Fili Peña: La industria petrolera está irrecuperable

Pacífico Sánchez |
FILIBERTO PEÑA ACCION DEMOCRATICA LARA FOTO: LAPP 25-1-2015

Una falsa expectativa creó el régimen con la llegada de gasolina iraní, porque la misma sigue siendo escasa y engorrosas las colas para conseguirla.

La situación no ha variado, dijo el exdiputado y exsecretario general del gobierno de Lara, abogado Filiberto Peña Canelón, al declarar a Elimpulso.com.

Politizada

A juicio del exdiputado la situación de Pdvsa se ha complicado mucho más, porque el régimen politizó la venta del combustible al establecer dos precios: uno, de 5 mil bolívares el litro para quienes estén inscritos en la página patria y otro, de medio dólar, para quienes no lo están.

Que venga de Irán o de cualquier otro país no le importa al consumidor, que requiere ese combustible.

“Pero, si miramos bien lo que está ocurriendo, tenemos que ver un problema muy grave. No hay gasolina, en  uno de los países petroleros más importantes del mundo, porque es bajísima la producción de crudo y casi inexistente la refinación para obtener gasolina”.

Desde hace ya varios meses de este año se ha venido diciendo que aviones iraníes han traído técnicos, para reparar las refinerías de Paraguaná. Pero, no hay confirmación de eso, ni se sabe de ser cierto en qué condiciones se ha contratado el trabajo.

Lo que no hay duda, manifestó Fili Peña, es que la industria petrolera venezolana no podrá ser recuperada por este régimen, que la destruyó.

Desconfianza

Comentó que el régimen está alabando la llegada de cinco tanqueros que están trayendo además de gasolina y aditivos, supuestamente repuestos para las refinerías.

Es bueno señalar que Rosneft, la empresa rusa que venía operando en Venezuela y dejó de hacerlo a fines de marzo, vendiendo sus activos que tenía en nuestro país, no se arriesgó a hacer ninguna reparación porque las plantas están muy dañadas.

Los iraníes no son confiables, porque desde el 2005 han venido suscribiendo convenios con el chavismo y no se le ha visto el queso a la tostada.

“Anunciaron una fábrica de tractores en Bolívar y no produjeron ninguno. Se habló de una fábrica de cementos en Monagas y no salió ni un saco. El régimen les autorizó a una fábrica de vehículos automotores, pero ni mostraron el proyecto del primer carro. 2.500 millones de dólares se destinaron para un banco bilateral y nadie sabe donde está la primera agencia. En fin, que todo no ha pasado de puro bla bla en esos y otros planes, que incluyen la industria petrolera”.

El Aissami

Ahora, Tareck El Aissami, nombrado ministro de Petróleo y no presidente de Pdvsa, quien fue a recibir el primer barco iraní a Puerto Cabello ha dicho que los técnicos de Irán traen los repuestos para poner en funcionamiento  el Complejo Refinador de Paraguaná. “¿Quién le puede creer si Amuay y Cardón están prácticamente paralizadas  y precisamente por eso es que están trayendo gasolina de aquel país asiático?”, se preguntó.

Es bueno recordar que el ministro de Petróleo era a la vez presidente de Pdvsa, pero El Aissami no fue nombrado para los dos cargos porque tiene en su contra una cadena de sanciones y una recompensa de diez millones por su detención. No podía presidir la empresa petrolera. Sin embargo, es el  individuo que mejor se puede entender con los iraníes. Y de allí que de allá haya venido la gasolina

Caída

Venezuela llegó a tener el segundo complejo de refinación más grande del mundo después de la India y su capacidad de producción era de casi 950 mil barriles diarios de gasolina, lo que le permitía al país exportar el 70 por ciento de ese volumen a sus vecinos. “Este es un hecho que nos llenaba de orgullo porque éramos la segunda nación refinadora en el mundo petrolero, donde hay 680 refinerías, pero sólo diez, entre ellas las nuestras, que refinaban más de medio millón de barriles diarios”.

En los momentos, dijo, somos un país mendicante que pide el favor a otro que, en línea recta, está a  12. 537 kilómetros, pero que por mar es una verdadera odisea,  porque tiene que atravesar océanos y mares, lo que significa que ese combustible es cobrado a precio de oro. Aunque el régimen no lo dice, las informaciones extraoficiales indican que se pagaron 45 millones de dólares por millón y medio de barriles para ser expendidos, regulados, durante mes y medio. O sea que esa no es la solución del problema de la escasez.

Dolarización

El exdiputado Peña preguntó: ¿Dónde está la conducta antimperialista de Maduro cuando atacaba al dólar como culpable de la hipertensión y de todos los males del país?

Ya el año pasado había dado la bienvenida al dólar como moneda necesaria y se había apartado de la cesta de yuanes y otras monedas.

Y el petro, que anunció como la moneda virtual para desplazar al dólar, ha pasado a ser una fantasía en la imaginación de Maduro, quien debe estar pensando cuándo llegaran otros barcos con gasolina, porque ésta no se ve porque no es llevada a la mayoría de  las estaciones de servicio, dijo.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios