#COLUMNA Soliloquios de café: Agua clara #10May

Maximiliano Pérez | Ilustración: Victoria Peña |

El 19-4-1.810 fue el primer acto formal del proceso de independencia de Venezuela.

El Cabildo de Caracas convocó a una reunión extraordinaria para analizar las consecuencias para la Capitanía General de Venezuela de la disolución de la Junta Suprema de España y la abdicación del Rey Fernando VII. La intención original sería que Vicente de Emparan dirigiera una Junta de Gobierno que se opusiera a la ocupación que Napoleón Bonaparte había logrado sobre España, y que había provocado la abdicación del Rey Fernando VII y la asunción al trono de José I, hermano de Bonaparte. Pero las posiciones de Emparan, sus funcionarios y las de los caraqueños, eran irreconciliables.

El Cabildo de Caracas cuestionó la autoridad de Emparan y luego de recibir diversas recriminaciones, éste preguntó, desde la ventana del Ayuntamiento, a las personas congregadas en la Plaza Mayor (hoy Plaza Bolívar de Caracas) si querían que él siguiera mandando. Las personas allí congregadas, alentadas por el sacerdote José Cortés de Madariaga, contestaron que no. Entonces dijo la célebre frase de Emparan:

“Pues yo tampoco quiero mando”.

Emparan renunció y viajó a España…

Fuente: http://historico.prodavinci.com/

El 27-4-1.830 “El Libertador” renunció a la presidencia de Colombia….

“¡Colombianos! hoy he dejado de mandaros. Veinte años ha que os sirvo en calidad de soldado y magistrado. En este largo período hemos conquistado la patria, libertado tres repúblicas, conjurado muchas guerras civiles, y cuatro veces he devuelto al pueblo su omnipotencia, reuniendo espontáneamente cuatro Congresos Constituyentes. A vuestras virtudes, valor y patriotismo se deben estos servicios; a mí la gloria de haberlos dirigido. (…) Temiendo que se me considere como un obstáculo para asentar la República sobre la verdadera base de su felicidad, yo mismo me he precipitado de la alta magistratura a que vuestra bondad me había elevado…

Debéis estar ciertos de que el bien de la patria exige de mí el sacrificio de separarme para siempre del país que me dio la vida, para que mi permanencia en Colombia no sea un impedimento a la felicidad de mis conciudadanos.”

Se cuenta que Bolívar, presto a emprender el viaje hacia Londres, dijo a su edecán y amigo personal, el Coronel Daniel Florencio O’Leary, Militar y político de origen irlandés, que se unió a la causa libertadora con la Brigada Británica:

“Vámonos que esta gente no nos quiere.”

Muy enfermo, desembarcó del buque norteamericano USS Grampus en Santa Marta, para morir el 17-12-1.830”.

¿Causalidad?

La lucha independentista comenzó con la renuncia de quién comandaba la opresión colonial y terminó con la renuncia del hombre que nos dio la libertad.

“El pueblo” que exigió la libertad abandonó al hombre que nos dio la libertad ofrendando sus propiedades, su vida, y fue enterrado con la camisa que le facilitó el General José Laurencio Silva.

Presumo que esto sirve de ejemplo a quien asume la autoridad y la ejerce sin cumplir con la responsabilidad a la cual le obliga.

¿Cómo calificar el vivir con malos y/o, sin  servicios públicos; sin agua potable, energía eléctrica, gas, transporte, gasolina o gasoil necesarios para el transporte automotor e imprescindibles para el uso de maquinarias y equipos insustituibles para el aparato productivo generador de ingresos a los ciudadanos y de la activación de la producción de alimentos; a los responsables del desabastecimiento o carestía en alimentos y medicinas, hiperestanflación, e insalubridad?

¿Dignidad?

Maximiliano Pérez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios