán inmensa es… “La PATRIA.”

Admiro cada vez más a…“SIMÓN JOSÉ ANTONIO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD BOLÍVAR PALACIOS Y BLANCO”… ¡EL LIBERTADOR!

Supongo que la grave situación política, social, económica y cultural, por la cual atravesamos los venezolanos, hartamente sufrida, conocida y descrita, la cual comenzó muchos antes de la aparición del virus originario de la China, y la implementación de la cuarentena impuesta, circunstancias que han aumentado profundamente la crisis, y amenaza con una hambruna impredecible, hace que sea imperioso el recordar las última proclama de nuestro Padre Libertador, la cual se expresa por sí misma.

Creo firmemente que el origen de los males que destruyen al país es político; porque la pretensión de algunas personas de imponer un sistema político comprobadamente fracasado y desfasado que ha tenido nefastos resultados en todas las regiones donde sea pretendido aplicar y lamentablemente, esas personas que lo pregonan y aceptaron la autoridad de guiar los destinos del país, hasta ahora, no han asumido la responsabilidad que les atañe, referida a los daños ocasionados por corrupción, error u omisión de su parte, ni se ha investigado su inocencia o culpabilidad.

Quiero hacer un llamado a “todos” los ciudadanos, muy especialmente al estamento político amante de la libertad, la democracia, los principios, valores, moral y ética impoluta que ancestralmente ha caracterizado a los venezolanos honestos y trabajadores para qué, lógica, razonada y sensatamente, se trabaje de manera imperiosa y mancomunadamente, para el logro del bien inestimable de la Unión.

La mediática manipulación de las necesidades no puede estar sobre la realidad que sufrimos continuamente. Es un simple llamado a reflexión, no es con descalificativos, con la utilización de adjetivos peyorativos como se logrará el normal suministro de agua potable, la electricidad, el gas domestico, el aseo urbano, de los agro-insumos y combustibles imprescindibles para la producción de alimentos y la reactivación del aparato productivo.

“Sin trabajo no hay bienestar social…

Sin agricultores no hay comida.”

Maximiliano Pérez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios