OIT y Unicef: millones de niños podrían verse obligados a trabajar como consecuencia de la COVID-19 #12Jun

Texto: Katherine Nieto con información de OIT | Foto: Katherine Nieto |

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) han preparado un informe titulado “COVID-19 y trabajo infantil: En tiempos de crisis, es hora de actuar” y ha propósito del día contra el trabajo infantil, se dieron a conocer sus resultados.

Según nota de prensa publicada en la página web de la OIT, el mencionado informe alerta que millones de niños corren el riesgo de tener que realizar trabajo infantil como consecuencia de la crisis de la COVID-19 , lo que podría propiciar un aumento del trabajo infantil por primera vez tras veinte años de avances.

En el documento se indica también que el trabajo infantil ha disminuido en 94 millones desde 2000, no obstante advierte que esa mejora podría verse afectada.

También expresa que las estimaciones globales en 2017 indicaban que 152 millones de niños trabajaban en todo el mundo.

Los niños que ya trabajan podrían tener que hacerlo durante más horas, o en peores condiciones. Muchos de ellos podrían verse obligados a realizar las peores formas de trabajo, lo que causaría un daño significativo a su salud y a su seguridad, refiere la nota publicada por la OIT.

Según el Director General de la OIT, Guy Ryder, debido a las graves consecuencias que la pandemia por la COVID-19 ha traido a los ingresos de las familias, éstas podrían recurrir al trabajo infantil al no tener posibilidad de producir dinero.

Según el informe, la COVID-19 podría resultar en un aumento de la pobreza y por tanto en un incremento del trabajo infantil, ya que los hogares utilizan todos los medios disponibles para sobrevivir.

A medida que la pobreza aumenta, las escuelas cierran y la disponibilidad de los servicios sociales disminuye, más niños se ven empujados a trabajar“, expuso la Directora Ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore.

Hay cada vez más pruebas de que el trabajo infantil está aumentando a medida que las escuelas cierran durante la pandemia, según expone el portal de la OIT, donde también se señala que el cierre temporal de escuelas afecta actualmente a más de 1.000 millones de alumnos en más de 130 países. Incluso cuando se reanuden las clases, es posible que algunos padres ya no puedan permitirse enviar a sus hijos a la escuela.

En el informe se propone un conjunto de medidas encaminadas a paliar el riesgo de que aumente el trabajo infantil, entre ellas, ampliar la protección social, facilitar la concesión de créditos a hogares en situación de pobreza, promover el trabajo decente para los adultos, facilitar el regreso de los niños a la escuela sin costos de escolaridad, y disponer de más recursos para realizar inspecciones laborales y hacer cumplir la ley.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios