#OPINIÓN Ni me asombro ni me acostumbro #15Jul

Joel Rodríguez Ramos | Ilustración: Victoria Peña |

Los venezolanos hemos vivido y continuamos viviendo tantas calamidades desde hace veintiún años, que siento como si nos hubiéramos acostumbrado a ellas. Ya nadie se asombra de la escasez de gasolina y de las grandes colas en las estaciones de servicio, tampoco nos acostumbramos a esa situación, hoy en día  la gente calcula el tiempo que perderá buscando gasolina y pospone trabajos, reuniones, clases, cuando las hay, etc pero no acepta esa calamidad; todos nos preparamos para la mañana, tarde o noche sin luz que viviremos casi todos los días y adelantamos el almuerzo o simplemente comemos un pequeño trozo de pan con queso, y en las noches desempolvamos y sacamos las linternas o encendemos velas, mientras esperamos que vuelva la luz, lo mismo hacemos con la alimentación de los hijos o nietos pequeños;sufrimos también por la falta de gas para cocinar; ya no nos asombra pero no nos acostumbramos a tener dos días sin internet, habiéndolo pagado religiosamente y no poder comunicarnos con los hijos que viven fuera del país, simplemente esperamos que regrese ese medio de comunicación y activarlo; nadie se asombra si tenemos que pagar nuestra comida en moneda extranjera y si no tenemos moneda extranjera, pues a buscar quien nos la pueda vender y pagarla con los pocos bolívares que aparecen en la calle; ya no nos asombra que no haya agua en las casas, imposibilitando cocinar, el aseo de la vivienda y el aseo personal, simplemente vamos y compramos agua de un camión cisterna, pero no me acostumbro a ese sufrimiento. Venezuela cambió, lo que espero es que no sea para siempre.

He estado preocupado porque hay servicios públicos que ya no sé dónde pagarlos. He preguntado, he ido a sus oficinas y siento el temor de que me los corten. Esto último se lo comenté a un ciudadano en una cola y me respondió a carcajadas, no se preocupe amigo, no tienen equipos para ir a su casa a cortarle el servicio, los camiones no sirven, y los trabajadores muchos se han ido o están molestos con el sueldo y demás condiciones de trabajo. Por internet no he tenido suerte de pagar ningún  servicio público, nunca se encuentra funcionando la página web respectiva. Nada de esto me asombra pero tampoco me acostumbro a ello. Me duele que mi país esté en esas deplorables condiciones hoy en día. La casi totalidad de los venezolanos aspiramos a un cambio de gobierno muy pronto y eso es posible que se produzca, aunque el  ministro de la Defensa declare solemnemente el día de nuestra fecha Patria, que mientras exista la actual Fuerza Armada Nacional, nunca más quienes adversan al actual régimen, volverán a obtener el poder político en Venezuela. No me asombra esa declaración pero tampoco me acostumbro a oírla, pareciera que  el ministro dijera quien decide quien gobierna en Venezuela soy yo y mi Fuerza Armada. Eso es sencillamente el retrato de una dictadura, no me asombro pero no me acostumbro, los venezolanos  habíamos aprendido a decidir nuestro destino por nosotros mismos, sin interferencia de ninguna especie. Se suma a estas calamidades, la presión a los gremios para que apoyen las elecciones convocadas por un írrito CNE. Muy valiente la posición del Presidente del Colegio de Médicos del estado Lara, René Rivas, quien rechazó esa presión. Parecida reacción han tenido los ingenieros, periodistas y profesores, lamento la posición del presidente de mi gremio. No me asombra ni me acostumbro a esas presiones. Vivimos horas muy difíciles, muy serias, caminos espinosos, sólo la virtud ciudadana nos ayudará a mantenernos dentro del cauce de la dignidad y el decoro.

Joel Rodríguez Ramos

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios