#OPINIÓN Lectura: La manzana #5May

Carlos Mujica | Ilustración: Victoria Peña |

A Newton se le asocia con la caída de la manzana como el motivo que dio origen en él a concebir la ley de gravedad; pero no es así, esta asociación de la relación de la caída de la manzana con la ley de la gravedad, hay que dejarla para la anécdota. Newton estaba enterado de la ley de la velocidad de la caída de los cuerpos, y de la ley de la inercia, ambas descubiertas por el genial Galileo Galilei. Tanto es esto cierto, que la definición de la ley del movimiento de Newton no es otra que la ley de la inercia de Galileo. Además, en el texto concebido por Newton para la ley de la gravitación universal, si se analiza con detenimiento, gravedad, es ante todo la inmensidad del universo, ¿cómo podían mantenerse coherentemente unidos los cuerpos ponderables del universo? Hubo en Newton entonces ante esta interrogante, temor, dudas; de modo que es sensato pensar que Newton imaginó un modo de resolver su inquietud. Ese modo lo encontramos en la propia ley, que textualmente reproducimos. La ley de la gravitación universal dice: “Todos los cuerpos se atraen recíprocamente con una fuerza que es directamente proporcional a sus masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia.”

La palabra “atracción” en el enunciado de la ley manifiesta la preocupación, el temor y la duda que sentía Newton ante de que no hubiese una ley que mantuviera la relación coherente entre los cuerpos. La atracción es la palabra que produce el milagro de la cohesión en la relación entre los cuerpos. En este sentido, la ley no sólo satisface el enunciado, sino que el espíritu de Newton se siente complacido.

Con la ley de la gravitación universal se resuelve un problema para la humanidad en general, y para la inquietud personal que se siente segura ante los conocimientos que la época había desarrollado entre la gente. De modo que posterior a Newton, la ciencia hace otros descubrimientos, y se llega a concluir que no hay acciones a distancia. Este enunciado se generaliza y los científicos se apoyan en él. Pero mientras tanto la ley de la gravitación universal mantiene su vigencia. Después se presenta Einstein con su teoría de la relatividad, y Max Plank con su descubrimiento de la teoría cuántica. Pero todo esto es harina de otro costal, que también merecen ser divulgadas.

Carlos Mujica

[email protected]

@carlosmujica928

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios